Desesperan redes del terrorismo y exterrorista Gustavo Petro en campaña sucia contra Jair Bolsonaro

Bolsonaro integró la Brigada de Infantería Paraquedista de Río de Janeiro, donde se especializó en paracaidismo. En 1983 se formó en educación física en la Escuela de Educación Física del Ejército, y se convirtió en maestro en saltos por la Brigada de Infantería paraquedista. En 1987 cursó la Escuela de Perfeccionamiento de Oficiales.

El reconocido exterrorista del M19, Gustavo Petro, ha incrementado sus ataques desesperados contra el candidato a la Presidencia del Brasil, Jair Bolsonaro, quien fuera cadete de la guardia nacional, y se perfila como el próximo presidente del gigante del Sur. En concreto, Petro estaría junto con la plana mayor de las FARC y la izquierda radical, preocupado por las reacciones de Bolsonaro contra el denominado Foro de Sao Paulo, que congrega anualmente organizaciones terroristas en Brasil para legitimar las dictaduras de Cuba y Venezuela.

Hace pocos días, se habría sabido adicionalmente que el propio Petro, realizó un viaje desesperado a Cuba a reunirse con la cúpula del parlamento castrista de la dictadura, para socializar intereses continentales asociados al ascenso de Bolsonaro en Brasil. Con ello, los ataques en redes sociales de Petro contra Bolsonaro harían parte de una estrategia continental pro terrorista y pro izquierda, de cuadros regionales alineados con el foro de Sao Paulo, que el propio Bolsonaro tiene interés en acabar.

Según una investigación judicial del periódico El Tiempo del 19 de Mayor de 1992, la información contenida en el informe de El Espectador sería verídica, a lo que complementaría los detalles que involucraban tanto a Petro como al resto de miembros de la plana mayor del grupo secuestrador y terrorista. 

Como se sabe, Petro hizo parte de la cupula del grupo secuestrador mas poderoso en la historia de Colombia, el M19, que posteriormente con capital del Cartel de Medellín protagonizó para Pablo Escobar la toma del palacio de Justicia. Con la  colaboración de milicianos, y bajo la dirección del secretariado del M19, del cual Gustavo Petro hizo parte, el grupo terrorista completó mas de 557 secuestros en un periodo record. En concreto, el Informe del Centro Nacional de Menoría Histórica “Una Sociedad Secuestrada”, detalla el alcance delincuencial del grupo terrorista M19, del que el candidato hizo parte de la plana mayor.

Según el informe:

"La investigación original culminó en enero 31 de 1989, cuando el Juez 30 de Instrucción Criminal Ambulante, Uriel Alberto Amaya, profirió resolución acusatoria contra toda la cúpula del M-19 por delitos de rebelión, tentativa de homicidio y secuestro. El M-19 obtuvo el perdón de esos delitos cuando aceptó desmovilizarse y reinsertarse en la vida civil y se acogió a la ley de amnistía de la administración de Virgilio Barco. La ley de amnistía excluyó, sin embargo, los delitos atroces y precisamente, con fundamento en esa excepción, la justicia sin rostro se proponer dictar la nueva resolución de acusación."

En consecuencia, el informe plantea con detalle, la industria del secuestro del paramilitarismo, el Cartel de Medellín, el M19, las FARC y el ELN, ubicando por encima de todos en su periodo de existencia, al grupo ilegal M19, con una suma que asciende a un total estimado de 557 secuestros, solo en el periodo de 1973 a 1988.

En contraste, a diferencia del terrorismo del M19 protagonizado por Petro, y las acciones criminales de Lula en Brasil, Bolsonaro cursó la Escuela Preparatoria de Cadetes del Ejército​ y luego la Academia Militar de Agulhas Negras, formándose en 1977. Sirvió en el 9.º Grupo de Artillería de Campaña, en Nioaque, Mato Grosso do Sul, en el período 1979-81.​ Después de eso, integró la Brigada de Infantería Paraquedista de Río de Janeiro, donde se especializó en paracaidismo. En 1983 se formó en educación física en la Escuela de Educación Física del Ejército, y se convirtió en maestro en saltos por la Brigada de Infantería paraquedista. En 1987 cursó la Escuela de Perfeccionamiento de Oficiales.

Por estos motivos, la preocupación de la izquierda radical podría verse justificada, lo que pone en riesgo sus alianzas con grupos narcotraficantes y terroristas en la región (todos adscritos al foro de Sao Paulo en Brasil). Ante los hechos, los comentarios en redes de ciudadanos indignados contra la izquierda no han hecho sino aumentar.

Nuestros anunciantes



Loading...