Narco "Jesús Santrich" se posesiona con anuencia de Medios. El legado de Guillermo Cano contra Escobar que El Espectador tiró por la borda

Es irremediable comparar el trasegar narcotraficante del terrorista "Santrich" con la llegada del narco Pablo Escobar a la Cámara de Representantes, y el combate antiguo de medios como El Espectador de entonces.

Como en un nuevo caso de repetición de la historia, hace pocos momentos se confirma la posesión del narcotraficante de alias "Jesús Santrich" como nuevo miembro del parlamento. En medio del cubrimiento de los medios de comunicación, la llegada recuerda la batalla dada por periódicos como El Espectador, contra la llegada de otro narcotraficante, Pablo Escobar, en 1982. En contraste, la llegada de "Santrich" esta rodeada de medios, como el periódico El Espectador, y la Revista Semana, que le hicieron el "cajón" a su posesión, abonando el terreno para que las FARC se valgan de varias curules en el Congreso.

En este contexto, es irremediable comparar el trasegar narcotraficante y político del terrorista de las FARC con la llegada del narco Pablo Escobar a la Cámara de Representantes. 

Como es de público conocimiento:

"A comienzos de los ochenta Escobar trató de pulir su imagen a través de la realización de obras de caridad para los desprotegidos y con una incursión en la política, ocupando un escaño como representante a la cámara en el Congreso Nacional en 1982. Sin embargo en 1983, tras diversas publicaciones del diario El Espectador y con la acusación directa del ministro de justicia Rodrigo Lara Bonilla, pierde su escaño y es acusado públicamente por sus negocios ilegales. Meses después, Lara Bonilla y Guillermo Cano, director del El Espectador, son asesinados por órdenes de Escobar."

A los efectos, el pasado 28 de Mayo, la propia Fiscalía General de la Nación, arresto al narcoterrorista de alias "Popeye", por su participación en el asesinato de Guillermo Cano Isaza, quién desde las páginas de El Espectador combatión la llegada del narcotráfico en cabeza de Pablo Escobar al congreso de la República. En las propias palabras del ente judicial:

“Una fiscal de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos impuso medida de aseguramiento en establecimiento carcelario contra Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias ‘Popeye’, como presunto coautor del delito de homicidio agravado”

Como lo indicó el diario El Heraldo en un artículo conmemorativo: 

"Guillermo Cano Isaza, que encabezó una lucha frontal contra el narcotráfico y su penetración en las distintas esferas de la política y la economía colombiana, fue asesinado a tiros la noche del 17 de diciembre de 1986 por sicarios del cartel de Medellín que le dispararon cuando salía del diario en su vehículo. La misma mafia atacó de nuevo a El Espectador el 2 de septiembre de 1989 cuando un camión bomba fue detonado al lado del periódico, dejando decenas de heridos y las instalaciones parcialmente destruidas."

Con el paso de los años, no obstante, la batalla de Guillermo Cano, y su vida, cayó en el vacío de la actual dirección de El Espectador, el medio mas importante que durante los años de administración de Juan Manuel Santos se convirtió en el principal escudero del proceso de impunidad de las FARC. 

De hecho, como lo resalto El Nodo desde el 2016:

"Desde el inicio de las conversaciones del gobierno de Juan Manuel Santos con la organización terrorista FARC, y después el ELN, el director del diario habría iniciado una cruzada para tratar de reducir la importancia relacionada con las organizaciónes, y escoger noticias que muestren el lado “positivo” de los grupos narcotraficantes a través del "Proceso de Paz", incluso a costa hacer abiertas criticas desde su medio de los miembros del principal partido de oposición en Colombia. Así, la mayoría de los columnistas de opinión seleccionados por la dirección, no solo tratarían de limpiar la imagen de las actividades narcotraficantes de las FARC y el ELN, sino que buscarían igualar a la oposición democrática del país con esas y otras organización terroristas, lo que pondría en riesgo la integridad de sus miembros, algunos de los cuales han sido víctimas de atentados en el pasado."

Así las cosas, el giro político del diario, hoy, en vez de condenar con la misma fuerza la llegada al poder del narcotraficante de alias "Jesús Santrich", desde sus páginas le hace el necesario corrillo que configura el estado de cosas iniciado con el proceso de impunidad de las FARC en la Habana, Cuba, donde El Espectador lavó por años la cara del grupo narcotraficante dando la espalda al legado de Guillero Cano. 

Nuestros anunciantes



Loading...