4 razones por las cuales Iván Duque debe activar en Colombia el Estado de Conmoción Interior. Artículo 213 de la Constitución

Duque ha carecido de un diagnóstico adecuado de la intensidad de los problemas de orden público que aquejan el territorio

Con ocasión de los incrementales desmanes que Colombia ha presenciado en las ultimas semanas, y el acelerado incremento y presión de los cultivos de coca en el país, el presidente Iván Duque ha reaccionado con lentitud a la avalancha de evidencia que le demuestra que la nación está en grave peligro. 
 

En concreto, los hechos revelan con el paso de los días, que desde la llegada a la presidencia, Duque ha carecido de un diagnóstico adecuado de la intensidad de los problemas de orden público que aquejan el territorio, lo que esta semana ha sido incluso notado por el propio presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, quién afirmó tajantemente que el presidente Colombiano "no ha hecho nada". 
 

Al respecto, la Constitución política colombiana, establece taxativamente la necesidad de que el presidente de la República, como comandante de las fuerzas militares, pueda en casos de emergencia activar el Estado de Conmoción interior, lo que le permitiría a Duque actuar excepcionalmente ante la amenaza terrorista que se cierne en todo el territorio. 

El artículo 213 de la Constitución establece literalmente los siguiente términos de acción: 

" En caso de grave perturbación del orden público que atente de manera inminente contra la estabilidad institucional, la seguridad del Estado, o la convivencia ciudadana, y que no pueda ser conjurada mediante el uso de las atribuciones ordinarias de las autoridades de Policía, el Presidente de la República, con la firma de todos los ministros, podrá declarar el Estado de Conmoción Interior, en toda la República o parte de ella, por término no mayor de noventa días, prorrogable hasta por dos períodos iguales, el segundo de los cuales requiere concepto previo y favorable del Senado de la República. Mediante tal declaración, el Gobierno tendrá las facultades estrictamente necesarias para conjurar las causas de la perturbación e impedir la extensión de sus efectos. Los decretos legislativos que dicte el Gobierno podrán suspender las leyes incompatibles con el Estado de Conmoción y dejarán de regir tan pronto como se declare restablecido el orden público. El Gobierno podrá prorrogar su vigencia hasta por noventa días más."

Al respecto, presidencia podría, luego de activar el estado de conmoción, iniciar labores que limiten "derechos" de grupos radicales en el país en temas como: 

 

  • Restringir el derecho de circulación y residencia.Exigir a personas determinadas que con dos días de antelación comuniquen sus desplazamientos fuera de la localidad donde tengan su residencia habitual.
  • Utilizar temporalmente bienes e imponer la prestación de servicios técnicos y profesionales.
  • Establecer restricciones a la radio y la televisión para divulgar informaciones.
  • Someter a permiso previo o restringir la celebración de reuniones y manifestaciones que puedan perturbar el orden público.

CUATRO RAZONES PARA ACTIVAR EN COLOMBIA EL ESTADO DE CONMOCIÓN INTERIOR

Ante los hechos, existen al menos 4 elementos que ponen en evidencia que las acciones de las últimas semanas son manifestaciones de terrorismo radicalizado de izquierda, y que junto con otros fenómenos demandan de presidencia medidas excepcionales. 

PRIMERO.

Las denominada "Minga" junto con los desmanes han protagonizado actos de terrorismo que incluyen ataques a la fuerza pública e incorporación de armas y explosivos en sus estrategias de control territorial operacional. La perdida de capacidad del estado de tener control sobre sus propias carreteras y zonas de transportes de carga y mercancías establece un caso de excepcionalidad sin antecedentes en la historia de Colombia, solo comparable a la crisis de circulación entre la frontera de Colombia con Venezuela. 

SEGUNDO.

Los procesos de radicalización de los infiltrados como estudiantes en la Universidad del Valle se configuran en acciones paramilitares consagradas en la ley como terrorismo, con explosivos y arcenal destructivo que ha registrado ataques con fuego a la fuerza pública. 

TERCERO.

El incremente substancial de las hectareas de cocaína y la espalda de la Corte Constitucional a activar medidas de erradicación de emergencia para solucionar el problema del narcotráfico, demanda de presidencia acciones inmediatas para contener la pandemia de producción de cocaína. La declaración del presidente Donald Trump a su histórico aliado político del hemisferio pone en blanco y negro la crisis regional derivada de los cultivos de coca, y la producción de cocaína colombiana. 

CUARTO.

El grado de acción del presidente de la República está limitado a un marco institucional complice del terrorismo, paralelo al activismo político del grupo narcotraficante FARC en el Congreso de la República, y complice de los procesos de impunidad históricos del país desde la Constitución de 1991. El presidente no tiene campo de acción ni capacidad de maniobra en un estado consumido por el comunismo desde sus propias entrañas constitucionales. 

En suma, estos hechos constituyen, junto con muchos otros, razones de fondo para que ante la embatida de los violentos y de grupos radicalizados del país, el presidente de la República active el estado de Conmoción, controlando con todo el dominio policivo de la fuerza pública los distintos desmanes que presencia la nación, y activando acciones de emergencia para detener la pandemia de producción de coca y cocaína en el territorio. 

Nuestros anunciantes

Flower

Flower



Loading...