A la desfavorable gestión presidencial de Santos, se sumaría el crecimiento de la deuda externa de Colombia que ya supera el 40% del PIB

De acuerdo a recientes cifras divulgadas por el Banco de la república, la deuda externa colombiana se encontraría alrededor de los $112.138 millones de dólares para abril de 2016 revelando una preocupante situación: el servicio de la deuda sobrepasaría el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, cifra que no se habría visto desde el año 2.000, fecha en el que estaba como gobernante, Andrés Pastrana.

De acuerdo a recientes cifras, divulgadas en el último informe del Banco de la república, la deuda externa colombiana se encontraría alrededor de los $112, 138 millones de dólares para abril de 2016; un crecimiento de alrededor de 0,5% respecto a Diciembre del 2015 y un aumento de casi un 14% en lo que respecta al periodo comprendido para el 2014. Este último informe revelaría una preocupante situación, el servicio de la deuda externa superaría el 40% del Producto Interno Bruto (PIB) del país, un alza que, de acuerdo al informe de emisor no se habría visto desde el año 2.000, fecha en el que estaba como gobernante, Andrés Pastrana.

Los resultados son preocupantes, y más aún en momentos que la economía no ha visto recuperación alguna; por el contrario tiende a empeorar a medida que surgen nuevas políticas fiscales y monetarias; a esto hay que sumarle el derroche de dinero y las malas decisiones tomadas en el Gobierno del Presidente Santos, especialmente desde el inicio de las conversaciones de “Paz” en la Habana Cuba.

Es innegable que la economía mundial pasa por momentos difíciles. China, considerada la fábrica del mundo y potencia económica mundial, no ha pasado por los mejores momentos económicos en los últimos días. Sin embargo no es excusa para los desfavorables resultados económicos generados durante el actual gobierno.

Así mismo a las variaciones del dólar y a la pérdida de valor de la moneda colombiana que ha tendido a una fuerte caída, que ha contribuido a la caída proporcional en la economía, las exportaciones, cuya tendencia era creciente en el periodo de gobierno del ex presidente Álvaro Uribe se han visto afectadas logrando que estas decrecieran en los últimos años. No obstante, hay otros factores que han aportado a la baja en la economía de Colombia, mediante controvertidas gestiones del actual Gobierno, se ha visto reflejada la baja en el patrimonio de los colombianos.

Más allá de una crisis que se asemeja en diferentes proporcionales a la sufrida a finales de los años 90 y comienzos del 2000, lo grave es el derroche financiero que ha acometido el gobierno para el “proceso de paz”. De esta forma, el gobierno ha asegurado la inversión de más de 14 mil millones de pesos en los cuatro años que lleva de conversaciones con la guerrilla de las FARC en La Habana Cuba. Dinero que ha provenido del erario público de los recursos destinados para la nación. Adicionalmente, algunos expertos estiman que, de llegarse a firmar el un acuerdo de paz entre las partes, el costo de lo que el gobierno ha denominado “posconflicto” sería de más de 50 billones de pesos; destinados a resarcimiento de las víctimas y costos políticos durante los primeros 10 años.

Giran varias dudas sobre la proveniencia del dinero para tal fin. Lo más probable es que el capital será dispuesto de los recursos que dispone el Ministerio de Hacienda para otros gastos de vital importancia para los colombianos. Este se convierte en un factor poco alentador para la economía nacional, pues la deuda externa podría seguir aumentando por varios años. Ante lo anteriormente mencionado, Colombia tendría dos formas de financiar el posconflicto. Bien sea, endeudándose o aumentando los impuestos.

Según un reporte de Bank of América Merrill Lynch Global Research (Bank of América) de octubre de 2014, elaborado por el economista Francisco Rodríguez, la única opción viable es un alza de impuestos, porque Colombia tiene una regla fiscal que le impide superar cierto límite de déficit, endeudarse más la haría superar ese límite. La situación del país cada vez más se vuelve más crítica y mientras las perspectivas de crecimiento económico para este año no son para nada alentadoras, el gobierno sigue guardando silencio ante esta difícil crisis coyuntural de la nación.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...