La amistad AMLO - Slim y por qué la caída del New York Times lo degradó en medio Fake News contra Trump, y las Fuerzas Militares de Colombia

"Carlos Slim se convirtió el en el principal accionista del diario estadounidense The New York Times, tras adquirir 15,9 millones de acciones del medio de comunicación a cerca de la mitad de su precio en el mercado"

El pasado 15 de Mayo, México presenció en alerta los resultados de una reunión de más de 3 horas entre el multimillonario mexicano Carlos Slim, y su amigo y aliado político de toda la vida, Andrés Manuel López Obrador. La reunión, en la que se volvió a generar una amista de décadas, también sirvió para socializar la situación mexicana con Felipe Gonzalez, cabeza histórica del Partido Socialista Español, así como tejer puentes a Obrador con el mayor accionista y propietario del New York Times, su cómplice anti Trump, Carlos Slim.

Durante la última semana los medios de comunicación de Colombia, en medio de un profundo descrédito por años de noticias falsas encabezadas por casas editoriales como la Revista SEMANA y el periódico El Espectador, transmitieron a Colombia una columna ambigua, sin sustento y trivial, escrita por un reconocido activista de izquierda de nombre Nicholas Casey. De inmediato, como si fuera una fuente fidedigna, la izquierda colombiana aprovechó el contenido del artículo escrito en el New York Times para realizar una campaña contra las Fuerzas Militares del país, sin una sola prueba, sin ningún rigor fáctico y sin una sola investigación.

En cuestión de días, el nombre del “New York Times” retumbó en el país como si fuese una especie de brújula política de la nación, ignorando el poderoso poder político e intereses de su principal propietario, Carlos Slim, y su agresiva campaña anti Trump que en solo cuestión de meses, convirtió al New York Times en el periódico norteamericano de las Fake News por excelencia, tal y como en Colombia los han sido la revista Semana y el periódico El Espectador.

En concreto, para el año 2015, Carlos Slim compró la mayoría de acciones del periódico New York Times, convirtiendo al prestigioso diario estadounidense, rápidamente, en una especie de cartilla de propaganda de ideas de izquierda que le permitan al empresario crear un puente, desde México, con sus connacionales en Estados Unidos.

La inversión de Slim, además, se posicionó como el último salto del empresario en su estrategia de quedarse con el periódico iniciada en el año 2009, que solo 6 años más tarde perfeccionó adquiriendo la mayor propiedad accionaria del periódico norteamericano. La noticia fue incluso presentada en Colombia por medios como “El Colombiano” en el 2015, que agregaba:

“El magnate de las telecomunicaciones Carlos Slim se convirtió el en el principal accionista del diario estadounidense The New York Times, tras adquirir 15,9 millones de acciones del medio de comunicación a cerca de la mitad de su precio en el mercado, dijo el periódico estadounidense en un comunicado. La ejecución de warrants que adquirió el millonario mexicano en el 2009, a cambio de un préstamo a la “Dama Gris” por unos 250 millones de dólares, llevó su tenencia total de acciones comunes clase “A” del diario a 27.8 millones de títulos, agregó The New York Times. La operación, a 6,3572 dólares por título, un poco más de la mitad del precio de mercado del miércoles de 12,28 dólares, llevó la participación del empresario mexicano a un 16,8 por ciento del capital del medio de comunicación, según información en un reporte financiero del periódico. El segundo hombre más rico del mundo sobrepasó a la firma Fairpointe Capital LLC como el mayor propietario de acciones comunes del diario.”

La caída del New York Times, sin embargo, se convirtió en una inevitabilidad para el New York Times. El descenso del precio de las acciones fue además tan acelerado, que el propio Slim, realizó transacciones de venta que le permitieran recuperar algo de lo invertido. En medio de la debacle, Slim encontró una nueva fuente de ingresos para salvar al periódico, la creación de noticias falsas contra la administración de Donald Trump.

Con la nueva estrategia de elaborar noticias contra Trump, el periódico rápidamente comenzó a recuperarse de su caída, independientemente de si las noticias eran verdaderas, tenían documentos que las comprobaran, o afectaran la credibilidad del presidente de Estados Unidos. La estrategia resulto tan rentable para Slim, que la propia cadena Univisión realizó un reportaje al respecto:

“A comienzos de noviembre de 2016, días antes de la elección de Donald Trump, las acciones de The New York Times se cotizaban en 10.80 dólares. El 6 de diciembre de este año, el precio de cada acción en la bolsa de valores era de 18.65 dólares (tres veces el valor al cual adquirió Slim el último paquete de acciones). Con esa venta libró su inversión. Si no vendió todas sus acciones debe ser porque piensa que todavía no han llegado a su máximo valor y, sin riesgo a perder, puede apostar un poco más. Y en eso Donald Trump todavía le puede ayudar mucho.”

Así las cosas, era solo cuestión de meses para que el New York Times, otrora periódico con credibilidad de Estados Unidos, se convirtiera en la principal fuente de la cacería de brujas de la izquierda con la sociedad civil de Latinoamérica, lo que finalmente vino a perfeccionarse cuando sus propios editoriales comenzaron a apuntar a Colombia, y a la protección de la impunidad del grupo narcotraficante FARC. El camino además, sirvió para que Slim monetizara gran parte de sus acciones, aprovechando la epoca de retorno de valor de sus acciones a través de creación de noticias "Anti Trump"

La situación sin embargo, permite avizorar una nueva estrategia de la izquierda regional considerando la necesidad que tienen las FARC y la izquierda del país en posicionarse en la región, y el periodo de inactividad que vive el continente contras las dictaduras venezolana y cubana, elogiadas en otras ocasiones por el New York Times en términos románticos.

Nuestros anunciantes

Exporenovables

Flower

Flower

Flower



Loading...