Cómo el Foro criminal de Sao Paulo está detrás de complot contra Uribe y su "eliminación moral": Eduardo Mackenzie

El padre de Iván Cepeda, Manuel Cepeda, fue miembro del comité central del PCC y jefe, en los años 1970, de las relaciones secretas entre el PCC y las FARC. Un frente de las FARC lleva su nombre. El 15 de mayo de 2018, un particular, amigo de Iván Cepeda, Gonzalo Guillén, le envió a Barceló la orden pública, bajo la forma de un artículo de prensa, de firmar el “arresto inmediato” del expresidente Uribe, so pena de ser acusado de prevaricato, pues Barceló vacilaba ante la fragilidad del expediente. Finalmente, bajo nuevas presiones de Cepeda y Guillén, Barceló dio la orden, el 24 de julio pasado.

Con ocasión de la importancia para analizar el burdo montaje que en las últimas horas ha salido a la luz, en el que estarían involucrados criminales apresados y judicializados por el expresidente Uribe, presuntos cómplices mediáticos y políticos como el congresista Iván Cepeda (que solicitó 21 veces visitar en la cárcel de Itagüí a falsos testigos), miembros politizados de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, y periodistas contratistas de la administración Santos, El Nodo publica a continuación la explicación del complot desde una perspectiva internacional.

Por la importancia del análisis, se transcribe en su integridad el estudio del intelectual Eduardo Mackenzie a continuación:

El Foro de Sao Paulo ordena y la CSJ ejecuta la orden contra Uribe

Por Eduardo Mackenzie - @eduardomackenz1
27 de julio de 2018

La orden de acelerar la conjura judicial contra el expresidente  Álvaro Uribe fue discutida en los corredores de la reciente reunión en La Habana del Foro de Sao Paulo (FSP). Lo que hacen los magistrados de la Corte Suprema de Justicia    involucrados en la convocatoria intempestiva lanzada contra el ex jefe de Estado colombiano, quien a su vez es el senador que más votos recibió (875.000 votos) en las elecciones legislativas de marzo pasado, es la aplicación más o menos disfrazada de las consignas impartidas en la reunión del FSP, donde estuvieron presentes, entre los 439 delegados, elementos de las FARC y del ELN (1).

Uribe gobernó a Colombia de 2002 a 2010. Es el líder político más ilustre de Colombia y el principal crítico del saliente presidente Juan Manuel Santos y de su pretendida “negociación de paz” con las FARC.

Por someterse a esa agenda subversiva los magistrados involucrados en la convocatoria, que solo es, a todas luces, un acto de humillación y de muerte política contra el senador Uribe, y no un acto legal de una corte normal, pues el origen de tal proceso “por presunto soborno y presunto fraude procesal” es totalmente aberrante (2), tendrán que responder ante la ley y ante la opinión pública en los meses que vienen.

El Foro de Sao Paulo es una organización subversiva internacional. Fue fundada por Fidel Castro en persona, en 1990, tras la caída del Muro de Berlín, con la colaboración de Ignacio Lula da Silva, presidente de Brasil en ese momento y hoy encarcelado por corrupción. El objetivo de esa estructura, la cual dispone de aparatos tanto visibles como clandestinos, es el de orientar y guiar la acción sediciosa en el continente y en algunos países europeos, sobre todo de España.

En la declaración final, dada a conocer el 20 de julio pasado,  ese obscuro andamiaje comunista dedicó a Colombia una especial atención. Allí, en un párrafo de 11 líneas, resumió su programa de acción táctica para el periodo que va desde el fin del régimen pro Farc de Juan Manuel Santos y el comienzo de la presidencia de Iván Duque, un dirigente del partido de oposición Centro Democrático.

Las órdenes del Foro de Sao Paulo, es decir de la dictadura cubana, son formuladas así:

“Reafirmamos nuestra absoluta convicción de apostar por la paz, en concordancia con la Declaración de la CELAC, que en enero de 2014 declaró América Latina como zona de paz. Por eso, respaldamos el pedido de las fuerzas políticas y sociales de Colombia para que el gobierno colombiano cumpla con la implementación de los Acuerdos de la Habana, mantenga abierto el proceso de diálogo con el ELN y de pasos certeros para acabar con el asesinato de ex combatientes y líderes sociales, políticos, ambientales y defensores de DDHH. Denunciamos las acciones de la ultraderecha nacional e internacional para boicotear la Paz. Es evidente que la Casa Blanca, el sionismo internacional y las fuerzas más retrógradas del continente, persisten en lograr que los grupos oligárquicos de Colombia sigan siendo tropa de choque a favor de los intereses transnacionales en América del Sur. Es vital la lucha contra esta estrategia, que ya colocó a uno de los países de la CELAC como miembro de la agresiva OTAN.” (3)

¿Habría que designar con nombres propios a los líderes que el FSP convierte en objetivo militar y político cuando habla de “la ultraderecha nacional” que “boicotea la paz”,  y de los “grupos oligárquicos” que son, según ellos, una “tropa de choque a favor de los intereses transnacionales en América del Sur”? ¿Habría que explicar que ese texto pide a Iván Duque la aplicación a rajatabla de los nefastos pactos de La Habana entre las Farc y el gobierno de Santos? ¿Habría que decir  que cuando el FSP caracteriza a América Latina como “zona de paz” señala al subcontinente como zona de libre intervención de las fuerzas políticas, policiacas y militares de los regímenes y movimientos que integran el FSP?

Eso no es todo. La declaración del FSP da igualmente una orden precisa y perentoria: invita a sus miembros a “revertir” (…) “la victoria de figuras de derecha conservadoras o ultraconservadoras en Chile, Paraguay y Colombia”.

La amenaza es clara. Colombia, Chile y Paraguay están avisados. La banda FSP revela que está organizando abierta y de manera encubierta golpes destinados a “revertir” el gobierno de Iván Duque y a liquidar la libertad de acción política de líderes liberales-conservadores, como el expresidente Álvaro Uribe, y de los dirigentes de las formaciones que regresan al poder. La amenaza contra los sectores de Colombia que ganaron las elecciones de marzo y mayo de 2018 es clara y de nada sirve tratar de esconder esa realidad como si el Foro de Sao Paulo,  sus 24 “encuentros”, y sus 117 partidos y grupos extremistas, fueran una quimera (4).

El FSP fue uno de los principales artífices de la dictadura de Hugo Chávez que destruyó a Venezuela y un soporte de las emanaciones del castro-chavismo en el continente. Los apoyos más firmes que tienen los tiranos Ortega y Maduro vienen del FSP.

Obviamente, el primer paso dentro de la dinámica golpista del FSP en Colombia consistente en “revertir la victoria de figuras de derecha”. Es decir, la eliminación moral del expresidente Álvaro Uribe, líder del partido Centro Democrático y más tarde, si tienen éxito, de los dirigentes de la vasta coalición de partidos que ganaron la elección presidencial que llevó al poder, en mayo, a Iván Duque y a su vice presidenta Marta Lucía Ramírez.

Así, tras la orden del 20 de julio del FSP en La Habana, el cartel de la toga respondió en Bogotá con disciplina: cuatro días después anunció que había abierto un expediente contra el senador Uribe.

Encontramos en la misma declaración del FSP otro grupo de amenazas: anuncia que se esforzará por impedir “el fortalecimiento público de figuras y proyectos de raíz fascista en varios países”. Como en el hemisferio no hay partidos fascistas, los comunistas del FSP tienen que inventar fascistas de cartón. La razón que tienen para mostrar a los liberales y conservadores como “fascistas” es obvia: los liberales y conservadores son sus enemigos,  son el muro que les han impedido llegar al poder por la vía armada y por la vía electoral, o mediante una combinación de esas dos estrategias, como han hecho en Colombia durante 50 años. Las fuerzas vivas de la democracia representativa son detestadas por los comunistas pues éstas, además, los están  sacando del poder y pagando un precio heroico en vidas humanas en ese esfuerzo libertario. En los desgraciados países que cayeron, las garras del FSP causaron las masivas destrucciones humanas, sociales, económicas y políticas que horrorizan hoy al mundo, sobre todo en Venezuela y Nicaragua.

Es claro que el expresidente Álvaro Uribe es una prioridad de los verdugos del FSP. Y lo ha sido desde antes de ser elegido presidente la primera vez. En 2005, Alejandro Peña Esclusa, un líder antichavista venezolano, reveló eso en una carta abierta de ese año, antes de ser encarcelado por los esbirros de Hugo Chávez (5). Trece años más tarde, el FSP coordina un montaje grotesco contra el expresidente Uribe. Este, para tener  mayor latitud para organizar su defensa, anunció que renunciaría a su condición de senador. Tal renuncia es un punto ganado por los conjurados. Sin embargo, el sofisticado montaje contra el  ex presidente Uribe será demolido, como los anteriores. El ex mandatario colombiano ha sido respaldado por el presidente electo Duque, y por los líderes del Centro Democrático. Las bases militantes y la ciudadanía también quieren demostrar su apoyo a Uribe: manifestaciones y plantones en todo el país han sido convocados para el 29 de julio próximo para rechazar  la infame parodia de proceso del magistrado Barceló, bajo la consigna “#UribeesColombia”.

 

 Notas

 (1).- Los grupos colombianos que hacen parte del FSP son: Partido Comunista Colombiano, Marcha Patriótica, Movimiento Progresista, Partido Alianza Verde,  Polo Democrático Alternativo, Presentes por el Socialismo, Unión Patriótica, Movimiento Poder Ciudadano. Las Farc y el ELN son miembros fundadores del FSP, aunque en su propaganda éste dice no favorecer el terrorismo ni la violencia. Alias Timochenko y Rodrigo Granda pensaban ir a ese evento pero la JEP no les autorizó el viaje. En cambio, a ex senadora destituida Piedad Córdoba sí llegó hasta allá en compañía del presidente del Partido Comunista de España, José Luis Centella.
(2).- El magistrado José Luis Barceló, de la sala penal de la CSJ, convirtió un intento legítimo de los abogados de Álvaro Uribe de organizar su defensa y develar el mecanismo fraudulento utilizado por el senador comunista Iván Cepeda, en un presunto delito de “manipulación de testigos”. Desde hace años, Cepeda trata de entrampar al senador Uribe para vengarse de éste por su política antiterrorista que desbarató a las Farc en 2008. Montó la acusación de que Uribe había tenido “nexos” con los paramilitares a finales de los años 1990. Sin embargo, quien manipula testigos es Iván Cepeda. Este se reunió 21 veces, en la cárcel de la Picota, de Bogotá, con un criminal, Juan Guillermo Monsalve, para que enlodara el nombre de Uribe a cambio de dinero. Monsalve recibió un pago por intermedio de una Ong. Pero el padre de JG Monsalve desmintió lo que había dicho su hijo. El padre de Iván Cepeda, Manuel Cepeda, fue miembro del comité central del PCC y jefe, en los años 1970, de las relaciones secretas entre el PCC y las FARC.  Un frente de las FARC lleva su nombre. El 15 de mayo de 2018, un particular, amigo de Iván Cepeda, Gonzalo Guillén, le envió a Barceló la orden pública, bajo la forma de un artículo de prensa, de firmar el “arresto inmediato” del expresidente Uribe, so pena de ser acusado de prevaricato, pues Barceló vacilaba ante la fragilidad del expediente. Finalmente, bajo nuevas presiones de Cepeda y Guillén, Barceló dio la orden, el 24 de julio pasado, para hacer comparecer al expresidente Uribe, pero omitiendo la  existencia de una orden de captura contra el senador por la explosión política nacional que eso podría causar. Ver http://www.periodicodebate.com...
Ver igualmente http://www.lahoradelaverdad.co...
(3).-Colombia es, desde el 31 de mayo de 2018, “socio global” de la OTAN, junto con Japón, Australia, Afganistán, Irak, República de Corea, Mongolia, Nueva Zelanda y Pakistán. Ver la declaración final del encuentro en Cuba del FSP: https://redh-cuba.org/2018/07/...
(4) Al encuentro de julio en La Habana participaron cuatro presidentes castristas --Miguel Díaz-Canel, de Cuba; Nicolás Maduro, de Venezuela; Evo Morales, de Bolivia y Salvador Sánchez Cerén, El Salvador--; y un ex presidente destituido: Manuel Zelaya, de Honduras.
(5).- El Foro de Sao Paulo contra Álvaro Uribe, por Alejandro Peña Esclusa, Random-House Mondadori, Bogotá, agosto de 2008.

Nuestros anunciantes



Loading...
Imagen de Sofía Gaviria Correa
Sofía Gaviria Correa
Imagen de Abelardo De La Espriella
Abelardo De La Espriella
Imagen de Jaime Arturo Restrepo Restrepo
Jaime Arturo Restrepo Restrepo