Rodrigo Uprimny, George Soros y el sainete de la JEP. La farsa que defienden El Tiempo, El Espectador y la Revista SEMANA .Análisis de El Nodo

El falso edificio judicial que garantizaba la impunidad del grupo narcotraficante, debía verse representado en una propuesta seudo institucional, que le permitiera dar legitimidad a los intolerables acuerdos en la Habana.

La reciente creación del organismo paralegal de la JEP, no incluido en la Constitución Política colombiana de 1991, ha sido defendida en las últimas semanas en diarios como El Tiempo, El Espectador y la Revista SEMANA. Las razones para explicar tales tendencias "periodísticas" en Colombia, entrañan por eso dudas frente a la real situación de los medios de comunicación, y su fundamental papel en adoctrinar a la gran mayoría de la población colombiana. 

Como se sabe, la denominada "JEP", a pesar de las fehacientes defensas de los medios de comunicación mas influyentes en Colombia, es un marco que facilita la impunidad defendida por el llamado Acuerdo de Cuba, firmado entre el ex mandatario Juan Manuel Santos y el grupo narcotraficante de las FARC. En concreto, el falso edificio judicial que garantizaba la impunidad del grupo narcotraficante, debía verse representado en una propuesta seudo institucional, que le permitiera dar legitimidad a los intolerables acuerdos en la Habana. 

Ante el desespero del gobierno precedente frente a las debilidades de las concesiones hechas a las FARC, la ciudadanía presionaba con la eliminación de las gabelas concedidas al grupo narcotraficante. Así, en cuestión de meses, poco a poco se fué incorporando en el imaginario la falsa necesidad de crear un tribunal paralelo que se encargara de dar garantias a los terroristas del grupo narcotraficante. Con ello, en medio del desespero del gobierno saliente, se creó la denominada "JEP". 

La misión inmediata se dar legitimidad al denominado tribunal, descansaba sobre 2 principales cuerpos de activismo político en Colombia, las ONGs de extrema izquierda, en su mayoría financiadas por la Open Society Foundation de Geroge Soros, con sede en los Estados Unidos, y el sistema de medios de comunicación afectos a la administración de Juan Manuel Santos. 

Así, en medio del generalizado rechazo del pueblo colombiano a los términos de impunidad establecidos  en la Habana - Cuba, tanto los principales medios de comunicación como el principal activista financiado por la Open Society Foundation en Colombia, Rodrigo Uprimny, comenzaron a desarrollar una campaña coordinada para imponer en la opinión pública la necesidad de limpiar los delitos de las FARC, creando un tribunal que les garantizara su impunidad en el Congreso de la República. 

Es en este abominable sainete de izquierdas, fué donde las FARC encontraron el necesario hueco jurídico para colarse en el Congreso mientras sus garantías para judiciales eran defendidas por un tribunal promocionado por los medios de comunicación y ONG financiadas por George Soros como "DeJusticia". 

Hoy, meses después de la puesta en marcha de la denominada JEP, los colombianos mas que nunca saben que es una farsa montada para lavar la imagen de las FARC ante la comunidad internacional. En medio del aparatoso montaje, la Ministra de Justicia de Iván Duque ha servido como la principal defensora del adefesio institucional. Por estos motivo, la administración actual, a pesar de sus esfuerzos, ha perdido credibilidad para garantizar el fin de la impunidad de las FARC. 

En medio del juego de intereses de medios y ONGs de izquierda radical en el país, una cosa es clara. La eliminación de la JEP es el primer paso para tratar de enderezar el rumbo de la república, someter al imperio de la LEY el narcotráfico de elites de las FARC, y retornar a un estado de derecho donde el delincuente tema al estado, y no al contrario, como ha sucedido en Colombia desde la Constitución del 91. Por estos motivos, las FARC y Rodrigo Uprimny financiado por George Soros,  fueron los principales creadores del sainete de la JEP, y su supervivencia, depende de la propaganda farsante que en los próximos meses defenderán El Tiempo, El Espectador y la Revista SEMANA.

Nuestros anunciantes

Flower

Flower



Loading...