La verdadera historia de “Los Pepes” que Claudia López y Petro ocultan. Su maridaje con el M19: El brazo urbano de Pablo Escobar

La industria del secuestro urbano del M19, se ubicaba para la época muy por encima de los conatos de secuestro del paramilitarismo, el Cartel de Medellín, las FARC y el ELN. Para el periodo de Inicios (1970-1989), (el M19) apareció como principal autor de este delito con 557 secuestros. La mayor cantidad se presentaron en 1980 y 1985, con 208 y 213, respectivamente.”

Con ocasión de una reciente entrevista concedida por la polémica activista Claudia López al Canal RCN, la candidata a la alcaldía de Bogotá afirmó:

“Los “pepes”, Petro y Peñalosa, tienen destrozada a Bogotá estos 8 años”

Asociando a los exalcaldes con el grupo conocido como “Los Pepes”, un acrónimo utilizado por un grupo terrorista que trabajaba antiguamente con Pablo Escobar, y que dirigidos por Fidel Castaño Gil tomaron la decisión de articularse con el Cartel de Cali de la época.

En concreto, Fidel Castaño, luego de haber trabajado durante años con Pablo Escobar, tomó la decisión de articularse en la época con los cabecillas del Cartel de Cali para poder competir contra el Cartel de Medellín, a pesar de que Castaño Gil se instruyó al lado de Escobar. La situación además se evidención luego de que Escobar se articulara con el M19, lo que evidención para algunos agentes del Cartel la potente industria de las extorsiones y el secuestro por fuera de Antioquia

Como se conoce:

“El 22 de Julio de 1992, Pablo Escobar y un número importante de lugartenientes se fugaron desde la cárcel de la Catedral en Envigado. De inmediato se trasladan fuerzas especiales de Estados Unidos que incluían la DEA, la CIA, la fuerza Delta, entre otros, quienes conjuntamente con la policía colombiana y el Bloque de búsqueda iniciaron una feroz cacería de Pablo Escobar. Al tiempo se conformó un grupo ilegal, que se autodenominó "Los Pepes" quienes de manera explícita atacaron al cartel de Medellín y más directamente a amigos, familiares y socios de Pablo Escobar, haciendo de facto una alianza para eliminar al narcotraficante colombiano.”

Así las cosas, los denominados “Los Pepes”, no eran más que agentes disidentes del antiguo Cartel de Medellín, potenciados por el incremento financiero del Cartel de Cali, y organizados a partir del episodio del encarcelamiento de Pablo Escobar.

La alianza histórica del secuestro industrial entre el M19 (hoy Partido Verde) y Pablo Escobar

Con ocasión del fortalecimiento de las acciones narcotraficantes de Escobar, el proceso de terrorismo urbano comenzó a crecer en toda Colombia. En esta coyuntura, distintos grupos subversivos, en alianzas con numerosos grupos narcotraficantes, comenzaron a ejecutar misiones de impacto mediático para poder posicionarse como agente terrorista, abriendo la posibilidad de someter a los gobiernos de la época. En medio de todos estos grupos, el más sanguinario fue el M19, que por sus brutales métodos de extorsión y asesinatos, rápidamente se convirtió en el más peligroso colectivo de secuestro en toda la historia de Colombia hasta la época.

En concreto, la industria del secuestro del paramilitarismo, el Cartel de Medellín, el M19, las FARC y el ELN, ubicaba muy por encima de todos los grupos terroristas en su periodo de existencia al grupo M19. De hecho, según el propio Centro de memoria histórica:

"El primero de los cinco periodos de análisis inicia en 1970 y finaliza en 1989. Allí se presenta la primera gran expansión de la violencia. Aparecieron los grupos guerrilleros, que se expandieron en un escenario de exclusión y disputa, y surgieron los grupos paramilitares. Este periodo representó los Inicios de la industria del secuestro, cuando este delito aún no era una amenaza real para el Estado colombiano ni para la sociedad en general(…) Para el periodo de Inicios (1970-1989), (el M19) apareció como principal autor de este delito con 557 secuestros. La mayor cantidad se presentaron en 1980 y 1985, con 208 y 213, respectivamente.”

 A lo que agrega:

“Cuando apareció el secuestro como fenómeno al interior de la sociedad colombiana en las décadas de los años setenta y ochenta, se presentaban en promedio 113 casos al año. Ya para ese entonces la guerrilla se convirtió en el principal autor. En este periodo, esta actividad era perpetrada preponderantemente por el M-19, que en dicho momento histórico combinaba las motivaciones políticas y propagandísticas con fines económicos. Aunque el número de secuestros en esa época era inferior a lo observado en décadas posteriores, los secuestros de José Raquel Mercado, Presidente de la Confederación de Trabajadores de Colombia; Hugo Ferreira Neira, exministro de agricultura; y Álvaro Gómez Hurtado, dirigente y político conservador, causaron en su momento un profundo impacto entre la opinión pública.”

La imagen del notorio secuestro de José Raquel Mercado por el M19

Así las cosas, la alianza entre el Cartel de Medellín, bifurcado posteriormente en “Los Pepes” y Escobar, y el M19, llegó a su culmen de perfeccionamiento con el trabajo conjunto del holocausto del palacio de Justicia, lo que Escobar valoró por la atroz brutalidad y frialdad con que el M19 actuaba en las zonas urbanas.

Con el proceso de indulto de los cabecillas del grupo terrorista, el M19 rápidamente aprovechó la cobardía del presidente Belisario Betancourt para convertirse en un partido político. Es en este escenario donde figuras como el exterrorista Gustavo Petro, iniciaron un proceso de lavado de imagen para presentarse ante el público electoral joven como un nuevo “líder de izquierda”. La realidad, sin embargo, destacó sus verdaderos intereses electorales, lo que le deslindó del movimiento político M19. Años más tarde sin embargo, la misma personería jurídica del M19 se convirtió en el denominado Partido Verde, en un largo episodio de travestismo electoral que convirtió al M19 en el Partido que durante años a acompañado a la polémica activista Claudia López.

Como si fuera poco, la propia Claudia López, ha ocultado durante años la verdadera personería jurídica del Partido Verde para que el público no realice asociaciones con el M19. No obstante, como se sabe los antecedentes del uso de la personería vienen del 2005, cuando el movimiento del grupo secuestrador y terrorista M19 ingresó a la arena política en la legalidad:

“Haciendo uso de la antigua personería jurídica del partido Alianza Democrática M-19, el 25 de noviembre del 2005 se constituyó, mediante un congreso extraordinario realizado en Bogotá, y con la participación de representantes de 19 Departamentos de Colombia en el país, dirigidos por Carlos Ramón González y Néstor Daniel García Colorado, el Partido Opción Centro, cuya opción política sería la del centro político, una diferenciación de las tradicionales posturas de izquierda y derecha. En su momento, el partido resumió su posición de centro en la consigna de un partido moderno que no mirara ni a la izquierda ni a la derecha, sino «hacia adelante». Algunos contradictores políticos del Partido Alianza Verde han considerado reparos y hechos difamatorios, de algún modo, por tener como punto de nacimiento la personería jurídica de la AD-M19, de los miembros fundadores se destaca la permanencia de Carlos Ramón González, como uno de los lideres estratégicos de la Alianza Verde y a Jorge Londoño, quien fue Gobernador de Boyacá.”

Adicionalmente, la relación de Claudia López con el M19, brazo urbano del Cartel de Medellín, no solamente guarda relación con la personería del Partido Político, o por la amistad de décadas de Petro con Claudia López. En concreto, la propia madre de Claudia López, fue una miliciana activa de las células urbanas del M19, lo que ocultó a la propia Claudia López durante una gran parte de su niñez y juventud. La confesión fue directamente hecha por la propia madre, en una entrevista concedida a la revista Cromos:

En sus propias palabras:

“Un día me dijo que le gustaban las juventudes Liberales, pero después me anuncio que se quedaba con la alianza M19. Solo en ese momento le confesé mi militancia en el M19, yo quería que ella eligiera sola”.

En estos términos, las afinidades biográficas, personales y familiares de Gustavo Petro y Claudia López con el M19, brazo urbano del Cartel de Medellín bifurcado entre Escobar y los Pepes, establecen una relación de vieja data que nada tiene que ver con el exitoso urbanista y alcalde Enrique Peñalosa. Al contrario, la declaración de López para RCN posteriormente discutida también por el ex cabecilla terrorista Petro, pone en una cuerda floja tanto a López como a Petro, dando oportunidad a que los electores se pregunten seriamente cuales son los objetivos de Petro, López, y por ende, del brazo urbano de Pablo Escobar; el M19.

 

Nuestros anunciantes

Flower

Flower

Flower



Loading...