Quienes están tras el hackeo a El Nodo, Los Irreverentes y Periodismo sin Fronteras? El sospechoso silencio de los medios Santistas

El comunismo colombiano, ha contado con aliados cómplices dentro de los medios de comunicación. El Tiempo, El Espectador y la Revista Semana, se convirtieron, en mecanismos de legitimación de sus aberraciones, lavando diariamente la cara del narco marxismo latinoamericano y facilitando la colonización institucional del crimen terrorista de las FARC.

Con ocasión de la reciente incursión masiva a los servidores de El Nodo Colombia, y los daños ocasionados a los sistemas de archivos y de seguridad, existen interrogantes que deben ser respondidos en el país. En concreto, lo que comenzó como un episodio aislado de seguridad informática, en los últimos días, se ha convertido en un ejercicio peligroso de agresión a 3 medios que han rechazado la injerencia del comunismo en la región. En solo 3 semanas, tres de los principales medios contra comunistas se han visto gravemente afectados; El Nodo, Los Irreverentes y Periodismo Sin Fronteras.

Las preguntas que surgen son, quienes están detrás de los ataques masivos a los portales de derecha en Colombia? [pullquote]  A quienes beneficia la violación a los sistemas informáticos de los portales El Nodo, Los Irreverentes y Periodismo sin Fronteras? [/pullquote]  Porque el silencio de los medios de comunicación santista frente al masivo ataque a los nacientes medios de derecha en el país? Por qué los ataques se presentan semanas antes de la campaña presidencial?

Estos y otros interrogantes deben ser respondidos en las semanas por venir. Lo que es claro, es que el ataque a los medios opositores a la administración de Juan Manuel Santos, pasó rápidamente de ser un episodio aislado, a un coordinado intento de sabotaje cibernético que pone en evidencia intereses oscuros en Colombia y la región.

El Plebiscito, la existencia de medios de derecha en Colombia y su labor fiscalizadora del comunismo regional

El panorama político latinoamericano ha sufrido dos sustanciales cambios históricos, ignorados por la mayoría de la población joven. En primer lugar, la llegada al poder del narco régimen de Fidel Castro, mentor de grupos criminales como las FARC y cómplice de los procesos de dominio totalitario del continente. En segundo lugar, la llegada al poder del narco marxista Hugo Chávez, y su proceso de financiación de la izquierda regional, incluida Colombia. Su llegada a Colombia estuvo marcado por la administración de Juan Manuel Santos y el proceso de impunidad de las FARC. En medio de esa coyuntura, como un presagio de necesaria reacción del país antes del plebiscito de 2016, nació El Nodo.

[pullquote] Junto con El Nodo, otros medios se encargaron de advertir el peligro del plebiscito, y la legitimación institucional y legal del terrorismo. [/pullquote] Si no fuera por una prensa independiente, el país hoy, estaría inundado en un clima más aciago y desastroso del que vive. Por ello, si no existen medios independientes en Colombia, el país con mayor velocidad de la que transita hoy, ya hubiera legitimado las candidaturas presidenciales comunistas que implícita o explícitamente son avaladas por Juan Manuel Santos y las FARC.

El comunismo colombiano con el paso de los años, ha contado con aliados cómplices dentro de los medios de comunicación. Es así, como los periódicos El Tiempo, El Espectador y la Revista Semana, se convirtieron, con el paso del tiempo, en los mecanismos de legitimación de sus aberraciones, y en parlantes ideológicos de sus satélites criminales. Hoy, en Colombia, en medio del ambiente de degradación moral de la región, el Tiempo, El Espectador y la Revista SEMANA, lavan diariamente la cara del narco marxismo latinoamericano, facilitando la colonización institucional del crimen terrorista de las FARC, el M19 e incluso el Paramilitarismo y sus falsos testigos, lo que sumerje al país en una cienaga de odio complice del narcoparamilitarismo y la narcoguerrilla, unos y otros terroristas iguales, pero distintos para los medios de comunicacion santistas.

Con ocasión de la marcada tendencia comunista de los medios Santistas, los emprendimientos periodísticos de derecha han logrado contrarrestar la carga ideológica criminal del comunismo. De esta manera, con el paso de los años, la región ha pasado a  entender, que las FARC, los paramilitares, la izquierda política Colombiana, Cuba, Venezuela y el Partido Comunista, tienen un mismo hilo conductor, y una misma naturaleza. [pullquote] Y que todos son cómplices directos e indirectos de un proceso de degradación cultural que corroe a Latinoamérica, amparado por los medios de comunicación de la región. [/pullquote]

La incursión abrupta en los sistemas informáticos de El Nodo y otros medios independientes, en vez de ser hechos aislados, debe prender las alarmas frente a los verdaderos orígenes de los ataques, y el silencio cómplice de las casas editoriales afectas al gobierno al ocultar el rol político que el periodismo alternativo ha tenido, y podría dejar de tener en caso de un próximo ataque generalizado a sus servidores. Ad portas de unas elecciones presidenciales, la violación a los sistemas informaticos de los nuevos medios, es un atentado serio a la libertad de prensa. El silencio que frente al caso han tenido medios como El Tiempo, El Espectador y la revista SEMANA, pone en tela de juicio su condición de informar a la opinión pública, y los envuelve en un complice silencio que los acerca mas y mas al aberrante universo social de las FARC y el terrorismo de la impunidad.

Nuestros anunciantes

Exporenovables

Flower

Flower

Flower



Loading...