Respuesta de Taiwán a la imposición por parte de China de la ley de seguridad nacional de Hong Kong

Taiwán insta a la comunidad internacional a condenar enérgicamente y rechazar conjuntamente a la expansión hegemónica de China para la defensa de libertad y democracia.

El Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional de la República Popular de China aprobó por unanimidad la Ley de la República Popular China sobre salvaguardar la seguridad nacional en la Región Administrativa Especial de Hong Kong el 30 de junio de 2020. La ley entró en vigencia esa misma noche. Este hecho da por finalizada efectivamente la fórmula de "un país, dos sistemas" de Hong Kong, formaliza una violación grave al compromiso que China ha hecho a Hong Kong y a la comunidad internacional. Los delitos y sus penalizaciones estipulados de esta ley no solo se aplican a Hong Kong, restringiendo severamente la autonomía que había disfrutado su gente; más bien, sino se extienden a todo el mundo, como un decreto imperial, vulnerando gravemente los valores universales de la democracia, los derechos humanos y la libertad. Taiwán insta a la comunidad internacional a condenar enérgicamente y rechazar conjuntamente a la expansión hegemónica de China para la defensa de libertad y democracia.

1. La ideología de toma de decisión detrás de la ley de seguridad nacional de Hong Kong.

1.1. Los delitos previstos en esta ley significan el fin de los movimientos del “Occupy Central” y “antiextradition”, así como cualquier protesta similar en el futuro, y están diseñados para reprimir y amenazar a las fuerzas democráticas en Hong Kong: los cuatro delitos principales estipulados por la ley son : secesión, subversión, organización y perpetración de actividades terroristas, y vinculación con países extranjeros o con fuerzas externas para poner en peligro la seguridad nacional. Con el contenido inconcreto y ambigüo, deja a la disposición su interpretación arbitraria por el Partido Comunista Chino (PCCh), ha sido diseñada especialmente para Hong Kong con el fin de impedir los movimientos de ¨Occupy Central¨ y ¨Antiextradition¨. A través de esta legislación por motivo específico, el PCCh busca legitimar su control e intervención en la autonomía de Hong Kong, en los asuntos del personal, así como establecer una base legal para el ingreso de su policía armada en el territorio, y así disuadir, reprimir y amenazar efectivamente las fuerzas democráticas en Hong Kong.

1.2. La ley se aplica a todo el mundo, cortando los vínculos de Hong Kong con la comunidad internacional y endureciendo el autoritarismo del PCCh: el artículo 38 de la ley estipula que “esta Ley se aplicará a los delitos cometidos fuera la Región Administrativa Especial de Hong Kong por la persona que no es residente permanente de la Región". Esto equivale a extender la jurisdicción extraterritorial en todos los rincones del mundo, y aislará a Hong Kong de la consolidad y el apoyo mundial, además creará un efecto escalofriante por el cual el PCCh puede consolidar su sistema autoritario.

1.3. Las autoridades de seguridad nacional del PCCh son ahora los titiriteros del gobierno de Hong Kong, y Taiwán puede ser el próximo objetivo de China: la ley define la separación de Hong Kong o "cualquier otra parte" de la RPC como delito de secesión estipulado. Esto significa su intención de suprimir la concurrencia de movimientos que PCCh denomina como ¨independencia de Hong Kong y Taiwán¨, y de utilizar la citada ley de seguridad nacional imponiendo restricciones a las relaciones a través del Estrecho de Taiwán. Además, las reglas de implementación del Artículo 43 de la ley de seguridad nacional requieren que las organizaciones y agentes políticos extranjeros y de Taiwán brinden información sobre las actividades relacionadas con Hong Kong. La policía de Hong Kong está facultada para realizar búsquedas aleatorias, teléfonos pinchados, exigir información y congelar o confiscar bienes si la autoridad de seguridad nacional de Hong Kong considera sospechoso en violación de las regulaciones o está involucrado en acciones que amenazan la seguridad nacional. Sin cumplir lo que pide la policía puede ser impuesto multas o detención. Esto constituye una grave violación de los derechos de libertad, bienes, privacidad, correspondencia y secretos comerciales. Es posible que los empleados locales de la Oficina Económica y Cultural de Taiwán en Hong Kong, por temor a ser considerados agentes designados de Taiwán, no trabajarán más para la Oficina. Esto podrían hacer suspender las funciones de esta Oficina, ya que el gobierno de Taiwán no puede enviar oficiales públicos a Hong Kong. No se puede descartar que Taiwán pueda convertirse en el próximo objetivo de China, y que las organizaciones con sede en Hong Kong o agentes de otras naciones no protegidas por la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas puedan sufrir el mismo destino.

 

2. Llamamiento de Taiwán a la comunidad internacional

2.1. La renuncia de China totalitaria a sus compromisos internacionales revela su ambición de imponer su voluntad y remodelar el orden internacional: al imponer esta ley de seguridad nacional en Hong Kong, el PCCh ha violado gravemente la Declaración Conjunta Sino-Británica, destrozando "un país, dos sistems” de Hong Kong y su alta autonomía, abandonaron su promesa con Hong Kong y la comunidad global, y expusieron su intención de interrumpir el orden global basado en normas. La definición caprichosa y bilateral de delitos cometidos por expresión incorrecta ideológicamente y su penalización, la aplicación a “cualquier persona” en el mundo y a los delitos ocurridos a bordo de un buque o avión registrado en Hong Kong..etc, contravienen seriamente los principios básicos del derecho internacional, y exponiendo la ambición de China de expander su derecho interno al resto del mundo.

2.2. El uso de China de su autoritarismo pisoteando la democracia y los derechos humanos demuestra la incompatibilidad de la autocracia y la democracia: la imposición por parte del PCCh de la ley de seguridad nacional de Hong Kong marca un intento de pisotear la democracia y los derechos humanos, y expone el inevitable choque ideológico totalitario y autocrático de China con el mundo libre. Taiwán exhorta a la comunidad internacional a reconocer la esencia de dictadura de PCCh, y hace un llamado a los países de ideas afines a rechazarlo conjuntamente.

2.3. Si la comunidad internacional no toma ninguna contramedida, el PCCh extenderá su autocracia aún más y llegará a tomar el liderazgo en la configuración del escenario político y económico internacional: China está aprovechando su creciente poder político y económico infiltrándose en la comunidad internacional y difundiendo su ideología. Con la rápida propagación global de pandemia COVID-19 este año,  promociona las ventajas de su sistema político en contención de la pandemia. Mientras tanto, con la pronta promulgación de esta ley de seguridad nacional impuso su régimen autoritario en todo Hong Kong destruyendo completamente el acuerdo de "un país, dos sistemas". El PCCh está erosionando gradualmente los valores universales de democracia, libertad y derechos humanos en todo el mundo. Si la comunidad internacional continúa apaciguando al PCCh, finalmente cede el liderazgo del orden político y económico internacional al PCCh.

2.4. Taiwán ocupa una posición clave de defensa de la democracia en Asia, y espera que la comunidad internacional apoye conjuntamente al pueblo de Hong Kong y proteja a Taiwán: la comunidad global debe tomar en serio la expansión del sistema autoritario y de la ideología del PCCh en todo el ámbito internacional. Taiwán persiste en la primera línea para defender la comunidad democrática global, su  supervivencia y el desarrollo democrático son clave para la paz y la estabilidad regional. Instamos a la comunidad internacional a unirse para contrarrestar la expansión hegemónica de China y trabajar unidamente para salvaguardar el sistema democrático de Taiwán y protegerlo de la vulneración a manos de la China totalitaria.

Ministerio de Relaciones Exteriores. República de China (Taiwán)

Nuestros anunciantes



Loading...