Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Síguenos en FACEBOOK El Nodo Facebook Y TWITTER El Nodo Twitter

¿Julio, Vicky, Camila o Félix? ¿Quién convirtió WRadio en una Letrina de lascivia, y ventanilla de las FARC y Jesús Santrich?

El esquema repulsivo de degradación moral para agitar a la población en un escenario anticonstitucional agravado, no terminaría sin convertir la emisora en el punto de encuentro de la peor fauna moral del país, reconocidos terroristas presentados como políticos y personas dedicadas al proxenetismo convertidas en “ejemplos” para la juventud.

En medio de uno de los procesos de mayor penetración del narcotráfico y el terrorismo en las instituciones colombianas, cuando pródigos terroristas han logrado conquistar verdaderos regalos de impunidad ante unos medios de comunicación cobardes e irresponsables, los colombianos han presenciado las diferencias en el tratamiento de información de medios como la WRadio en contraste con el periodismo valiente que ha permitido salvaguardar la democracia en Chile, Panamá, Perú y Brasil.

En concreto, a diferencia del caso colombiano, en esos países, los terroristas y la degradación moral no son noticias, y en el caso de la W Radio, sus noticias emanan precisamente de eso, de hacer de interés público los relatos patológicos de la degradación humana del país, y presentar como adalides de la moral a repulsivos victimarios. La pregunta que surge ante tales hechos es: ¿quién es el responsable de la decadencia de la WRadio? ¿Quién urdió convertir a la emisora en una Letrina de lascivia colombiana y amarillismo?



Las últimas noticias principales de la WRadio han emanado de traer a su centro de noticias a figuras con claras cercanías ideológicas con el grupo narcotraficante FARC, que durante años, se sirvieron de los medios de comunicación para permitir el salto del grupo terrorista a una legalidad cuestionada en la administración de Duque. Con ello, la WRadio se convirtió en el adalid de los “debates”, en los que de forma sistemática y constante se buscó presentar al “Uribismo” como opositor a las FARC, poniendo maliciosamente  al mismo nivel a una organización narcotraficante con un partido político.

En medio de la confusión creada en Colombia por la administración de Juan Manuel Santos, utilizando el millonario presupuesto público para lavar la imagen del grupo FARC, la WRadio y su mesa de trabajo, se dedicó por años a atacar a la sociedad civil preocupada con el crecimiento explosivo de los cultivos de droga, así como por las concesiones de la administración al terrorismo.

Sin embargo de forma fulminante, durante al menos los últimos 7 años la W Radio se convirtió en el principal vocero anti oposición en Colombia, pregonando en sus micrófonos las supuestas ambigüedades del Uribismo, mientras invitaba a su mesa de trabajo a interlocutores criminales (y “legales”) de la organización narcotraficante FARC, sus respaldos en el congreso, sus bien pagados abogados del extranjero, sus “representantes” civiles en el Congreso, e incluso, en una maniobra repulsiva de irresponsabilidad, sus propios cabecillas confesos.



En medio de esa estrategia de porno y narco miseria, la W y sus principales periodistas en radio, se convirtieron en rabiosos agresores de todo aquello que pretendiese defender las instituciones y la constitución, incluyendo la oposición política de Colombia, mientras acordaban convenios y contratos con la administración Santos, a la vez que invitaban a su mesa narcotraficantes en ejercicio, como el asesino de alias “Jesús Santrich”, presentándolo “en exclusiva” en su “mesa de trabajo”.

El esquema repulsivo de degradación moral para agitar a la población en un escenario anticonstitucional agravado, no terminaría sin convertir la emisora en el punto de encuentro de la peor fauna moral del país, reconocidos terroristas presentados como políticos, personas dedicadas al proxenetismo convertidas en “ejemplos” para la juventud, anónimos llevados a ser figuras públicas para proceder a “entrevistarlas”, cómplices del narcotráfico colombiano, “Ex Terroristas” que dan cátedra de “decencia”, y criminales procesados como “invitados”. En suma, una amalgama de lascivia que perfeccionó la naturaleza de la emisora como punto de encuentro, apología y promoción de lo más decadente de la nación.



La pregunta ante tal escalada de destrucción moral, ética y periodística es: ¿Quién es el principal responsable de la degradante transmutación de la WRadio al pasar de ser una emisora de noticias a convertirse en el circo de la pornomiseria Colombiana? Responder a tal pregunta podría dar indicios sobre los responsables de la destrucción humana, política e institucional de Colombia.

Nuestros anunciantes

Single donation

Si te gusta este contenido, considera apoyarnos. Cualquier apoyo es importante.

  • Otro valor: $

Apoyar ahora



Loading...

Opinion

Imagen de David José Valencia
David José Valencia
Imagen de EL NODO
EL NODO
Autor invitado: 
Daniel Lacalle
Imagen de EL NODO
EL NODO
Autor invitado: 
Dario Acevedo Carmona