Alias “Catire Belisario” refunda FARC en Venezuela y con ELN controlan Zulia, Táchira y Apure ante silencio de Colombia: FUNDAREDES

Un hombre apodado “el Catire Belisario”, colombiano que comanda las acciones en San Antonio, Ureña, Coloncito, La Fría y parte del municipio Ayacucho

Hace pocas horas, en un informativo independiente venezolano, realizando el cubrimiento del crecimiento de las FARC en Venezuela  en el estado Táchira, se acaba de confirmar que el ELN podría ser el principal grupo militar político asociado al régimen de Nicolás Maduro, refortaleciendo las acciones de las FARC a cabeza de un narco terrorista colombiano de alias "Catire Belisario".

La denuncia establecería que directamente el gobierno de Nicolás Maduro estaría trabajando articuladamente con dos principales grupos terroristas, en primer lugar, el “Frente Bolivariano de Liberación”, y en segundo lugar el “Ejército de Liberación Nacional”, mientras que las FARC incrementan su area de expansión territorial. Al respecto, se señala directamente que los ciudadanos del Táchira estarían incluso prefiriendo tener a organizaciones terroristas colombianas en su propio territorio que a las mismas fuerzas de la narco dictadura.

Al respecto, la denuncia establece que el dominio militar de las FARC y el ELN esta siendo directamente financiada por narco dólares.

En su concepto:

“Muchos de los pobladores hoy, devengan salarios en moneda extranjera, producto del manejo que los grupos irregulares tienen. Toda la actividad de contrabando de narcotráfico, de microtráfico, de cultivo de procesamiento de droga en territorio venezolano, es con mano de obra venezolana y ciertamente pagada en moneda extranjera… pero además tenemos testimonios (…) donde se expresan testimonios de niños, de maestros de habitantes de estados fronterizos, de cómo estos grupos irregulares han venido asumiendo el control de la zona, donde la población prefiere recibir salarios en pesos o en dólares de las “guerrillas” venezolanas a pagar extorsiones de la “guardia venezolana”.

Como si fuera poco, la denuncia está documentada en un informe de la organización Fundaredes, donde se establece en detalle el surgimiento de nuevos frentes de las FARC en la frontera.

Según el informe 009 de la Fundación Redes:

"“Esos llamados ‘Colectivos de Seguridad Fronteriza’ están pendientes de todo, nos vigilan y controlan todo lo que hacemos y nos piden dinero para dejarnos trabajar. Ellos deciden qué podemos vender o qué podemos hacer. Últimamente llegan armados a nuestras casas en motos y carros. Aquí no se puede hacer nada sin el permiso de ellos, todos mis vecinos temen por su vida y por la seguridad de sus familiares especialmente por los niños que no pueden ni salir a jugar; ellos mandan más que los policías y que la guardia nacional”.

Una primera alerta de la presencia de este nuevo grupo armado la reciben los lugareños al amanecer cuando muros y paredes en la vía pública e instalaciones de empresas privadas aparecen pintados con grafitis en los que la agrupación se identifica como “colectivo” y envía mensajes intimidatorios, incluso cerca de instituciones educativas. A plena luz del día hombres de este nuevo grupo portando armas cortas y largas recorren los establecimientos comerciales donde piden “colaboración” a cambio seguridad y advierten a los propietarios que no deben pagar a ningún otro grupo. En un acto de demostración de su poderío en abril de 2018 activaron un explosivo en una zona comercial del municipio Bolívar del estado Táchira para agudizar la presión en aquellos establecimientos que no habían accedido a pagarles extorsión, según se leía en panfletos dejados tras la detonación. Cinco personas resultaron heridas en este hecho, el primero de por lo menos tres similares que han ejecutado hasta noviembre de 2018."

A lo que agrega:

"Por ejemplo, en el caso del estado Táchira se ha identificado que al frente de la organización estaría un hombre apodado “el Catire Belisario”, colombiano que comanda las acciones en San Antonio, Ureña, Coloncito, La Fría y parte del municipio Ayacucho (...) Años atrás, las guerrillas de las FARC y el ELN ocupaban temporalmente áreas venezolanas en frontera con Colombia en los estados Táchira, Zulia y Apure; sin embargo, en la actualidad su presencia se ha extendido a otros estados como Barinas, Portuguesa, Trujillo, Amazonas, Bolívar y Guárico, llegando incluso a la sierra de San Luis (estados occidentales Lara y Falcón), estableciendo allí campamentos permanentes."

Con base en el nuevo informe, se desprende que el marco de operaciones de los grupos terroristas colombianos en Venezuela, configura por su naturaleza una expansión del terrorismo narcotraficante en la región, incrementando los riesgos bélicos de terrorismo hemisférico. Se podría por eso inferir, que la estrategia de Nicolás Maduro podría estar encaminada a reforzar los grupos terroristas, lo que le permitiría incrementar su capacidad de influencia regional.

Nuestros anunciantes



Loading...