Los 4 alcaldes responsables del crecimiento criminal del “Bronx“

En medio de la anarquía del Bronx, Petro prefirió crear el denominado centro “Bacatá”, donde invitó públicamente a los habitantes de la calle en la zona, en sus propias palabras, a “fumarse un bareto”, a sabiendas de las obligaciones judiciales de las bandas criminales del Bronx, la desaparición masiva y el descuartizamiento de personas, así como la explotación sexual de más de 200 menores.

El escándalo de la magnitud de las redes criminales que operaban en el Bronx, tienen consternadas a las autoridades y a la población del país. El grado de descomposición social y la magnitud de la criminalidad organizada que operaba en las calles intervenidas por el mandatario Enrique Peñalosa, demuestra un drama humano sin antecedentes en la historia de Colombia, solo comparable al antiguo sector del cartucho, que, en su momento, también fue intervenido por la decisión firme de Enrique Peñalosa en su primer mandato.

17 años después de la primera intervención de la calle del cartucho, llevada a cabo por Enrique Peñalosa en 1999, ha sido otra vez Peñalosa quien se ha percatado desde meses atrás sobre el crecimiento desbordado de la criminalidad en el Bronx, y ha tomado la decisión de intervenir la zona de forma masiva, trayendo miembros de la policía y del ejército de otras regiones del país, debido a las aparentes complicidades entre agentes del sector y delincuentes del “Bronx”.

En este momento, sin embargo, comienzan a generarse serios descargos y preguntas sobre la responsabilidad de los cuatro mandatarios anteriores, que en 16 años de gobierno no intervinieron la zona, o permitieron no solamente el fortalecimiento de la criminalidad de la misma, sino que se sospecha incluso complicidad con delitos tan graves como la explotación sexual de hasta 200 menores de edad.

En concreto, los mandatarios que no tomaron cartas en el asunto fueron Antanas Mockus, Luis Eduardo Garzón, Samuel Moreno, y Gustavo Petro, de quien se sospecha incluso puede haber sido apoyado por miembros del Bronx en las recientes manifestaciones de rechazo por la intervención en  la zona.

[pullquote] En 1999, la administración distrital de Enrique Peñalosa reubicó hasta a 240 familias del sector de la calle del cartucho, incluso incurriendo en gastos de alojamiento de un año de las personas movidas desde la zona, con ingresos de hasta de 1.200.000 de pesos. En medio de los procesos de reorganización, se estimaba que la administración de Antanas Mockus, iría a continuar un año más tarde con el proceso de reubicación de habitantes aledaños y el mejoramiento de la zona. [/pullquote]La realidad sin embargo fue que los programas de reubicación de Mockus fueron ausentes, y algunos pobladores de la zona buscaron nuevas zonas de reubicación en el centro de Bogotá, mientras que el programa de gobierno de Mockus se concentró en la denominada “cultura ciudadana”.

Con la llegada de la izquierda, en la primera administración de Luis Eduardo Garzón, el proceso se deformó totalmente, gran parte de la población indigente fue incorporada a programas asistencialistas que incrementaron la migración de población en la ilegalidad al centro de Bogotá, la falta de seriedad en los programas de espacio público incremento de nuevo la toma territorios de transito automotor y andenes, avenidas en incluso propiedades del sector. La ciudad en su zona central inicio de nuevo un proceso de descomposición urbana, y lentamente la movilización de población indigente, con la complacencia de las autoridades, inicio la ocupación de predios en la denominada calle del Bronx.

Finalmente, las administraciones de Samuel Moreno Rojas, reemplazado temporalmente por Clara López, y Gustavo Petro, no solamente no intervinieron la zona, sino que estimularon el mayor proceso de descomposición de respeto al espacio público de la ciudad capital desde la primera administración de Enrique Peñalosa.

En efecto, en la actualidad se sospecha que el propio Gustavo Petro pudo haber conocido de primera mano la dimensión de la delincuencia, microtráfico, explotación sexual de menores, descuartizamientos y secuestros del “Bronx”, y en vez de ocupar la zona con la fuerza pública, se dedicó a buscar votos entre sus pobladores y habitantes aledaños creando programas que , incrementaron el número de personas buscando instalarse en la zona. Adicionalmente, en medio de la anarquía del Bronx, creo el denominado centro “Bacata”, donde se protegia y financiaba a los clientes del Bronx. En el mismo lugar, invitó públicamente a los habitantes de la calle en la zona, en sus propias palabras, a “fumarse un bareto”, a sabiendas de las obligaciones judiciales de las bandas criminales del Bronx, la desaparición masiva y el descuartizamiento de personas, así como la explotación sexual de más de 200 menores.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...