La cruzada de Fidel Cano para lavar la imagen del Narcotráfico de las FARC y el ELN

Lo que habría iniciado como una rencilla personal contra el expresidente constitucional de Colombia, se habría convertido para Fidel Cano en una cruzada para lavar la imagen del narcotráfico de las FARC a través de su medio.

Lo que habría iniciado como una rencilla personal contra el expresidente constitucional de Colombia, se habría convertido para Fidel Cano, director del segundo periódico más importante de Colombia, en una cruzada para lavar la imagen del narcotráfico de las FARC y el ELN a través de su medio. La situación se presentaría a pesar de que  según los últimos sondeos de opinión, menos de un 13% de la ciudadanía se identificaría con la visión del director de ese medio informativo, y a pesar de la extraña conducta del influyente periodista en poner en su medio articulistas que ubican al mismo nivel líderes políticos en la legalidad con cabecillas de organizaciones terroristas.

En concreto, desde el inicio de las conversaciones del gobierno de Juan Manuel Santos con la organización terrorista FARC, y después el ELN, el director del diario habría iniciado una cruzada para tratar de reducir la importancia relacionada con las organizaciónes, y escoger noticias que muestren el lado “positivo” de los grupos narcotraficantes, incluso a costa hacer abiertas criticas desde su medio de los miembros del principal partido de oposición en Colombia. Así, la mayoría de los columnistas de opinión seleccionados por la dirección, no solo tratarían de limpiar la imagen de las actividades narcotraficantes de las FARC y el ELN, sino que buscarían igualar a la oposición democrática del país con esas y otras organización terroristas, lo que pondría en riesgo la integridad de sus miembros, algunos de los cuales han sido víctimas de atentados en el pasado.

 

El director del periódico de El Espectador en Colombia, consideraría que las denuncias del 87% de la población, altamente identificada con la oposición en Colombia, no solo no son válidas, sino que son lideradas por un partido político que en su medio de comunicación compara abiertamente con los miembros de organizaciones criminales como el Clan Usuga, los Urabeños  o las BACRIM.

 

LA CRUZADA DE FIDEL CANO PARA LAVAR LA IMAGEN DEL NARCOTRAFICO DE LAS FARC Y EL ELN

Desde la última década, el director del periódico el Espectador en Colombia, habría estado en el proceso de seleccionar dentro de sus columnistas, personas que reducen la importancia del narcotráfico de las FARC y el ELN, y resaltan la criminalidad de otras organizaciones criminales en Colombia.  A pesar de que la mayoría de la población del país durante los últimos meses se ha dado cuenta de la situación, la decisión de la dirección del medio colombiano ha sido seleccionar escritores de opinión que comparan a la oposición política de Colombia con organizaciones terroristas como los paramilitares, las Bacrim, el Clan Usuga, o sugieren abiertamente que la oposición haría parte de la estructura logística de estas.

A pesar de los intentos de la dirección del medio por crear una visión distinta del narcotrático, al cierre de los últimos sondeos de firmas como YANHAAS,  la mayoría de la población consideraría no solo que la perspectiva del director del medio podría tener un interés de manipular la opinión publica, sino que la justicia en cabeza del saliente fiscal habría estado politizadas contra miembros de la oposición que han hecho política desde la legalidad, poniendo en riesgo su seguridad personal por años.

A pesar de las evidentes contradicciones del director del medio, y la decidida  actividad critica desde la legalidad del principal partido de oposición en Colombia, Fidel Cano habría decidido resaltar entre sus columnistas personas que comparan a este partido político con organizaciones reincidentes del antiguo paramilitarismo, que el mismo grupo político hoy en la oposición persiguió y encarcelo, exponiendo su integridad personal en Colombia. Al mismo tiempo, desde las últimas semanas, el periódico habría decididamente buscar dar una imagen positiva de la organización terrorista FARC en sus conversaciones en el régimen de Cuba, que tanto para el Departamento de Estado de los Estados Unidos, así como para el Consejo de Seguridad de la Unión Europea, haría parte de las listas terroristas, junto con las “Autodefensas Unidas de Colombia” (AUC) y el “Ejército de Liberación Nacional” (ELN).

[pullquote]Fidel Cano habría decidido resaltar entre sus columnistas personas que comparan a este partido político con organizaciones reincidentes del antiguo paramilitarismo[/pullquote]

LA EXTRAÑA CONDUCTA DE UN IMPORTANTE PERIODISTA QUE FUE VÍCTIMA DE LA VIOLENCIA DEL NARCOTRAFICO

Adicionalmente, Fidel Cano, reduciendo la importancia de la mayoría de los ciudadanos de Colombia en la legalidad, habría buscado abiertamente rendir tributo en su medio de comunicación a uno de los líderes guerrilleros del ELN (Camilo Torres), dado de baja por fuerzas de seguridad del estado en un operativo oficial del ejército y la polícia. Este grupo, que después de las FARC y los paramilitares es considerado el tercer grupo terrorista más grande de Colombia, además tendría rutas de salida de coca conjuntamente con las bandas criminales como El Clan Usuga y las FARC.

La posición de la población colombiana frente a la decisión del periodista Fidel Cano ha sido de sorpresa, debido a la decidida campaña de su periódico para lavar la imagen del narcotráfico de comandancias del ELN, a pesar de que años atrás el en carne propia haya vivido la violencia del narcotráfico (su padre fue asesinado por el extinto criminal Pablo Escobar), y haya conocido las consecuencias del exterminio de la oposición política a manos del crimen organizado. Extrañamente, el director del periódico durante los últimos meses, no solo estaría repitiendo la historia con la oposición democrática en Colombia, sino que estaría buscando legitimar ante la opinión publica las actividades del Narcotráfico de la organización, que para la revista Forbes y el Departamento de Estado Norteamericano, controlaría junto con las FARC y el Clan Usuga las mayores regiones de producción del alcaloide en Colombia.

 

LAS CONSECUENCIAS DE UN MEDIO DE COMUNICACIÓN OBSESIONADO CON LA OPOSICIÓN

Según los últimos indicadores de Naciones Unidas y el Departamento de Estado de los Estados Unidos, los últimos meses han sido estratégicos para el repunte narcotraficante de las FARC, los antiguos paramilitares organizados en bandas criminales como el Clan Usuga y los Urabeños, y organizaciones narcotraficantes como el ELN que se creía practicamente acabado hace pocos meses. La obsesión del segundo medio mas importante del pais por dar una imagen positiva del mayor grupo narcotraficante de Colombia, por ello, ha resultado en el peor escenario de escalamiento de producción de coca en Colombia, lo que no solamente pone en peligro a la poblacion nacional, sino que reconfigura un escenario de orden público crítico que no se veía desde el año 2001.

Así, la decidida acción del director del medio en disminuir el grado de alerta de la ciudadania sobre fundamentales problemas de orden público en Colombia, ha tenido como resultado un repunte de la organización logistica de organizaciones terroristas como las FARC, que desde la tranquilidad de la Habana, y con el apoyo de los principales medios de comunicación en Colombia, han logrado mejorar su capacidad operativa en el territorio. Al cierre de 2015, de confirmarse las cifras de la casa blanca, Colombia habría pasado de 112.000 hectáreas cultivadas a la escandalosa cifra de 159.000 en solo un año. El incremento adicionalmente se revelaría como el mayor incremento histórico de los cultivos de cocaína en la historia de Colombia, al concretarse en un aumento del 42% en solo 12 meses.

Si se contrasta el crecimiento porcentual los datos revelados por el último informe del Observatorio de las Naciones Unidas para la Droga y el Delito con las cifras de la Casa Blanca al cierre del 2015. El incremento seria de 69.000 hectáreas en el 2014, a un estimado de 97.290 hectáreas de coca.La cifra revelada adicionalmente por cualquiera de las dos metodologías anteriores no solamente sobrepasa ampliamente todos los resultados de registro de áreas cultivadas de cocas del continente suramericano, incluidos Bolivia y Peru, sino que se conforma de lejos como el peor resultado que tiene Colombia desde hace 15 años (2001), en el que el total registrado por el departamento de estado ascendía a la cifra de 169.800 hectáreas cultivadas.

Como si eso no fuera poco, las diferencias entre organizaciones narcotraficantes como las FARC, el "Clan Usuga", las BACRIM, los "Urabeños" y  el ELN, se han reducido y mezclado. Se conoce adicionalmente que entre ellas, comparten territorios, formatos de colaboración logística, militar y financiera, y corredores de salida de Coca. Esta última adicionalmente, en los últimos meses ha incrementado su capacidad de daño como nunca antes en su historia, quemando hasta 8 vehiculos en la vía que conduce de Quibdó a Pereira y secuestrando dos ciudadanos mas (conductores) solo en las últimas horas.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual



Loading...