Bajo amenaza, De la Calle afirmaría terminación de cese al fuego si no se aprueba "Fast Track"

  • Sharebar
El jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, afirmaría, en las últimas horas que, de no aprobarse el mecanismo del “Fast Track” antes de terminar diciembre, el cese al fuego que sostiene el gobierno con las FARC se terminará; ya que considera que miembros de la organización terrorista retomarían, una vez finalice el cese al fuego, sus actividades ilegales.

El jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, afirmaría, en las últimas horas que, de no aprobarse el mecanismo del “Fast Track” antes de terminar diciembre, el cese al fuego que sostiene el gobierno con las FARC se terminará; ya que considera que miembros de la organización terrorista retomarían, una vez finalice el cese al fuego, sus actividades ilegales.

“El día que un frente reagrupado necesite dinero puede recurrir a métodos ilegales de nuevo, repetir los caminos delincuenciales obvios que se llaman narcotráfico y extorsión, y el día que extorsionen a un ganadero, ese señor pone un denuncio y llega la Policía, y ese día pueden haber muertos y ese día se acabó el cese de fuego. Eso no resiste hasta diciembre”, mencionaría De la Calle.

Con esas palabras, la intención del negociador del gobierno con las FARC, sería la de sugerir a la Corte Constitucional inmediatez en la aprobación del mecanismo refrendatorio del “Fast Track”, para que los diálogos comiencen a ser implementados antes de terminar este mes.

Varios sectores han cuestionado este argumento asegurando que el gobierno estaría constantemente presionando al alto tribunal para que apruebe este mecanismo lo más pronto posible.

Sorprendentemente, lo que llamaría la atención sería el hecho que, durante los 5 años en los que sostuvieron negociaciones, ni el gobierno, ni las FARC habrían coincidido en apurar la implementación de los acuerdos con inmediatez. Por ello, estarían dejando la responsabilidad de lo que ocurra con los acuerdos a la Corte Constitucional, cuya decisión, en primer debate, sería la de aplazar el mecanismo para el próximo lunes 12 de diciembre. Sin embargo, para el gobierno y su delegación de negociadores este mecanismo no sería un capricho, sino la manera de blindar los acuerdos.

Según de la Calle, “El Fast Track no es un capricho ni un deseo de colocar contra la pared a quienes se oponen, es una necesidad. En este momento las FARC se ha ido preagrupando para dar el paso del ingreso hacia las zonas veredales de transición, mientras eso no ocurra hay una situación de intranquilidad”.

Lo llamativo de la situación es que ese tipo de anuncios para crear confusión y preocupación en los ciudadanos ya habían sido lanzados por el propio presidente, Juan Manuel Santos, cuando en una ocasión emitiría un mensaje en el que muchas personas calificaron de amenazante, y el cual consistiría en mencionar que, si los colombianos no aprobaban el plebiscito, las FARC volverían a la guerra. Sin embargo, como se conocería en los resultados del 2 de octubre, la mayoría de ciudadanos votaron negativamente el mecanismo refrendatorio. A su vez, Santos y la organización terrorista de las FARC seguirían con las negociaciones.

Ahora, lo que también se ha sentenciado, por medio de palabras de Humberto de la Calle, es que la implementación del acuerdo se extendería un año más, de no ser aprobada por la Corte.

Si no hay Fast Track la Jurisdicción Especial de Paz va a empezar a funcionar a finales del año próximo. La Ley de Amnistía está concebida sobre unos casos que son llamados ‘difíciles’ que exigen establecer en la realidad la conexidad o no de determinadas conductas y eso lo tiene que ajustar la jurisdicción. Sin jurisdicción la ley de amnistía no se va a poder cumplir”, afirmaría de la Calle.

Déjenos su opinión o inscribase a nuestro Newsletter mensual.

Publicidad

WORKSPOT

Coworking Bogota - WORKSPOTBOGOTA

.