Las 10 mentiras de Claudia López en 90 segundos de intervención en RCN

El argumento no hace alusión a las garantías de desarme, sino a asegurar que habrá destrucción, desconociendo que FARC, ELN y BACRIM en Colombia operan articuladamente, e incluso comparten rutas de salida de coca. De hecho, en Abril, el comandante del ejército de Colombia, general Alberto Mejía, confirmó que la estructura criminales de las FARC, BACRIM y el ELN sería la misma, y que por ello lo que cambia serían sus cabecillas públicos.

El día de ayer, en una estrategia aparentemente articulada labor de la Revista Semana y El Espectador, los dos medios presentaban una corta intervención de la senadora Claudia López en el Canal RCN, en la que criticaba la “falta de objetividad” del medio, porque según ella, ella fue al canal a “hablar de Paz”. Aunque evidentemente, en vez de “hablar de paz” la senadora terminó atacando a quienes la invitaron, ni el periódico El Espectador ni la Revista Semana, resaltaron las marcadas inconsistencias del discurso de la senadora, en un momento en el que el secretariado de la organización terrorista FARC, logra saltarse la extradición y la cárcel al mismo tiempo, de la mano de los dos regímenes más totalitarios de la región; Venezuela y Cuba. Fue tal el alcance de las inconsistencias, que se relación a continuación 10, extrayéndolas textualmente de sus 90 segundos de intervención, seguidas de la intervención de Marta Lucia Ramirez.

Ver intervenciones completas aca:

 

 

  1. Yo primero quiero empezar por agradecerles la invitación, pero lamentar el sesgo, francamente.

FALSO: La senadora conoce perfectamente la línea de trabajo editorial del canal RCN, que, a pesar de la presión del gobierno de Juan Manuel Santos, ha logrado no solamente buscar unan posición periodística independiente de lo que sucede en el país, sino que ha sido el único medio que consistentemente ha expuesto la tragedia humanitaria y el colapso legal, institucional y político de Venezuela en cabeza de Maduro.

La afirmación de Claudia López es además irrespetuosa con el panel, ya que el mismo se conformaba por tres periodistas con opiniones diferentes sobre la materia, y como si fuera poco, en aras de la objetividad, la invitaron a ella para que contraste sus ideas con Marta Lucia Ramírez,   quien es conocida por su oposición al gobierno. El argumento de López por ello no solo no se adecua al contexto, sino que es una clara falta de respeto a Marta Lucia Ramírez, quien prefirió ante el desacierto guardar respetuoso silencio.

 

2.  …Es una falta de respeto que nos tengan aquí una hora y media, para que igual RCN noticias se dedique a la propaganda contra los “acuerdos de Paz”

FALSO: Así como la senadora hace propaganda a las reuniones en Cuba de los miembros del secretariado de la organización terrorista FARC con los voceros de Juan Manuel Santos, se justifica en el concepto del respeto para posiblemente descalificar la objetividad del periodismo en Colombia. La senadora, por ello, incurriría en una grave falsedad contra los medios de comunicación que no comparten o que presentan las dos caras de la moneda de lo que sucede en la Habana, a espaldas de la opinión pública y los propios medios de comunicación, bajo la tutela de un régimen claramente desestabilizador de la estabilidad democrática continental y con anuencia con las labores de la organización narcotraficante.

[pullquote]Adicionalmente, el cubrimiento de RCN, había durante la transmisión no solamente presentado los puntos positivos sino también negativos de las conversaciones y concesiones del gobierno, lo que López considera “propaganda contra los acuerdos de paz”[/pullquote], desconociendo la responsabilidad de los medios en establecer flujos de información veraces y simétricos. Finalmente, la inconsistencia de López es respetuosamente presentada por la presentadora Margarita Ortega, quien le recuerda que ella no es la única invitada, sino también Marta Lucia Ramirez, y le dice respetuosamente:

 

“Doctora Claudia, estamos muy agradecidos de su compañía y también de la doctora Marta Lucia que han estado con nosotros durante esta transmisión de noticias RCN, agradecemos sus palabras, (pero) igual le hacemos claridad porque también estamos escuchando todas las voces, digamos que esta transmisión lo que quiere es, que los colombianos entiendan desde todos los puntos de vista que es lo que esta pasando…”

 

3. Yo no vine aquí a adornar con apariencia de imparcialidad semejante sesgo…

FALSO:  La afirmación es falsaria, ya que, en vez de dar su punto de vista sobre la materia, busca inculpar el medio de comunicación ante las inconsistencias de las negociaciones, retornando al concepto del sesgo por contraste, pero permaneciendo en silencio frente al gasto en publicidad en medios con recursos del estado para -incluso con amenazas-, hacer que la población colombiana ceda ante las pretensiones del gobierno y las demandas del secretariado de la organización FARC.

Su afirmación de -adornar con apariencia de imparcialidad- las decisiones de Santos es además falsa, porque fue precisamente ella, quien originalmente, y en campaña, revelaba las inconsistencias de Santos, como lo demuestra un video extenso que circula en internet en el que se pone en evidencia sus argumentos consistentes y originales frente al tema.

 

 

4. Estos son unos acuerdos “históricos” pese a la trivialización que aquí están tratando de darle.

FALSO: Los acuerdos no son históricos, ya que evidentemente ceden la presión de la institucionalidad colombiana ante las demandas del secretariado de la organización terrorista. Adicionalmente, es claro que la estrategia del secretariado de las FARC es no solamente saltarse la extradición, sino también la cárcel, lo que al parecer logran con los puntos firmados en Cuba, y por ello, se presentan como los peores acuerdos que un gobierno colombiano ha concedido a las demandas del mayor cartel de cocaína del país.

5. 6. 7. 8. Nunca antes, en los 9 procesos de paz anteriores, ha habido un “acuerdo de Paz”, con semejante nivel de detalle, en el desarme, la verificación internacional y la refrendación como el que hoy se ha anunciado.

CUATRO (4) AFIRMACIONES FALSAS:

 

5. (nivel de detalle) FALSO: Lo que llama la senadora “nivel de detalle” no es más que las concesiones que durante 3 años de negociación en Cuba, con toda la tranquilidad del secretariado de las FARC y en medio del incremento de los cultivos ilícitos, la organización terrorista ha logrado incorporar en la documentación para asegurar su evasión a las responsabilidades penales. El nivel de detalle no revela más que la falta de autoridad del estado en negociar en condiciones de superioridad todo el proceso de desmovilización de los miembros de la organización terrorista desde la institucionalidad, sin que el secretariado le ponga condiciones, y se las haga escribir y firmar en los acuerdos.

 

6. (5) (desarme) FALSO: Lo que Claudia López afirmaría respecto al desarme puede ser no solamente abiertamente falso sino peligroso. Las FARC llevan 4 años adecuándose estratégica y militarmente en el territorio colombiano, por tanto, este proceso de desarme no solo es probablemente el menos detallado en materia de entrega de armas, sino el más peligroso, por la capacidad de ocultamiento de munición de la organización terrorista a lo largo de los 3 años de conversaciones en Cuba.

 

7 (5) (refrendación) FALSO: Lo que Claudia López llama la refrendación es probablemente el más peligroso de los procedimientos estatales para dar legitimidad a lo firmado en Cuba. [pullquote] Lo que la senadora llama “el plebiscito”, es una grave modificación a los mecanismos refrendatorios establecidos por la constitución política de Colombia, disminuyendo a solo un 13% el censo electoral e incluso buscando incorporar como votantes personas menores de 18 años, lo que ni siquiera ha sucedido en el régimen de Chávez en Venezuela para ganar sus numerosas elecciones.[/pullquote]

8. (la verificación internacional) FALSO: La afirmación es falsa, porque constitucionalmente el gobierno colombiano no necesita veedores internacionales para llevar a cabo medidas tendientes a la desmovilización de grupos al margen de la ley. Adicionalmente la afirmación es peligrosa, ya que abiertamente pone a las instituciones colombianas al nivel de organizaciones narcotraficante como el Clan USUGA, las FARC o el ELN, lo que por ende legitima a organismos internacionales a ser garantes.

 

9. Nunca antes ha habido una garantía concreta, de que no se volverá a tener un Santa Fe de Ralito ni un Caguán, sino que esas zonas están estrictamente restringidas a 22 veredas, con verificación internacional, no podrán entrar civiles, no podrán salir de allí los desmovilizados armados.

FALSO:  En primer lugar, Claudia López sospechosamente dice es que son solo 22 veredas, cuando son 23, y también 8 campamentos distribuidos en el territorio nacional. En segundo lugar, es obviamente peor tener 30 zonas de distribución que una en el territorio, por sus complejidades logísticas y militares. De hecho, el secretariado de la organización terrorista FARC exigió originalmente 80 zonas de concentración, a lo que el gobierno terminó concediendo 30, lo que es el peor escenario en la historia colombiana.

 

10. Por último, siendo la guerrilla más grande que ha tenido Colombia en su historia y de hecho más grande de toda américa latina, en toda la historia, su proceso de desarme apenas durará 6 meses con verificación internacional y habrá destrucción definitiva de las armas… eso es lo que deberíamos estar analizando, de manera que les agradezco mucho su invitación pero yo la verdad prefiero retirarme.

FALSO:  El argumento no hace alusión a las garantías de desarme, sino a asegurar que habrá destrucción, desconociendo que FARC, ELN y BACRIM en Colombia operan articuladamente, e incluso comparten rutas de salida de coca. De hecho, en Abril, el comandante del ejército de Colombia, general Alberto Mejía, confirmó que la estructura criminal de las FARC, BACRIM y el ELN sería la misma, y que por ello lo que cambia serían sus cabecillas públicos. En sus propias palabras, las alianzas de base, implican el aprovechamiento conjunto por las tres organizaciones terroristas, de los corredores de salida de coca y la explotación de la minería ilegal  en el Norte de Santander, Antioquia, Bolívar, Chocó, Guaviare, Meta y Caquetá.

De hecho, el general agregó: “es cierto que existe una alianza entre estas organizaciones que se nutren del narcotráfico, entonces, es cierto que existe coordinación para narcotráfico entre FARC y BACRIM, y entre ELN y BACRIM (…) se quejan de las BACRIM, pero se sientan en la misma mesa” (…) “En regiones apartadas  se nutren de la mezcla de esta alianza, se quejan de las BACRIM pero siguen aliándose con ellos”

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...