El collar bomba de las FARC a la constitución colombiana

El acelerado incremento de los cultivos ilícitos, la poca autoridad del estado en contener la amenazada al orden público de todas las organizaciones dedicadas al negocio de las drogas, y la pérdida del territorio con sus secuestros colaterales, confirman la tesis. Las FARC no solo continuaran en la ilegalidad, sino que con la modificación a la constitución, continuaran como fenómenos criminales en la legalidad y la ilegalidad, y estarán amparados por la Constitución Política de Colombia que Santos le dejara firmada,

Las recientes interpretaciones de la poca información que existe respecto a los acuerdos ocultos entre el gobierno nacional y la organización terrorista FARC en Cuba, destacan principalmente por sus implicaciones sobre el orden constitucional colombiano. [pullquote] Para nadie en Colombia es un secreto, que tanto las BACRIM, como las FARC, el ELN, los RASTROJOS, o los USUGA, son estrictamente organizaciones narcotraficantes y terroristas, que coordinan sus actividades criminales a través de rutas compartidas de salida de droga, diplomacia política y estrategias de asentamiento en periferias urbanas y zonas rurales.[/pullquote]

La diferencia entre estas con la legalidad radica, sin embargo, en las limitaciones que cada una de estas organizaciones terroristas tienen para que sus actividades sean legitimadas o toleradas por el ordenamiento jurídico colombiano y las autoridades. Por ello, incorporar sus actividades en la constitución, y gozar de alcance institucional sobre la carta magna, es la mayor trampa del terrorismo al estado de derecho de Colombia.

Las BACRIM, como las FARC, el ELN, los RASTROJOS, o los USUGA son consideradas nacional y globalmente como terroristas, y por eso, cada uno de los integrantes -especialmente los cabecillas de estas organizaciones- tienen cuentas pendientes con la justicia, y desesperan por saltarse al estado de derecho. Así, no es la justicia ni las instituciones las que se deben ajustar a la demanda de los cabecillas de estas organizaciones, sin importar su calificativo, si no estas, a las leyes y la constitución de Colombia. A continuación, se presentan los argumentos, de porque, conceder a una de estas derechos constitucionales, es un “Collar Bomba” del terrorismo a la ciudadanía de Colombia.

 

NEGOCIAR LA CONSTITUCIÓN CON EL TERRORISTA; LO FORTALECE ANTE LA CIUDADANÍA DEMOCRÁTICA

Negociar la Constitución Política de Colombia, a los intereses de los actores terroristas de la nación, sin importar el brazalete o las siglas que utilice, es concesionar los estamentos del derecho de estado a las vías de hecho del terrorismo, y ceder a la capacidad de arrinconamiento y terror del terrorismo. Los actores que cometen actos terroristas, llámense BACRIM, FARC, el ELN, los RASTROJOS, o los USUGA, son terroristas y narco criminales porque así la ley y el bien de la nación lo establecen.

Si la ley cede ante los deseos del terrorismo, las victimas serán los ciudadanos, el país entero y el orden constitucional y jurídico de la República.

 

CON MODIFICACIÓN CONSTITUCIONAL; TERRORISMO ARTICULARA ACCIONES CONJUNTAS EN LA ILEGALIDAD Y LA LEGALIDAD

[pullquote] Con la ley a su favor, los terroristas no solamente continuarán con sus actividades, sino que lo harán como lo desean, con la complacencia de la constitución y las leyes, y con el arrinconamiento de la sociedad civil, que estará incapacitada para diferenciarlos de las instituciones, e intimidada porque la propia ley y la constitución privilegia a los criminales, en contravía de las personas de bien.​[/pullquote]

Las modificaciones constitucionales que quieren imponerse en Colombia por Juan Manuel Santos y las FARC, son un collar bomba contra la Constitución política de Colombia, y contra Colombia en su conjunto. La capacidad de influencia política, judicial, violenta, criminal, narcotraficante y financiera de los actores terroristas sin importar su calificativo, se fortalece si el estado y las leyes hacen concesiones a sus deseos. La planificación de adquirir poder por parte de estas organizaciones, adicionalmente, se facilitará debido a que la propia Constitución Política Colombiana los incorporará, y mientras sus labores serán presentadas al público como legales por las leyes, continuarán creciendo bélica, militar y financieramente en la ilegalidad.

 

CONCESIONAR LA CONSTITUCIÓN AL TERRORISMO ES DARLES OXIGENO POLÍTICO Y LEGAL

[pullquote] Los beneficios constitucinales que la actual administración está ofreciendo a la capacidad de financiera, militar y política de las FARC como organización de las redes del narcotráfico en Colombia, es la mayor concesión que un grupo terrorista puede esperar de un estado de derecho.​[/pullquote]  El acelerado incremento de los cultivos ilícitos, la poca autoridad del estado en contener la amenazada al orden público de todas las organizaciones dedicadas al negocio de las drogas, y la pérdida del territorio con sus secuestros colaterales, confirman la tesis. Las FARC no solo continuarán en la ilegalidad, sino que con la modificación a la constitución, seguirán como fenómenos criminales en la legalidad y la ilegalidad, y estarán amparados por la Constitución Política de Colombia que Santos le dejará firmada,

Ceder constitucionalmente ante las demandas de una organización terrorista, es brindar a esta el oxígeno institucional, discursivo y legal que necesita para seguir creciendo como proyecto político totalitario. Modificar la constitución para incorporar a estas fuerzas, llámense BACRIM, FARC, el ELN, los RASTROJOS, o los USUGA, al andamiaje legal de Colombia, dará fuerza a estos grupos para continuar en su tarea de doblegar el estado de derecho y el orden moral, legal, constitucional y político de la nación.

Es sabido que Cuba tiene intereses geoestratégicos en la región y que el colapso del régimen venezolano dejará actores interesados en recoger las banderas de los estados totalitarios y populistas. Si el actual presidente de Colombia cede ante la estrategia diplomática y política de las FARC concediéndoles protección constitucional, Colombia se volverá el siguiente nodo estratégico del comunismo en la región. Cualquier acuerdo constitucional exigido por las FARC y concedido por el estado, es un “collar bomba”. 

Déjenos su opinión, o inscribase a nuestro newsletter mensual.



Loading...