Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Síguenos en FACEBOOK El Nodo Facebook Y TWITTER El Nodo Twitter

El historial de víctimas de Daniel Coronell y sus tres columnas que demostrarían caso de persecución difamatoria contra Abelardo de la Espriella

A pesar de que el periodista no aporta ninguna prueba o acusación contra las personas mencionadas en sus escritos, su intención es generar un manto de duda haciendo asociaciones infundadas con criminales, narcotraficante, paramilitares, y bandas del crimen organizado

En medio de la demanda por difamación interpuesta por el jurista estadounidense Bruce Rogow contra el polémico periodista de izquierda Daniel Coronell, se conocería que desde la revista Semana, el comunicador ha escrito al menos 3 columnas persecutorias, generando rumores difamatorios contra el abogado, sin que ninguna de ellas aporte ninguna prueba, indicio, revelación o acusación penal contra el reconocido jurista. En contraste, las tres columnas publicadas en la Revista SEMANA, demostrarían con creces un ánimo revanchista y persecutorio, pletórico de cabos sueltos, concorde a sus antecedentes con otras figuras públicas, difamatorio y de rumores, con el único propósito de afectar la imagen del abogado Abelardo de la Espriella en Colombia,. Ante sus antecedentes y el historial de víctimas de Coronell (en las que se incluye un embajador estadounidense), la situación del periodista es extremadamente delicada, considerando que el reputado abogado Bruce Rogow, quien ha llevado casos victoriosos de Donald Trump en los años 2012 y 2016, llevará a cabo el proceso por difamación contra Coronell en una corte de Florida.

La acusación contra el periodista Daniel Coronell, hace parte de su gran historial de rumores contra la oposición política del país, sin que hasta el momento se reaccione a sus daños, en una avalancha de acusaciones infundadas del periodista desde la revista SEMANA. En Colombia, su reputación de difamador de personajes públicos es conocida. Desde su noticia falsa contra el exembajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield (desmentida enérgicamente por el diplomático), pasando por sus vacías acusaciones contra los hijos del presidente Uribe, Tomás y Jerónimo, su rectificación inquisitoria contra el reputado defensor de las víctimas de la guerrilla Fernando Vargas Quemba (cuya familia fue exterminada por las FARC), sus falsas denuncias de secuestro contra la joven Marcela Gonzales, hasta sus numerosas columnas incriminatorias (sin pruebas) contra el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Velez; Coronell ha hecho su vida periodística a través de rumores infundados que han afectado gravemente la imagen de muchas personas en el país.

 

En concreto, en el caso de la afectación a la labor del exitoso abogado Abelardo de la Espriella, Coronell ha publicado (sin pruebas de ninguna especie), tres columnas que afectarían gravemente la imagen del jurista, y que ponen en blanco y negro la misma estrategia de persecución, se tratarían de los escritos “Tres abogados”, “El avión” y “El apoderado”, las cuales repiten la misma mecánica utilizada contra William Brownfield, Tomas y Jerónimo Uribe, Álvaro Uribe y Fernando Vargas Quemba.

El análisis utilizado para interpretar la mecánica difamatoria del polémico periodista, pone en evidencia, en las tres columnas, una única intención, crear rumores para afectar la imagen de las personas que nombra en sus escritos. En concreto, a pesar de que el periodista no aporta ninguna prueba o acusación contra las personas mencionadas en sus escritos, su intención es generar un manto de duda haciendo asociaciones infundadas con criminales, narcotraficante, paramilitares, y bandas del crimen organizado, lo que automáticamente destruye nacional e internacionalmente la imagen de los mencionados.

En el caso de la columna “El Avion”, desde la revista SEMANA, Coronell busca desprestigiar al respetado abogado Abelardo de la Espriella, con frases sensacionalistas que buscan crear en sus lectores en Colombia la idea de que el jurista está involucrado en actos por fuera de la ley. En su columna “El apoderado” (que se remonta al 2006), el periodista busca asociar al abogado con actores al margen de la ley, involucrando incluso a la madre del abogado Abelardo de la Espriella, y llamando “compañeros de causa” a criminales apoderados por el jurista en su respetada labor  de defensa penal en Colombia.  Finalmente, en la columna “Tres abogados”, el periodista Coronell pone en evidencia un lastimoso ejemplo de inestabilidad emocional, conspiración, intereses inexistentes entre figuras conocidas para la opinión pública, verdades a medias y frases sonoras pero huecas. Para afectar la imagen del abogado De la Espriella, Coronell hace alusión hasta a 10 personas, desde el narcotráfico hasta el periodismo, vivos y muertos, jóvenes y de edades avanzadas, sin que se compruebe ninguna relación causal directa con su factible objetivo inicial.  Las personas mencionadas son:

1. Abelardo de la Espriella
2. Jaime Granados
3. Patricia Mejía
4. Fidel Cano
5. Pablo Escobar
6. William Vélez
7. Mario Uribe
8. Juan Carlos Moncada Zapata
9. José Obdulio Gaviria
10. Gustavo Rugeles

Junto con las 10 personas mencionadas, se especula largamente a lo largo de todas las relaciones (o posibles relaciones), intereses, objetivos y conexiones de estas, sin que exista con claridad una explicación o prueba.

La sistemática conducta de Daniel Coronell, prende poderosamente las alarmas sobre la conducta del comunicador (hoy millonario contratista del gobierno Santos), y debe automáticamente poner en blanco y negro las consecuencias que el periodismo difamatorio en Colombia tiene sobre la vida de las personas, afecta la profesión e incluso perjudica el círculo social y político del país. Con años de acusaciones infundadas, hoy el grupo narcotraficante FARC se presenta al país como el mayor caso de impunidad en la historia, mientras que personas inocentes son llevadas al escarnio público con rumores.

Las actividades de Daniel Coronell, no solamente han destrozado la vida de personas de bien en Colombia, sino que han destruido la barrera entre la presunción de inocencia de personas de bien y la criminalidad. La decisión que tome un juez de la Florida en el evidente caso de difamación contra el abogado Abelardo de la Espriella, puede cambiar para bien la historia de Colombia, y rescatar del escarnio público el nombre de las numerosas víctimas destruidas por el periodista de la Revista SEMANA. Colombia y Latinoamérica requieren un drástico cambio político.  

Crea una nueva cuenta o Registrate para poder opinar

Nuestros anunciantes


Loading...

Single donation

Si te gusta este contenido, considera apoyarnos. Cualquier apoyo es importante.

  • Otro valor: $

Apoyar ahora

El Nodo Colombia



Loading...
Imagen de Sofía Gaviria Correa
Sofía Gaviria Correa
Imagen de Abelardo De La Espriella
Abelardo De La Espriella
Imagen de Juan David Escobar Cubides
Juan David Escobar Cubides
Imagen de Jaime Arturo Restrepo Restrepo
Jaime Arturo Restrepo Restrepo