Dirección de Inteligencia habría pagado hasta 180 millones de pesos en complot a campaña de candidato Oscar Iván Zuluaga

Según los detalles del proceso, al ciudadano español Rafael Revert lo contrató directamente la Dirección Nacional de Inteligencia, que tiene comunicación directa con el presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón, quien para la época era presidente candidato, y se encontraba en evidente debilidad frente al crecimiento del partido de oposición del país para la época electoral.

En las últimas horas, una revelación hecha por un agente de inteligencia, en medio de las investigaciones que sigue la Fiscalía General de la Nación en el caso de la “operación de penetración” de la campaña del ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga, denunció tanto su participación en los hechos, así como el supuesto conocimiento pleno de los mismos del almirante Álvaro Echandía, entonces director de la Agencia Nacional de Inteligencia DNI y canal directo del presidente candidato Juan Manuel Santos, Jorge Muñoz, jefe de Asuntos Internos de la DNI y Javier Tarazona, sargento de Infantería de Marina.

En concreto, el testigo reveló en sus declaraciones hechas públicas como parte de la investigación que sobre el caso lleva el portal Las2Orillas, que el investigado ciudadano español Rafael Revert, habría recibido una suma aproximada de 180 millones de pesos, para gravar al candidato realizando labores que “lo sacaran de carrera”. Así mismo, confirma que el contratista [pullquote]Andrés Sepúlveda, fue utilizado como chivo expiatorio del proceso, debido a que en la fecha en que hace uso de los servicios del infiltrado español Revert, este ya trabajaba desde tiempo atrás con la Dirección Nacional de Inteligencia y la Fiscalía [/pullquote]General de la Nación en cabeza de Eduardo Montealegre.

Adicionalmente, el entonces director de la Agencia de Inteligencia, había sido ya denunciado por el almirante (r), Gabriel Arango Bacci, a quien Corte Suprema de Justicia encontró víctima de un complot con falsos testigos que lo relacionaron falsamente con organizaciones narcotraficantes. Se sabría adicionalmente que el director de la agencia de inteligencia es una persona cercana al presidente Juan Manuel Santos, y que se conocen desde hace muchos años, considerando que Santos tambien fué oficial de la marina.

Como se sabe, según las declaraciones del testigo, y el material probatorio en el que se confirmarían numerosas reuniones en la ciudad de Bogotá en la que se efectuaron los pagos, cada uno de los avances de dinero hechos al agente español ascendía a la suma de entre 20 y 30 millones de pesos.

Según los detalles del proceso, al ciudadano español Rafael Revert lo contrató directamente la Dirección Nacional de Inteligencia, que tiene comunicación directa con el presidente de la República Juan Manuel Santos Calderón, quien para la época era presidente candidato, y se encontraba en evidente debilidad frente al crecimiento del partido de oposición del país para la época electoral.

De hecho, como está establecido en otros aportes del portal Las2Orillas recogiendo declaraciones del testigo, así como previas investigaciones de la Revista Semana, varias agencias del estado a través de intermediarios contactaron a Andrés Sepúlveda, conociendo sus actividades en la campaña del candidato opositor, lo que podría haber sido de conocimiento del entonces Fiscal General de la Nación Eduardo Montealegre.

A pesar de que el presupuesto de los pagos para la infiltración provenía directamente de la Dirección Nacional de Inteligencia, [pullquote]Las reuniones en la ciudad de Bogotá y los respectivos giros de dinero se hicieron a través del sargento Tarazona, este “le propuso a Jorge Muñoz, capitán de Navío, también de la Armada, y Director de Asuntos Internos de la DNI, utilizar a Rafael Revert para infiltrar la campaña del candidato Oscar Iván Zuluaga”. [/pullquote]

El objetivo de la infiltración tenia por estrategia tener registros en video que con la información que ellos mismos habían preparado, filmar al candidato de la oposición como conocedor y artífice del asunto. Por ello se explica cómo, cuando estalló el escándalo, la propia fiscalía general de la Nación, tomó la decisión de proteger al contratista español de la Agencia Nacional de Inteligencia, quien fue posteriormente sacado del país, y de quien durante los últimos años no se sabe de su paradero.

De hecho, cuando la revista SEMANA presentó el video, que el propio infiltrado Revert había buscado durante meses para obtener información comprometedora en medio del proceso electoral, esta era ya un agente pago de la propia DNI. Adicionalmente, Revert ya venía desde tiempo atrás recopilando información de la misma en secreto, y cuando estaba presente en su reunión con Javier Sepúlveda, ya trabajaba para la Dirección Nacional de Inteligencia, había recibido dinero, y tenía por objetivo conseguir información secreta en medio del proceso electoral del presidente Juan Manuel Santos, pero Sepúlveda no lo sabía.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Nuestros anunciantes



Loading...