Sin destrucción de armamento, hasta 7 departamentos servirían como zonas de concentración de organización narcoterrorista FARC

Según Presidencia de la República, esas condiciones le permitirían a los miembros de la organización terrorista “garantías de seguridad personal y jurídica dentro de unas zonas de ubicación que serán acordadas en esta última etapa del proceso”.

En las últimas horas, se dió a conocer el listado total de departamentos que ubicarían zonas de concentración de la organización terrorista FARC. La preocupación sobre la acelerada respuesta del gobierno a la numerosidad de zonas se da principalmente porque hasta la fecha la ubicación de los miembros se haría sin previa destrucción de armas y sin eliminación de cultivos de cocaína con glifosato. Lo que esto quiere decir es que el gobierno nacional ubicaría a miembros de una organización terrorista en cercanías con la población civil sin que este reveló la ubicación de sus armamentos ligeros y de alto calibre, lo que configuraría un complejo escenario de caguanización en diversas zonas del país.

Según Presidencia de la República, esas condiciones le permitirían a los miembros de la organización terrorista “garantías de seguridad personal y jurídica dentro de unas zonas de ubicación que serán acordadas en esta última etapa del proceso”. Lo que no tiene en cuenta el gobierno nacional, son al parecer las condiciones de seguridad de la población civil, debido a que según el propio gobierno, hasta la fecha, no se han definido las condiciones para entrega de armamento y posterior destrucción, los cultivos con glifosato fueron anulados luego de un discutido requerimiento del Ministerio de Salud y en varios municipios del país fracciones de las FARC son indiscutiblemente articuladas con bandas criminales.

En concreto, los departamentos en los que la ciudadanía daría espacio y territorio para que miembros de la organización terrorista se concentren serían; Arauca, Caquetá, Putumayo, el norte de Antioquia, Norte de Santander, entre Tolima y Huila y el departamento del Cauca.

La peligrosidad del fenómeno de concentración, permitiría alianzas entre delincuentes que en muchas ocasiones no se conocen entre sí, pero que saben que operan en diferentes sitios del país. Adicionalmente, permitiría la reorganización logística de activos criminales que durante mucho tiempo han estado a la espera de legitimar su situación jurídica sin que exista un compromiso ni la logística nacional necesaria para combatirlos en el plazo inmediato, una vez se organicen. 

Por otra parte, la decisión se haría sin consultar la voluntad de los ciudadanos del país, ya que la solicitud de presidencia fue enviada a comienzos del año sin contar con la anuencia de los afectados civiles y antes de que se lleve a cabo el plebiscito del proceso de negociación en Cuba. La situación parece más una peligrosa parafernalia de irresponsabilidad e imprudencia, que podría tener serias consecuencias sobre el orden público del país en los años por venir, y que afectaría directamente definidas poblaciones de al menos 7 departamentos del territorio.



Loading...