Favorabilidad de Iván Duque se derrumbaría al 27.2% y acusa a la “Polarización” ¿Cuál Polarización?

El presidente cree que el país está “polarizado”, y que la ciudadanía que legítimamente reclama su derecho a no ser igualada con el secretariado de las FARC hace parte de una población histérica que no entiende su “visión de país”.

Hace pocos momentos, en una entrevista de Néstor Morales a Iván Duque, el presidente colombiano afirmó que su caída en las encuestas de favorabilidad, llegando hoy a solo el 27.2%, se debe a que el “no gobierna para las encuestas”, y que no desea continuar con el “clima de polarización” de su antecesor Juan Manuel Santos. La tesis del presidente Duque sin embargo es equivocada por dos motivos.

 

 

En primer lugar, el presidente Iván Duque fue precisamente elegido para no retomar las banderas de Juan Manuel Santos, especialmente en el sentido de afirmar que el país estaba “dividido”, y que el “no gobernaba para las encuestas”. Al contrario, la ciudadanía rápidamente se dio cuenta de que Santos estaba desconectado de la ciudadanía, y precisamente por ese motivo le quito su apoyo, lo que llevo al desastre político en que Colombia se encuentra en este momento.

En segundo lugar, la afirmación de Duque acerca de la denominada “polarización” del país, es falsa, debido precisamente a que esa teoría de Juan Manuel Santos tenía por objetivo crear una falsa división entre la gente que rechazaba los beneficios entregados a las FARC, y la ciudadanía que con contratos en la administración pasada, hacia campaña para imponer a la fuerza los beneficios cocinados en la Habana por los “negociadores” de Santos, que no eran más que otros contratistas.

En concreto, la entrevista demuestra que Duque carece de la necesaria comprensión para interpretar con claridad el diagnóstico de la nación, consistente precisamente en una izquierda radicalizada, con brazos armados y brazos políticos, financiada por el estado, en campañas de propaganda subversiva en las universidades y agresiva; en contraste con una sociedad civil arrinconada, tratando de haber elegido a un presidente cuya única obligación era poner el país en orden.

En contraste, como resultado, el presidente cree que el país está “polarizado”, y que la ciudadanía que legítimamente reclama su derecho a no ser igualada con el secretariado de las FARC hace parte de una población histérica que no entiende al presidente y su “visión de país”.

La realidad sin embargo esta día tras día llevándole la contraria al presidente. Con precisión, los días recientes han revelado que los estudiantes y las Universidades públicas son los nuevos nidos de adoctrinamiento comunista de la izquierda, que ahora articulada con masas de activistas en la calle trataran de desestabilizar la administración mientras que esta con una bandera blanca pide en los micrófonos que se “acabe la polarización”.

Por estas razones, la tesis de la denominada “polarización de Colombia” esgrimida por Iván Duque es falsa, y por estas razones, la reciente encuesta de cifras y conceptos establecería que su popularidad es de tan solo un 27.2%, acercando su nivel de gobernabilidad a la anarquía que intencionalmente estableció en el país Juan Manuel Santos, hoy fugado de Colombia.

Nuestros anunciantes



Loading...
Imagen de Sofía Gaviria Correa
Sofía Gaviria Correa
Imagen de Rigoberto Baron
Rigoberto Baron
Imagen de Juan David Escobar Cubides
Juan David Escobar Cubides
Imagen de Jaime Arturo Restrepo Restrepo
Jaime Arturo Restrepo Restrepo