La extraña euforia de Enrique Santos al recibir a los terroristas de las FARC en El Tiempo

  • Sharebar
Mientras el gobierno presentaba el “nuevo acuerdo de paz” al Congreso de la República y mientras se llevaba a cabo el proceso de refrendación del texto acordado entre Juan Manuel Santos con las FARC, varios cabecillas de la organización visitarían las instalaciones de la Casa Editorial El Tiempo.

Mientras el gobierno presentaba el “nuevo acuerdo de paz” al Congreso de la República y mientras se llevaba a cabo el proceso de refrendación del texto acordado entre Juan Manuel Santos con las FARC, varios cabecillas de la organización terrorista visitarían las instalaciones de la Casa Editorial El Tiempo.

El hecho, que se habría producido luego de la llegada de los cabecillas a Bogotá para firmar un “nuevo texto”, no habría escondido la euforia con el que Enrique Santos, hermano del presidente de la República, habría recibido a los narcotraficantes.

El hecho, que ya no se presentaría como sorpresa para la opinión pública, sí recogió varias críticas por parte de ciudadanos que presenciaron la imagen publicada en una red social, en la que se observa a Enrique Santos complacido con la presencia de los miembros de las FARC en el diario que durante muchos años fue propiedad de su familia.

La empatía con la que el hermano del presidente recibía a la cúpula del secretariado no sería reciente, debido a que desde principios de 2012 fue él quien fungió como facilitador de los acercamientos entre el gobierno y las FARC, durante seis meses; tiempo en el que habrían negociado sin que los colombianos tuvieran conocimiento de lo que en la Habana (Cuba) se estaba gestando.

Y es que, aunque luego de que se hicieran públicos los diálogos y Enrique Santos se retirara de la mesa de conversaciones en Cuba, secretamente habría continuado asesorando al equipo negociador del gobierno durante los cuatro años posteriores, según lo revelado en varias fuentes.

Sin embargo, en cada crisis y desacuerdo que han tenido las partes negociadoras, Enrique Santos habría sido el as bajo la manga del presidente de la República, por lo que en varias ocasiones éste tuvo que viajar a Cuba para interceder como mediador y apaciguar los ánimos en momentos que las conversaciones se dilataban por cuenta de las discrepancias, que al parecer eran constantes.

Lo que llama la atención es que, en cada uno de esos momentos de viaje a la isla, el hermano del presidente habría obtenido mejores resultados de consenso que el mismo Humberto de la Calle y los demás negociadores del gobierno. De ahí vendría esa estrecha relación y la empatía que vincularía a Enrique Santos con los cabecillas de la organización narcotraficantes FARC; tanto así, que ahora les habría invitado a su antigua casa editorial y negocio familiar, del cual además habrían presenciado y documentado las hechos de violencia que por años cometería la organización terrorista en Colombia.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Publicidad

Coworking Bogota - WORKSPOTBOGOTA

.