Las 3.5 toneladas de Coltán de las FARC y las BACRIM que no se publicaron en Colombia

En los últimos dos años, las FARC estarían junto con bandas criminales incrementando las rutas y la logística de explotación de Coltán

Tres (3) días después del aplazamiento de la firma de las negociaciones del gobierno de Colombia con la organización terrorista FARC, la guardia venezolana habría confiscado un cargamento de 3.250 kilos ilegales de Coltán del Frente Acacio Medina que no fueron publicados por los medios de comunicación nacional. En concreto,  efectivos de la armada venezolana en coordinación con el ejército de Colombia, habrían realizado un operativo en el que le fueron capturadas al frente Acacio de las FARC, 3.5 toneladas de Coltán en el departamento de Guainía, en actividades parte de las acciones de control de bandas criminales que cubre la zona fronteriza entre Colombia, Brasil y Venezuela. La incautación adicionalmente, haría parte de las finanzas de alias Jhon 40, comandante del Frente de las FARC en la zona, al que las autoridades colombianas, según un estudio de El Colombiano, habrían intervenido a mediados del año pasado las minas de "Cerro Tigre, donde se producían 60 toneladas de tungsteno al mes, por las que las Farc recibían $4500 millones en cada periodo; Campo Alegre, con producción de oro por kilo a $13 millones, lo que le dejaba al grupo guerrillero $13.050 millones mensualmente y Naquén, con producción de coltán, que significaba $2.500 millones por mes". 

La información, que no fue publicada por los medios de comunicación de Colombia, fue confirmada al 26 de Marzo, 3 días después de que el gobierno nacional aplazara la firma con la organización terrorista en la Habana. La confirmación adicionalmente, surge luego del último informe de actividades de la guardia, en la que se detalla que en el desarrollo de las operaciones, se logró “identificar a la embarcación Fortuna que navegaba con el cargamento ilegal sobre el río Guaviare en la ruta que desde Inírida (este) llega a San Fernando de Atabapo en Venezuela" y que pertenecía a la estructura logística de  Géner García Molina alias Francisco Javier Builes o John 40, comandante del Frente Acacio y requerido por la Interpol por crímenes en Colombia relacionados al tráfico de armas, narcotráfico, concierto para delinquir agravado, atentados con explosivos, secuestros y robo.

En los últimos dos años, la organización terrorista FARC, además de haber incrementado sustancialmente su número de integrantes, estarían junto con bandas criminales que ocupan control territorial, incrementando las rutas y la logística de explotación de Coltán, lo que le habría generado sustanciales ingresos al cierre del 2015.

La incautación del cargamento, adicionalmente, sería  la mayor desde la captura a hace algunos meses de Juan José Rivera Suárez, quien trabajaba para la gobernación del Vichada. De hecho, la articulación de la FARC con grupos paramilitares que operan en la zona fue confirmada por el entonces director del CTI, Julian Quintana. Quien afirmo que “Tenemos testigos e interceptaciones que enredan a algunas autoridades que estarían recibiendo pagos mensuales para no tocar la organización del capturado”. Adicionalmente, según la mismas declaraciones del entonces capturado, la autoridades del CTI de la fiscalía cuentan con "información contundente dentro de la investigación de una relación directa con la guerrilla de las Farc y el ELN" en las mismas actividades.

Así, la carga confiscada a las FARC, ascendía a un valor en el mercado de 1.000 millones de pesos, o unos 325.000 dólares, correspondientes a la estructura financiera del Frente Acacio Medina.  Según el registro del operativo, “El material proviene de extracciones realizadas en minas de manera ilegal ubicadas en las inmediaciones del (cercano) río Atabapo”.  Con ello, los 3.522 kilos del material, vendrían a financiar los nexos económicos de las FARC y el ELN con cuentas en el exterior. 

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...