Los 6 hechos por los cuales Santos y Maduro podrían estar a horas de configurar “Golpes de Estado” en Colombia y Venezuela

A pesar de la propaganda por la “Paz” desplegada en Colombia y Venezuela, tanto el país de Maduro como el de Santos están fundamentalmente fracturados y polarizados. En Colombia no se había vivido en ningún momento de la historia reciente un nivel de polarización tan alto entre los ciudadanos que rechazan al presidente y los que lo apoyan o hacen parte del gobierno o los medios de comunicación. La polarización de Venezuela, por otra parte, se agravo con la muerte de Hugo Chávez, que a pesar de ser el principal causante del inicio del colapso venezolano, sirvió como aglutinador estratégico de su modelo totalitario. En cualquier caso, Santos y Maduro no solamente tienen escaso apoyo popular, a pesar de la propaganda en medios oficiales o cercanos, sino que han llevado a los dos países a niveles de polarización sin antecedentes.

Si en Venezuela el gobierno de Nicolás Maduro desconoce el mandato constitucional de someterse a referendo luego de la recolección de firmas, y en Colombia el presidente Santos se niega a rechazar los acuerdos de Cuba luego de la votación del plebiscito, tanto Colombia como Venezuela se encontrarían a horas de configurar golpes de estado a la Constitución Política de ambos países. Los golpes de estado no solamente se dan fuera sino también dentro del poder, y están determinados por el rompimiento de la constitución y los mandatos ciudadanos. En concreto, existirían 6 razones para la afirmación:

1. Plebiscito colombiano y referendo venezolano tienen carácter vinculante. Las dos figuras de participación popular colombiana y venezolana tienen carácter constitucional vinculante. En el caso de Colombia, la propia Corte Constitucional en su comunicado número 30 del 18 de Julio del 2016, precisó que: “La corte avaló la constitucionalidad de la regulación estatutaria del plebiscito para la “refrendación del acuerdo final dirigido a la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera”. Precisó que el plebiscito tiene carácter vinculante respecto del presidente de la república”

En el caso de Venezuela, la sección segunda de la Constitución (del referendo popular) redactada por Chávez estipula que: “Todos los cargos y magistraturas de elección popular son revocables. Transcurrida la mitad del periodo para el cual fue elegido el funcionario o funcionaria.” Por ello, los dos mandatarios están viviendo horas críticas para las democracias latinoamericanas.

 

2. Tribunal Electoral Venezolano y Corte Constitucional de Colombia servirían de puente de violación de términos de la carta. En ambos países, los mandatarios se han servido de la influencia que tienen sobre los organismos legales y de control, en el caso en particular de Venezuela Maduro tiene ascendencia sobre el máximo organismo electoral, en el caso de Colombia, Santos tendría influencia sobre la corte. Si la Corte Constitucional de Colombia, o el Tribunal Supremo Electoral de Venezuela aprueban a Santos y a Maduro saltarse los términos del plebiscito o el referendo revocatorio, tanto Colombia como Venezuela entran técnicamente en Golpes de Estado.

 

3. Nulo apoyo popular: Los golpes de estado tienen relación directa con la ausencia de legitimidad popular o institucional, en este sentido los dos mandatarios se encuentran en una posición no solo similar, sino precaria en la región. A saber, la imagen de los mandatarios no solamente es extremadamente baja, sino en el caso de Santos, su imagen se ubicaría como la peor en toda la historia de los presidentes de Colombia. De hecho, en marzo del presente año, la firma encuestadora Yanhass presentó un balance de todos los presidentes latinoamericanos. En los resultados aparecían Maduro, Dilma Rouseauf y Santos como los de peor favorabilidad. En concreto, de acuerdo a los resultados de la encuesta de todos los mandatarios de principio de año, un análisis de favorabilidad ubica a Santos incluso lejanamente por debajo de Nicolás Maduro, en Venezuela. [pullquote]Con ello, mientras que el presidente venezolano tenía un apoyo del 23%, Santos tendría 10 puntos porcentuales menos (13%), gozando de casi la mitad del respaldo ciudadano del vecino país. A la fecha, Yanhas ha tratado de ser marginada por los principales medios, sin embargo, no se prevén cambios ni para maduro ni para Santos, y en el caso Colombiano, existen sospechas sobre las casas encuestadores que “garantizaban” el triunfo del SI con más de un 30%.[/pullquote]

 

4. El golpe de estado seria mecanismo de gobierno ante bajos niveles de popularidad y polarización de Colombia y Venezuela. A pesar de la propaganda por la “Paz” desplegada en Colombia y Venezuela, tanto el país de Maduro como el de Santos están fundamentalmente fracturados y polarizados. En Colombia no se había vivido en ningún momento de la historia reciente un nivel de polarización tan alto entre los ciudadanos que rechazan al presidente y los que lo apoyan o hacen parte del gobierno o los medios de comunicación. La polarización de Venezuela, por otra parte, se agravo con la muerte de Hugo Chávez, que a pesar de ser el principal causante del inicio del colapso venezolano, sirvió como aglutinador estratégico de su modelo totalitario. En cualquier caso, Santos y Maduro no solamente tienen escaso apoyo popular, a pesar de la propaganda en medios oficiales o cercanos, sino que han llevado a los dos países a niveles de polarización sin antecedentes.

 

5. El golpe de estado les conviene a las organizaciones narcotraficante de derecha y de izquierda como las FARC y por ello presionarían a los dos mandatarios. Tanto el régimen de Maduro como el de Santos han servido para que las organizaciones criminales se vuelvan a fortalecer en términos de producción de cocaína y ubicación de territorios de descanso. En el caso colombiano, Al cierre del año pasado, el país experimentó el más alto nivel de crecimiento de cultivos de cocaína desde la época del Caguán, en la administración de Andrés Pastrana. En el caso de Venezuela, para nadie es un secreto que el gobierno actual en coordinación con organizaciones narcotraficantes, lo que recientemente se vino a confirmar con el caso de los sobrinos de la esposa del presidente, Efraín Campos Flores y Franqui Francisco Flores de Freitas, ambos capturados y confesos en participación de tráfico de drogas.

 

[pullquote]6. Votación de plebiscito colombiano y recolección de firmas para referendo venezolano son claros mandatos políticos. [/pullquote]Los dos mecanismos populares utilizados por Santos y Maduro representan claros mandatos políticos, de esta forma, ninguna de la figuras de decisión popular son sujetas a “interpretaciones”, “observaciones”, “análisis posteriores”, “discusiones técnicas” uestados de ánimo” de los mandatarios. En el caso de Venezuela la ciudadana cumplió con las condiciones del Tribunal, sometiendo al presidente a convocar el referendo. En el caso colombiano, a pesar de la evidente desventaja ciudadana y la intimidación militar de la organización narcotraficante los ciudadanos rechazaron el acuerdo. En los dos casos, los presidentes deben dar un paso al costado y someterse a la decisión del pueblo.

 

Conclusión. Los países latinoamericanos deben estar pendientes respecto a las decisiones de Nicolás Maduro y Juan Manuel Santos en las próximas horas, debido a que existen indicios de que ambos mandatarios podrían tener la intención de saltarse la voluntad ciudadana consignada en las figuras del referendo revocatorio venezolano y el plebiscito colombiano del 2 de Octubre. Si los mandatarios toman la equivocada decisión de saltarse las decisiones consignadas en las urnas o en los procesos de recolección de firmas de los dos países, Latinoamérica puede entrar camino a configurar los primeros dos golpes de estado del siglo 21.

Nuestros anunciantes

Flower

Flower



Loading...