Santos Callaría frente a las denuncias por incremento de violencia en Tumaco a causa de nuevos grupo armados

Varios ciudadanos de Tumaco (Nariño), habrían denunciado la presencia de un nuevo grupo guerrillero que estaría azotando su región, el cual estaría contribuyendo al incremento de la tasa de homicidios que ya habría sido puesta a conocimiento del Gobierno Nacional en varias ocasiones.

Varios ciudadanos de Tumaco (Nariño), habrían denunciado la presencia de un nuevo grupo guerrillero que estaría azotando su región, el cual estaría contribuyendo al incremento de la taza de homicidios que ya habría sido puesta a conocimiento del Gobierno Nacional en varias ocasiones, por la alcaldesa de este municipio, María Emilsen Angulo.

Los 77 casos de homicidios ocurridos en el primer semestre de 2016 habrían obligado a la mandataria local a solicitar ayuda nuevamente al presidente Juan Manuel Santos para que interceda por la seguridad de su municipio. Sin embargo, el mandatario guardaría silencio ante las denuncias, luego de que desde el mes de diciembre de 2015, la alcaldía, junto con la gobernación, la Cámara de Comercio y la Diócesis de Tumaco ya habrían solicitado apoyo al Gobierno, mediante una carta en la que exponían sus preocupaciones por los incrementos de violencia por lo que estaría atravesando su población.

 [pullquote]Ante las mínimas muestras de apoyo en seguridad que habría demostrado el Gobierno nacional, la Diócesis de Tumaco habría enviado una nueva carta al presidente Santos hace algunos días, con el objetivo de que éste se apodere de la situación de derechos humanos que estaría padeciendo el municipio. [/pullquote]

Entre las denuncias enviadas al mandatario de los colombianos, se resaltaría el incremento en los asesinatos, las amenazas y restricción a la movilidad que tendrían que padecer los pobladores de Tumaco. Además advierten a Santos que “el alarmante aumento de los cultivos de uso ilícito ha multiplicado los problemas sociales, de violencia y la pérdida de valores”.

Aunque en el comunicado informa de 73 personas asesinadas hasta el mes de julio de este año, también se habla de las denuncias que muchas personas habrían hecho con relación a que las personas asesinadas serían lanzadas al agua con objetos pesado amarrados a sus cuerpos, por lo que estiman que el número de asesinatos podría ser mayor al que estaría documentado.

El comunicado también aseguraría que “existen restricciones a la libertad de movimiento e inseguridad por la presencia de grupos armados. Muchas personas afirman que un nuevo grupo armado ha llegado a Tumaco, generando enfrentamientos con los grupos que ya estaban en los barrios. Al parecer la presencia más fuerte de estos nuevos grupos armados está entre la zona del Ceibito hasta Agua Clara (km 17-28 desde Tumaco). En algunas de esas comunidades los habitantes son obligados a pedir permiso para salir y entrar.

Además pequeños grupos productivos están siendo obligados a pagar cantidades de dinero a grupos armados”. Además, el 3 de agosto habría aparecido un panfleto del autodenominado grupo “LA GENTE DE ORDEN” que diría textualmente lo siguiente: “ Atención A Toda La Ciudadanía En General De La Población Del Municipio De Tumaco A Partir De La Fecha Queda Rotundamente Prohibido para Grandes Empresas y Micro Empresas, Grandes y Pequeños Comerciante Colaborarle Apersonas Extrañas Que Lleguen Con El Fin de Dañar O Manchar La Imagen del Pueblo Con Métodos Conocidos Como Extorciones, Robos, Desplazamiento Forzosos; Asesinatos; Irrespeto Social, No irrumpir Con La Paz Y Tranquilidad De La Comunidad Etc.”

Sobre el hecho concreto de la posible presencia de un nuevo grupo guerrillero en la zona, la alcaldesa y la Diócesis del municipio ya habrían puesto en conocimiento del presidente Santos el preocupante tema. Por lo que siendo este, uno de los 23 municipios donde se concentrarían guerrilleros de las FARC, preocuparía a las autoridades del municipio. Por ello advierten que “todos estos hechos que involucran a diferentes grupos armados que buscan la ocupación del territorio, el control de la región y las rutas del narcotráfico, se convierten en una alerta frente al desafío de la implementación de la Zona Veredal Transitoria de Normalización y ante lo que podría suceder en esta región tras la firma de los Acuerdos de Paz”.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Nuestros anunciantes



Loading...