Iván Duque y su victoria desinfla el narco comunismo colombiano

Colombia ha dicho no a un estado débil con impunidad e ilegalidad. La población de pronuncia y monta las bases para la nueva perspectiva democrática.

Los comicios electorales del pasado 11 de marzo, dejaron en la incertidumbre a muchos Colombianos. Mientras que para unos el triunfo legislativo jugó un papel importante, para otros la nueva cara del Congreso de la República estará en debate. La contundente victoria de la derecha encabezó la derrota frente a la izquierda. Sin Duda alguna, el ya definido candidato presidencial Iván Duque, ahora es líder avanzado encabezando el mayor número de votantes, lo que desinfla la campaña electoral de Gustavo Petro.

Auque el triunfo del exalcalde de Bogotá y candidato de izquierda, sobresalió ante sus otros contrincantes en la consulta “Inclusión Social por la Paz”, su mayor número de votos no superó el arrasado popular de Iván Duque, candidato por el Centro Democrático. La diferencia no solo se centraliza en la diferencia de votos, sino también en la gran avanzada que triunfó el Centro Democrático con el número de Congresistas por el partido.

En el último voletín dado por la Registraduría Nacional del Estado Civil, a eso de la 1:00 de la mañana del lunes, con un informado del 99,77%, proporcionó la gran diferencia de más de un millón de votos del candidato Iván Duque frente al candidato de izquierda. Sin embargo, aunque fue una consulta anticipada previa a los comicios electorales del próximo 27 de mayo, se prevee que la derecha Colombiana enarbola la bandera democrática con principios transparentes y justos.

La Popularidad fabricada por Gustavo Petro durante su campaña a la Consulta, queda desquebrajada. Cabe mencionarse que desde sectores de izquierda, se inicia un proceso de malestar y de inconformismo debido a algunos errores transcurridos durante el proceso electoral. No cabe duda, que las inconsistencias como la falta de Tarjetones electorales y su adherida estrategia de fotocopiar los mismos, nutrió en gran medida las críticas y las represalias mediáticas frente los partidos de Derecha. “El fraude electoral y la mala financiación” son las palabras de los sectores de izquierda en desprestigio a la Derecha vencedora.

Aunque en los últimos 10 años de elecciones, estas problemáticas no eran presentes. Todo machaba bien en cuentiones de tarjetones y la carencia de pugnas y represalias poco protagonizaba el escenario político. No fue sino hasta proclamarse el nuevo Congreso que en cierta medida, crea un nuevo panorama político y en lo posible, un porvenir para la sociedad. Se crea un nuevo cuerpo de Congresistas. Muchos nuevos entraron, otros permanecen, otros aumentan su número de votantes, mientras que para otros sus seguidores disminuyen en proporción a los partidos políticos.

Es hoy dos colombianos que disputan la jefatura estatal. Sin precedente alguno, ya la victoria por parte de la derecha crea el clima de buen aliento para los Colombianos. El Narco Comunismo empieza a perder fuerza y a decrecer en el espectro social. Hay que añadirse, que la victoria busca trascender a la deslegitimación de las fuerzas de izquierda, que pretenden llegar al estado fuera de la constitución. En cierta medida, se busca eliminar los candidatos criminales que no han pasado por la justicia y le hacen daño a la democracia.

En principio, la victoria de Iván Duque, no solo trae al crudeza y estabilidad para el estado en quiebra, sino la seguridad y la autoridad en el gobierno para combatir el crimen organizado y para volver al marco de la legalidad que contrarresta el crimen organizado. Colombia ha dicho no a un estado débil con impunidad e ilegalidad. La población de pronuncia y monta las bases para la nueva perspectiva democrática.

Nuestros anunciantes



Loading...