El derroche por la “Paz” del improvisado “Ministerio del Postconflicto“

Solo en las primeras semanas de actividades del “Ministro del Postconflicto” Rafael Pardo, se sabe que este realizó una gira nacional. En algunas ocasiones acompañado por el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, para “hablar de Paz”

El 9 de Noviembre del 2015, el presidente Santos creó uno de los más grandes fortines burocráticos con el nombre del “Ministerio para el Postconflicto”, con un presupuesto estimado de 9.5 billones de pesos. Según Santos, Rafael Pardo sería el nuevo “Ministro para el Postconflicto”, debido a “reunir todas las cualidades para asumir esta importante responsabilidad”.La semana pasada, el improvisado Ministerio, fué liquidado sin mayores explicaciones, luego de 6 meses de gastos.

En concreto, el tamaño presupuestal del nuevo fortín burocrático para la “Paz”, distribuiría el monto total en tajadas anuales de hasta 600 millones de dólares por año, o el equivalente a 1,9 billones. El 25 de abril, en una declaración secundaria a los cambios del gabinete, Santos acabó el improvisado Ministerio, arrinconado por la renuncia de su secretaria privada, la caída abrumante de su popularidad, y reacomodando a Rafael Pardo como nuevo “Secretario de presidencia”.

Con la decisión de Santos, la renuncia de su secretaria, los cambios aparatosos en el gabinete, y la liquidación del “Ministerio para el Postconflicto”, el gobierno nacional pudo haber hecho un nuevo desangre de recursos en uno de los momentos económicos más difíciles de Colombia en los últimos años. Adicionalmente, gran parte de las destinaciones del gasto encaminadas a cumplir con las obligaciones del improvisado ministerio, pueden haber sido re direccionadas afectando los procesos de planificación y definición de compromisos financieros de regiones y municipios visitados por el entonces “Ministro para la Paz”.

Solo en las primeras semanas de actividades del “Ministro del Postconflicto” Rafael Pardo, se sabe que este realizó una gira nacional, en algunas ocasiones acompañado por el Ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, para “hablar de Paz”, como señalaba la publicación del periódico El Espectador del 23 de enero de 2016.[pullquote] Ante tamaña improvisación y derroche de recursos, adicionalmente, el silencio del entonces Ministro es hoy en día evidencia de la falta de planificación de Santos, que, en una medida de impopularidad desesperada, optó por solicitar la renuncia a todos los ministros de su gabinete la semana pasada. [/pullquote]

Adicionalmente a la incertidumbre generada por los presupuestos destinado al improvisado ministerio, se sabe que El funcionario Rafael Pardo pasará ahora a ocupar funciones como “secretario” de presidencia, lo que deja aún más en el vacío las preguntas sobre las actividades presupuestales de un “Ministerio” cuya disposición de gasto ascendía a más de 600 millones de dólares anuales, y cuya parte del presupuesto del primer año, se gastó en pasajes a la regiones del “Ministro para la Paz”, asesores, viáticos, partidas presupuestales redireccionadas, personal de presidencia y posibles disposiciones presupuestales del “Ministerio”.

Adicionalmente a la creación y automática liquidación del improvisado Ministerio, el mismo gobierno nacional había detallado el hecho de que, a finales del año pasado, Rafael Pardo ya tendría disponibilidad presupuestaria de hasta $212 millones de dólares, el equivalente a 673.000 millones de pesos para gastarlos a su antojo en proyectos para la “Paz”.

Ante la dimensión de la improvisación, es muy probable el presupuesto nacional se halla visto de nuevo golpeado por la invención del nuevo fortín burocrático, sin que posiblemente nadie en este momento en el gobierno nacional de explicación sobre el dinero dilapidado.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual



Loading...