La farragosa, forzada y sospechosa “declaración” de Monsalve, el “testigo estrella“ de Cepeda y Coronell contra Uribe

Posteriormente, sus especulaciones se comienzas a hacer aún más vagas, y habla con generalizaciones sobre masacres, a lo que Cepeda presiona con preguntas, pero el supuesto “testigo” calla reiteradamente sobre las acciones y aísla cada vez más cada una de las afirmaciones que hace, lo que pone en evidencia la elaboración del relato. En concreto, se ve con claridad que la persona y el entrevistador están visiblemente incómodos, lentamente creando acusaciones en un relato en el que por su lenguaje corporal, cambian consecutivamente de posición, y especulan lentamente sobre afirmaciones sin ningún asiento fáctico.

Con la reciente decisión de la renuncia al Senado del expresidente Álvaro Uribe por citación a indagatoria de la Corte Suprema de Justicia, por cuenta del Magistrado Barceló, se ha venido conociendo la declaración de uno de los testigos estrella de Iván Cepeda y Daniel Coronell, citado en su más reciente columna, en donde se evidencia una declaración forzada y sospechosa.

En la declaración que dio en su momento el testigo Juan Guillermo Monsalve al senador Iván Cepeda, registrada en video, queda en evidencia una incomodidad al momento del relato tanto del testigo estrella como del senador, además que se demuestra tanto en su lenguaje corporal como en las frases pronunciadas, teniendo en cuenta su dificultad para articular, lo que evidenciaría una declaración forzada .

Análisis de la sospechosa declaración entre Monsalve y el Congresista Cepeda.

A continuación un análisis del extraño y sospechoso lenguaje corporal de las dos personas en el supuesto video de la declaración:

En el video, al parecer filmado en la Cárcel de Combita, se ve notablemente inquieto al congresista Iván Cepeda, reclinado en su silla para tratar de conservar la calma, pero adoptando una posición visiblemente incomoda con la mano en el mentón, en movimientos obsesivos con el bello facial de su quijada. Posición que cambian consecutivamente a medida que la casi inaudible declaración de Monsalve avanza, con numerosas pausas que evidencian elaboración de un discurso sobre el cual tiene dudas, y del que se puede inferir apela a la imaginación, con numerosas pausas, y cortas frases, ninguna de ellas concretas, ni siquiera en el relato de su nombre y sus antecedentes. 

En la medida en la que avanza el video, Cepeda, cambia la posición de su mano de la quijada a las rodillas, las junta, se toca la oreja y realiza consecutivos movimientos de cabeza forzando a supuesto testigo a continuar con un alegato sobre el cual el realiza consecutivas pausas sin que exista un hilo conductor del relato. 

Ante la visible incomodidad y ansiedad de Cepeda, se toma las manos, y se le ve notablemente forzando las preguntas al entrevistado, quien a su vez tratando de llevar el hilo piensa repetidamente cada una de las frases lentas y con evidente preparación que elabora. 

En un episodio el propio declarante habla de un “amigo” que al ser interrogado por su nombre no recuerda con exactitud de inmediato. 

Entre tanto, notablemente inquieto, y probablemente desconociendo los notables vacíos en la declaración, Cepeda sigue tocándose sistemáticamente el rostro, aparentando tranquilidad mientras se recuesta en una posición incomoda en su silla. 

En la medida en la que el relato avanza, el supuesto testigo afirma que el entonces gobernador Uribe ordenó actos criminales, a lo que sigue un largo silencio con frases en las que dice que el “sabe” porque según él, el entonces gobernador y su familiar hermano, Santiago “dieron la orden”, sin que elabore absolutamente nada más sin ningún detalles sobre las imputaciones o el supuesto “conocimiento” contra el entonces gobernador y su familia´.

Ante las reiteradas e incomodas pausas, el video de Cepeda aparece editado, y comienza en un nuevo momento en el que se habla de otro tema sin ningún tipo de constatación sobre las supuestas imputaciones que involucran a una persona que supuestamente lideraba esas acciones desde la gobernación. 

Posteriormente, sus especulaciones se comienzas a hacer aún más vagas, y habla con generalizaciones sobre masacres, a lo que Cepeda presiona con preguntas, pero el supuesto “testigo” calla reiteradamente sobre las acciones y aísla cada vez más cada una de las afirmaciones que hace, lo que pone en evidencia la elaboración del relato. 

En concreto, se ve con claridad que la persona y el entrevistador están visiblemente incomodos, lentamente creando acusaciones en un relato en el que por su lenguaje corporal, cambian consecutivamente de posición, y especulan lentamente sobre afirmaciones sin ningún asiento fáctico.

Nuestros anunciantes

Flower

Flower



Loading...