Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Principales periódicos de Colombia sirven de amplificador de propaganda y declaraciones de organizaciones terroristas

Alemania por ejemplo, tiene prohibido hacer alusión en principales medios de comunicación a propaganda comunista o nazi. Polonia, en adición ha implementado la misma norma no solo para medios de comunicación sino también para manifestaciones civiles.

En las últimas horas, el periódico El Espectador en su primera página, publicó declaraciones de uno de los comandantes de la organización terrorista Farc. En esta alusión, el cabecilla guerrillero hace alusiones positivas respecto al presidente de la república, sugiriendo que actores políticos de oposición o sociedad civil en contra del proceso son enemigos. La pregunta que surge es: porque razón medios de comunicación como el periódico El Espectador se prestan como altoparlantes de organizaciones criminales como las FARC, distinguiendo entre estas y el paramilitarismo, los narcotraficantes, las bandas criminales o cabecillas del micro tráfico. Será que la casa editorial de estos periódicos tiene argumentos para diferenciar estos criminales de criminales que no tienen acceso a medios de comunicación?

La pregunta es válida teniendo en cuenta la dimensión que importantes casas editoriales de Colombia dan a declaraciones de organizaciones al margen de la ley, acallando u omitiendo actores de otras esferas o círculos políticos del país. En adición, es necesario analizar que por regla general, en algunas legislaciones de países con mayores niveles de libertad de prensa son sin embargo prohibidos los contactos de medios de comunicación con organizaciones terroristas. 

 

Alemania por ejemplo, tiene prohibido hacer alusión en principales medios de comunicación a propaganda comunista o nazi. Polonia, en adición ha implementado la misma norma no solo para medios de comunicación sino también para manifestaciones civiles. España adicionalmente, durante largo tiempo hizo autocrítica del tratamiento que hizo de la organización terrorista ETA, que empoderada por la capacidad de influencia en los principales medios de comunicación, recrudeció su violencia contra la sociedad civil.

La reflexión sobre las razones por las cuales los principales periódicos colombianos sirven de amplificador de la propaganda o declaraciones de las FARC es fundamental para analizar cuál es la salud mental de los colombianos y cuál es el futuro del país. En general debe existir ante este dilema cuatro  interrogantes más: Creen los medios de comunicación que las FARC son superiores a los narcotraficantes, paramilitares, cabecillas de bandas criminales u organizadores del millonario negocio del microtráfico, y que por ello su publicidad merece difundirse?  Creen los ciudadanos Colombianos de bien en esa teoría? Que deben hacer los ciudadanos viviendo en la legalidad para tener la misma exposición en los principales medios de comunicación nacional? Cuáles son los intereses de los principales medios de comunicación nacional?