La cifra de "dividendos ambientales de Paz” que tiene en aprietos a Simón Gaviria

En concreto, tomando las cifras de la Universidad Nacional desde el año 2011, y las cifras del Ministerio de Defensa desde el mismo año, el número de hectáreas cultivadas de coca promedio por año equivale a 58.200. De esto se desprende que, si la deforestación promedio del país anual es de 470.000, los cultivos ilícitos equivaldrían a solo el 12%. La firma de los acuerdos con el secretariado de la organización terrorista FARC, por ello, no tendría mayores implicaciones directas.

El director de planeación nacional, Simón Gaviria, ha insistido durante los últimos días en una cifra de su institución, que no solamente podría ser abiertamente falsa, sino incluso una prueba concluyente de la manipulación del gobierno nacional para buscar adeptos a sus conversaciones secretas en la Habana.

En concreto, según el director nacional de planeación, el proceso de desmovilización de los miembros de las FARC, le representarían al estado colombiano un ahorro de $4.2 billones de pesos anuales en recuperación de hectáreas deforestadas. La cifra del gobierno nacional, adicionalmente se presentó ante organismos nacionales e internacionales, en un foro organizado por el hijo del presidente Juan Manuel Santos, Martín Santos, a través de las actividades de la fundación Buen Gobierno.

La cifra no solo fue promocionada por Simón Gaviria, sino directamente por el presidente Juan Manuel Santos, quien se presentó en el foro organizado por su hijo, y declaró conforme a las cifras de planeación, “La paz que esperamos alcanzar es una oportunidad de revertir el daño a nuestro territorio y restablecer esa riqueza natural inmensa que tenemos”.

 

LA FALSA CIFRA DE LOS ‘DIVIDENDOS AMBIENTALES DE LA PAZ” 

La cifra de los $4.2 billones de pesos en recuperación de hectáreas deforestadas, presentada en el foro de la fundación Buen Gobierno como política de estado, sin embargo, a juicio de diversos expertos; puede no solamente ser absurda, sino que no cuadra con ningún análisis medioambiental de fondo sobre el problema de la deforestación en el país. En concreto, un estudio del observatorio  Colombiacheck (un proyecto de Consejo de Redacción financiado por Open Society Foundations), reveló que el informe en el cual el director de planeación nacional Simón Gaviria se sustentaba, aún “no había sido publicado completo”. En el mismo informe del observatorio, [pullquote]…un funcionario afirmó que "el documento como tal está en borrador porque se le están haciendo ajustes. Como entenderán, el DNP no puede entregar documentos que aún están en construcción. Los técnicos de la entidad no tienen un plazo estimado para entregar la versión final". [/pullquote]​

Ante las inconsistencias, es necesario señalar, que, a diferencia de las estimaciones de Gaviria, el presidente de la República y la fundación Buen Gobierno, existen serias contradicciones entre el IDEAM, encargado de monitorear la tasa de deforestación, y la academia en Colombia. En concreto, las cifras utilizadas por el Departamento Nacional de Planeación, se habrían sustentado en los reportes del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales del IDEAM, que estima la deforestación en aproximadamente 140.00 hectáreas. Al respecto, sin embargo, desde el año 2011, botánicos expertos como Jesús Orlando Rangel, docente de la Universidad Nacional, afirmaba que las tasas de deforestación no son menos de 470.000 hectáreas por año, y que a diferencia de las estimaciones de Planeación Nacional, el mayor enemigo del medio ambiente con es la guerrilla ni el paramilitarismo, sino sencillamente el desorden nacional en la expansión de la frontera agrícola.

La relación ante la amenaza terrorista y las cifras de deforestación del Departamento Nacional de Planeación en cabeza de Simón Gaviria tampoco cuadran, debido a que [pullquote]la relación entre municipios de conflicto y deforestación no necesariamente es directa, por ello, la metodología utilizada por el Departamento Nacional de Planeación no puede solo ser equivocada, sino abiertamente falsa. [/pullquote]​

En concreto, adicionalmente, las declaraciones de Gaviria no solamente se resumirían en el foro organizado por la fundación Buen Gobierno, sino que habrían sido parte de intervenciones en el extranjero, incluida una en Diciembre 1 de 2015 en Paris, en el marco de la Cumbre Mundial de Cambio Climático.

En esa ocasión, Gaviria afirmo:

"El 58% de la deforestación en Colombia ha ocurrido en municipios de conflicto. En los últimos 25 años en Colombia se han deforestado 5 millones de hectáreas, de las cuales 3 millones están en municipios de conflicto armado. Por cada hectárea de coca sembrada en los municipios de conflicto se han deforestado 1,7 hectáreas. Y si Colombia no se adapta frente al cambio climático tendría una pérdida anual del 0,5% del PIB al año 2100, equivalente a sufrir cada cuatro años pérdidas comparables a las del pasado fenómeno de La Niña (2010-2011)"

Adicionalmente, en una entrevista concedida a Yamid Amad, el 10 de marzo del presente año, Gaviria habría hecho uso de nuevo de la misma analogía, relacionando el fenómeno de la deforestación como acaecido principalmente por lo que él llama el “conflicto armado”. En esa ocasión, Gaviria dijo:

“En materia de deforestación en municipios de conflicto, Colombia ha perdido, tres millones de hectáreas de bosque. Que es del tamaño de Bélgica”.

[pullquote]Ante el dato, Yamit Amat preguntó inmediatamente… “Para sembrar coca…?”

A lo que Gaviria respondió ambiguamente:

Pues… para sembrar coca, para introducir  ganadería extensiva… [/pullquote]​ para hacer minería ilegal, eso es de una suprema gravedad, porque eso significa que hemos emitido unas mil trescientas millones de toneladas de CO2…

Lo que se desprende de la intervención, es que aparentemente, el Departamento Nacional de Planeación buscaría asociar directamente el fenómeno de la deforestación con el dominio territorial de los cultivos ilícitos, lo que evidentemente es falso.

En concreto, tomando las cifras de la Universidad Nacional desde el año 2011, y las cifras del Ministerio de Defensa desde el mismo año, el número de hectáreas cultivadas de coca promedio por año equivale a 58.200. De esto se desprende que, si la deforestación promedio del país anual es de 470.000, los cultivos ilícitos equivaldrían a solo el 12%. La firma de los acuerdos con el secretariado de la organización terrorista FARC, por ello, no tendría mayores implicaciones directas.

Adicionalmente, gran parte de la minería ilegal en el país no es desarrollada directamente por la organización terrorista FARC, sino por diversos tipos de organizaciones criminales en asocio con esta, incluidas las BACRIM, que, por lo general, en vez de controlar el negocio, tienen mayor interés en cobrar por el proceso de minería a cambio de protección de las demás organizaciones terroristas.

De hecho, en su orden, a diferencia de las estimaciones de Gaviria, las mayores amenazas a la deforestación no tienen relación directa con la organización terrorista FARC, sino a los desordenados procesos en Colombia de explotación forestal industrial, la expansión de la frontera agrícola, los incendios, las inundaciones…  los procesos de urbanización en periferias urbanas y la construcción de infraestructura.

Finalmente, en conclusión, si durante el periodo 2010-2015 tan solo un 12% de las áreas cultivadas de coca tienen relación directa con el fenómeno de la deforestación, y si la minería ilegal no es directamente ejecutada por los miembros de la organización terrorista FARC ni la principal fuente de deforestación en Colombia, las cifras que durante los últimos meses tanto Simón Gaviria, como presidencia están socializando a través de la fundación Buen Gobierno no solo son técnicamente insostenibles sino falsas.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...