Por qué Iván Cepeda y Piedad Córdoba pueden verse en problemas a partir del 7 de Agosto

Por estos motivos, tanto Iván Cepeda como Piedad Córdoba podrían a partir del 7 de Agosto volver a revivir sus problemas pasados con la justicia. Todo dependerá entonces de la voluntad ciudadana, y de si esta aprueba o desaprueba el actual gobierno y las proyecciones electorales de las FARC y la izquierda.

Para nadie es un secreto que, en los últimos años, las cortes del país han beneficiado la impunidad del grupo narcotraficante FARC, diferenciándola de los paramilitares. En concreto, las decisiones judiciales que el presidente ha buscado sacar adelante, han contado no solo con la complacencia de la Corte Constitucional, sino con la anuencia de la Corte Suprema de justicia, que ha buscado dilatar o bajar la intensidad de las sentencias en las que están involucrados posibles auxiliadores de la guerrilla. Ante el nuevo escenario electoral, la probabilidad de que el candidato Alejandro Ordóñez se posicione como Presidente o Vicepresidente, podría por ello cambiar el rumbo de la justicia en investigaciones sobre lo que podría dar comienzo a la Farc política.

En contraste con las FARC, durante los últimos años, el sistema de justicia se politizó, considerando a los paramilitares y a sus auxiliadores como únicos responsables del crimen organizado en Colombia. Ante el rechazo generalizado de la población contra el actual gobierno, el gobierno entrante se espera pueda ser de la oposición. En ese escenario, es natural que se pueda iniciar en Colombia un proceso de Farc política con nuevos responsables judiciales. En ese contexto, es muy probable que tanto Piedad Córdoba como el senador Iván Cepeda se vean en problemas

El caso de Piedad Córdoba

En el caso de Piedad Córdoba son conocidas las afirmaciones que el ex procurador, en calidad de funcionario con acceso a la información contenida en los computadores de las FARC, realizo en el sentido de acusarla como auxiliadora de la guerrilla. En concreto, el concepto de pérdida de derechos políticos de la senadora, se dio en medio de las pesquisas que la habrían identificado como parte de la estructura guerrillera, que según Ordoñez operaba en la clandestinidad con el alias de “Teodora Bolívar”. Así las cosas, el cambio de gobierno a partir del 7 de Agosto puede cambiar las cartas en la administración de justicia, balanceando la parapolítica con un capítulo de Farc política, e identificando a los principales colaboradores de la guerrilla en la legalidad.

Una investigación del diario español El País en el 2010, pone en blanco y negro la situación de Piedad en Colombia y en el mundo. En su concepto:

“El informe del procurador, de 140 páginas, se fundamenta en los discos duros de los ordenadores de Raúl Reyes —número dos de las FARC muerto en 2008 en un bombardeo del Ejército colombiano en Ecuador—, en interceptaciones telefónicas y en varios testimonios. Es el intercambio de correos electrónicos con el jefe guerrillero lo que deja a la senadora peor parada. En ellos Córdoba se transforma en Teodora, según hace saber el propio Raúl Reyes en un mensaje a sus operadoras: "Incluyan en el listado (...) la siguiente dirección: piedadcordobaarrobahotmail.com. A esta dirección mandan mi nota a nombre de Teodora"”

A los textos recogidos del computador del abatido terrorista Raúl Reyes, se suman otras declaraciones de Córdoba que presuntamente se referían al estado de salud de la entonces secuestrada Ingrid Betancourt, lo que se incluyó como prueba en el concepto de la procuraduría. Según esta consignado en la investigación, alias “Cesar”, agrega en las comunicaciones interceptadas de las FARC:

"La senadora Piedad Córdoba" cree "que hay que soltar algo y entregárselo a Chávez en la frontera, y que no sea Ingrid". Dice además "que Ingrid está flaca, pero que siempre fue flaca y que no se va a morir de eso". La propuesta del presidente francés, Nicolás Sarkozy, para liberar a la política franco colombiana "le importa una güeva".

A lo que el informe agrega:

"Piedad está enteramente a nuestra disposición", escribe el 12 de noviembre de 2007 Iván Márquez, otro de los miembros del secretariado de las FARC. "Es la candidata de Chávez [para las elecciones presidenciales colombianas] y podría ser la nuestra". Y Raúl Reyes cuenta cómo Córdoba le confió que Hugo Chávez le había dado "100 millones para obras sociales".

El caso de Iván Cepeda

El caso del senador Iván Cepeda, no deja de ser preocupante. En concreto, su afinidad con el grupo FARC y su decisión de tratar de presentarlas como un fenómeno distinto al paramilitarismo, creo desde el inicio de sus actividades en el congreso sospechas frente a sus funciones. Sin embargo, no fue sino el caso de Luis Alfredo Ramos, el que permitió conocer sus actividades sistemáticas en las cárceles de Colombia, algunas de las cuales fueron posteriormente negadas sin éxito por el senador. En concreto, los Registros internos de visitas de la cárcel de Itagüí demostrarían que luego de haber negado su presencia, el congresista si ingreso sistemáticamente al centro penitenciario. Así las cosas, la situación salió al revés para Iván Cepeda, quien meses después fue descubierto como recurrente visitante de los paramilitares Ramiro de Jesús Henao, alias Simón, y Gabriel Muñoz Ramírez, alias Castañeda, para que presuntamente declararan en contra del expresidente Álvaro Uribe.

Por estos y otros motivos, la misma procuraduría le abrió en el 2013 pliego de cargos motivados por la sistematicidad en la conducta del mismo. Lo que vino a complicarse con un listado de hechos que agravan su condición en un nuevo gobierno de oposición. Tales como:

  • Registros formales de visitas a la cárcel de Itagüí.
  • Denuncias del organismo público y miembros de la oposición del congreso advirtiendo inconstitucionalidad del debate.
  • Previas denuncias (2013) por el mismo caso. Fraude procesal y abusos a la función pública.
  • Investigación en curso sobre potenciales prebendas por declaraciones a  sindicados paramilitares Ramiro de Jesús Henao, alias Simón, y Gabriel Muñoz Ramírez, alias Castañeda.
  • Investigación disciplinaria de la Procuraduría legítima por ilegalidad del debate  (Art.114 Constitución -Ley 5 del Senado).

Por estos motivos, tanto Iván Cepeda como Piedad Córdoba podrían a partir del 7 de Agosto volver a revivir sus problemas pasados con la justicia. Todo dependerá entonces de la voluntad ciudadana, y de si esta aprueba o desaprueba el actual gobierno y las proyecciones electorales de las FARC y la izquierda.

Nuestros anunciantes



Loading...