Estado mexicano, Quintana Roo rechaza despenalización del aborto y brinda una luz de esperanza en América

La férrea defensa del feminismo por el aborto, se ha venido esparciendo como un virus por todo el continente americano.

La tercera ola del feminismo se ha destacado por servirle a una agenda política, más que por realmente buscar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. En este sentido, uno de los temas que acostumbran a defender es el aborto, que no es más que el asesinato de un bebé. Desde luego, el aborto no tiene que ver con algún derecho de la mujer, así nos lo quieran presentar de esta manera. Tiene que ver con la vida de un ser, que comienza desde el momento mismo de la Concepción. 

La férrea defensa del feminismo por el aborto, se ha venido esparciendo como un virus por todo el continente americano. Por supuesto, quienes ganan con esta decisión no son ni las mujeres ni los niños, son los líderes del socialismo del siglo XXI, que ven como a partir de causas escabrosas como el asesinato de un bebé, la gente une filas detrás de ellos. También ganan algunos súper poderosos del mundo, que buscan controlar la natalidad, para no ver afectados sus intereses.

Este virus se había esparcido por Uruguay, por Argentina y se esperaba que próximamente en Chile y en el Estado de Quintana Roo, en México. Con lo que no contaba el feminismo y su agenda política, es que en Quintana Roo existía todavía un antídoto para el virus: los valores y principios de una sociedad. Cuando algunos inescrupulosos en Quintana Roo pasaron el proyecto de ley para despenalizar el aborto en el Estado, 13 de veinte miembros del Congreso votaron en contra, archivando la ley y olvidándose de la despenalización del aborto. La decisión fue celebrada por la mayoría de los ciudadanos, que buscan evitar caer en las garras de la tercera ola del feminismo y de su agenda política.

El caso de Quintana Roo es un ejemplo para toda la región. Por más que algunos países terminen sucumbiendo ante la escabrosa idea de asesinar a un bebé, no se puede desistir en la lucha de la defensa de la vida y como Quintana Roo, debemos estar preparados para rechazar todos los proyectos de ley de este tipo. Colombia debe seguir los pasos del estado mexicano y no de los argentinos.

 

Nuestros anunciantes



Loading...