Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Síguenos en FACEBOOK El Nodo Facebook Y TWITTER El Nodo Twitter

Bajo dirección de Daniel Samper SOHO publicó pornografía de dos menores de edad (16/17) denunciados por Procuraduría ante Fiscalía e ICBF

“Tras el pedido de la Procuraduría de iniciar una investigación fiscal sobre las fotos y la pornografía infantil, el 24 de marzo en declaraciones al programa “Hora 20” de Radio Caracol, Vélez, admitió que en las imágenes “hay un chico de 25 años, ya mayor de edad, hay un chico que en dos meses va a cumplir 18 años y el más pequeño tiene 16 años”

Hace pocas horas, un gran escándalo ha concentrado distintas opiniones sobre la conducta recurrente del periodista Daniel Samper, acusado en redes de haber cometido actos violatorios de los derechos de los niños. En concreto, una serie de comentarios desobligantes y difamatorios del columnista, podrían haber incurrido en la violación de los derechos de la menor Amapola, hija de la congresista Paloma Valencia quien hizo público en su momento el matoneo del periodista.

Hace pocas horas, sin embargo, se vendría a conocer que estos hechos no serían los únicos que rodean al periodista. En concreto, se sabría que bajo su dirección de la revista SOHO, la procuraduría solicitó expresamente a la Fiscalía General de la Nación, investigar la publicación por posibles casos de pornografía infantil.

El presunto caso por pornografía con menores presentado por la Procuraduría fue denunciado por la Revista Semana y el periódico El TIEMPO

La noticia fue publicada durante el mes de marzo del 2011 por la Revista SEMANA y el periódico EL TIEMPO, luego de haber sido denunciada en el informativo ACIPRENSA, único medio en hacer público el requerimiento por presunta pornografía infantil de la Procuraduría.

De acuerdo al reporte de la revista SEMANA:

“En comunicaciones dirigidas a la fiscal general de la nación, Viviane Morales, y a la directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), Elvira Forero, la procuradora delegada para la Defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y la Familia, Ilva Miryam Hoyos Castañeda, solicitó a estas instituciones que investiguen los hechos relacionados con la elaboración, publicación y divulgación del artículo 'Dejad que los niños vengan a mí', que forma parte de la edición impresa 131 de la revista SoHo.

Ante los hechos, el medio de comunicación denunciante, ACIPRENSA, agregaba:

"La Procuradora Delegada recordó que el Código de la Infancia y la Adolescencia impone a los medios de comunicación "abstenerse de realizar transmisiones o publicaciones que atenten contra la integridad moral, psíquica o física de los menores, que inciten a la violencia, que hagan apología de hechos delictivos o contravenciones, o que contengan descripciones morbosas o pornográficas".

"Para la Procuradora Delegada, la elaboración, publicación y difusión de fotografías en donde se presenta a un grupo de menores de edad, o de mayores de edad que actúan como menores, que están siendo presentados o tocados por un supuesto ‘pedófilo’, representan una presunta violación al deber de responsabilidad que atañe a la revista SOHO para con los niños, las niñas y los adolescentes, y podría implicar la eventual actualización de conductas delictivas; por esta razón ha requerido la intervención de las autoridades competentes", afirma el sitio web".

Por las obvias implicaciones penales las fotos no aparecen más en el internet, ni en el Periódico El Tiempo ni en la Revista SOHO

Como si no fuera poco, luego de que la procuraduría ordenara a la Fiscalía General de la Nación y al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar abrir investigación por un posible caso de pornografía infantil, las fotos insólitamente desaparecieron de los portales que las hicieron públicas originalmente.

En concreto, luego de pesquisas recientes dirigidas a analizar el material fotográfico realizado por el fotógrafo Mauricio Vélez, las direcciones Web de la Revista SOHO, de la revista SEMANA y del periódico EL TIEMPO muestran fotos genéricas de publicidad o imágenes borradas de la memoria de los servidores –como en el caso del periódico El Tiempo-.

Ante la presión de la procuraduría, el fotógrafo admitió que usó a dos menores de edad de 16 y 17 años en las fotos

Ante la presión de la Procuraduría para que dé inicio a las investigaciones pertinentes, la dirección de SOHO en cabeza de Daniel Samper Ospina, relato que las fotografías fueron aportadas por el fotógrafo Mauricio Vélez, sin haber detallado el haber hecho uso o no de menores de edad.

Ante la presión de las autoridades, el fotógrafo Mauricio Vélez, termino admitiendo que si hizo uso de menores de edad en las fotografías, lo que por ende podría haber incurrido en una falta relacionado con el código de la infancia.

En concreto, la Procuradora Delegada para la Defensa de los Derechos de la Infancia, la Adolescencia y la Familia, Ilva Miryam Hoyos Castañeda, solicitó investigar los hechos relacionados con la elaboración, publicación y divulgación de las imágenes, mostrando aparentemente “un grupo de presuntos menores de edad desnudos que están siendo presentados o tocados por un hombre vestido de sacerdote u obispo”.

Fuente: Contraesfera

Ante los hechos, y como lo público el Blog de Noticias Contraesfera:

“Tras el pedido de la Procuraduría de iniciar una investigación fiscal sobre las fotos y la pornografía infantil, el 24 de marzo en declaraciones al programa “Hora 20” de Radio Caracol, Vélez, admitió que en las imágenes “hay un chico de 25 años, ya mayor de edad, hay un chico que en dos meses va a cumplir 18 años y el más pequeño tiene 16 años”

A lo que agregó:

“El fotógrafo Mauricio Vélez, autor de una polémica muestra fotográfica sobre sacerdotes y abusos sexuales, admitió que entre los modelos de las grotescas imágenes publicadas en la última edición de la revista Soho hay dos menores de edad”.

Se sospecha adicionalmente que esta no sería la única vez en que la revista incurrió en la conducta.

Nuestros anunciantes