Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Síguenos en FACEBOOK El Nodo Facebook Y TWITTER El Nodo Twitter

Profesora Carolina Sanín quiere con tutela que la contraten de nuevo en la Universidad de los Andes de la que ella denigraba

Lastimosamente para la profesora, sus antecedentes y los antecedentes de los estudiantes administradores del grupo en Facebook “Chompos”, no le convienen a los estándares académicos y de convivencia de la Universidad de los Andes, y la rectoría recientemente tomo la decisión de iniciar una investigación contra las dos partes, en la cual concluyó entre otras medidas, expulsar a la profesora.

La profesora Carolina Sanín, conocida por sus escándalos en prensa y en el ámbito académico, ha hecho pública la intensión de forzar a la Universidad de los Andes a que la contrate de nuevo, a través de una acción de tutela de 494 páginas.

En concreto, la escritora, reconocida por sus discusiones públicas con el estudiantado, quiere que la Universidad que ella reiteradamente criticaba, la vuelva a contratar. Para ello, desea acudir a la ley orgánica, para, según ha declarado recientemente, hacer valer “la protección de los derechos fundamentales a la libertad de expresión, al debido proceso, al libre desarrollo de la personalidad, a la igualdad y a la no discriminación”.

Sus antecedentes sin embargo como docente, la ponen en una posicion muy díficil, debido a sus excesos personales que ella misma relata, y que no le convendrían a la Universidad en el proceso de formación del estudiantado.

Lastimosamente para la profesora, sus antecedentes y los antecedentes de los estudiantes administradores del grupo en Facebook “Chompos”, no le convienen a los estándares académicos y de convivencia de la Universidad de los Andes, y la rectoría recientemente tomo la decisión de iniciar una investigación contra las dos partes, en la cual concluyó entre otras medidas, expulsar a la profesora.

Adicionalmente, los antecedentes, escándalos, insultos y agravios de la profesora son tan numerosos, que las posibilidades de que la Universidad pueda contemplarla de nuevo como parte de su planta son prácticamente inexistentes. Por ese motivo, las reacciones exageradas de la docente podrían considerarse como un problema de otro tipo, al no poder diferenciar las consecuencias de sus actos, pero valerse de su exposición en redes sociales y medios de comunicación para llamar la atención y presionar a personas o instituciones privadas, con otros intereses distintos a hacer parte de la manipulación de medios.

A pesar de que ahora la profesora quiere que la restituyan, hasta hace pocos días afirmaba de la Universidad que era un:

“centro comercial de títulos que cría delincuentes“

Sin embargo, en su red social de Facebook, publicó hace pocas horas el siguiente mensaje:

“Hoy radicamos esta tutela de 494 páginas para proteger mis derechos fundamentales y los de ustedes”.

Lo que sin embargo pondría en evidencia su deshonestidad al buscar hacerse notar por sus excesivas declaraciones contra personas de las que discrepa, pero su falta de objetividad para valorar sus errores y juzgarse con ese mismo rasero.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Nuestros anunciantes