Enrique y Juan Manuel Santos transportaron en secreto FARC a Cuba estando “acorraladas y casi liquidadas”: WSJ

Las graves denuncias hechas públicas por el Wall Street Journal, se suman a las sospechas sobre los verdaderos intereses de los hermanos Enrique y Juan Manuel Santos Calderón, quienes habrían sabido que al comenzar las negociaciones, los grupos terroristas, según las propias palabras de Enrique Santos estaban “acorralados y casi liquidados”

En un severo artículo del Wall Street Journal, en el que se comparan los poderes constitucionales exigidos por Hugo Chávez y Juan Manuel Santos, el diario detalla como Enrique Santos Calderón, hermano del presidente de Colombia, habría coordinado el transporte sigiloso de miembros de la organización terrorista FARC a Cuba “so pena de socavar la credibilidad política de un presidente, que cada tercer día reiteraba que no habría dialogo alguno con las FARC hasta que no den muestras de su voluntad para dejar las armas”.

[pullquote]La denuncia hecha pública por la periodista Mary Anastasia O’GRADY, se suma a declaraciones de Enrique Santos, hermano del presidente Juan Manuel Santos, quien solo hasta el año 2014 se definió en un libro de su autoría, como un “periodista de izquierda que había simpatizado, incluso con la lucha armada [/pullquote] y conocía personalmente” a miembros del secretariado de la organización terrorista FARC.​ 

La columna del influyente diario estadounidense, adicionalmente denuncia que “Santos quiere este poder autoritario para cambiar unilateralmente la Constitución e incluir los términos de un acuerdo de “paz” que ha estado negociando secretamente con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) por casi cinco años”.

Las graves denuncias hechas públicas por el Wall Street Journal, se suman a las sospechas sobre los verdaderos intereses de los hermanos Enrique y Juan Manuel Santos Calderón, quienes habrían sabido que al comenzar las negociaciones, los grupos terroristas, según las propias palabras de Enrique Santos estaban “acorralados y casi liquidados”, y, sin embargo, tomaron la decisión de continuar otorgándoles espacios de diplomacia internacional, que los ubica hoy de nuevo como los mayores productores de coca luego de más de una década de debilitamiento.

[pullquote]Adicionalmente, las actividades realizadas por los hermanos Santos, en protección internacional al disminuido secretariado de la organización terrorista, se habrían hecho contraviniendo la Constitución Política de la nación debido a la claridad del título VII de la carta, que establece taxatativamente las obligaciones del Presidente de la República como cabeza de la rama ejecutiva del estado. ​ [/pullquote] Al respecto, la coordinación realizada entre Enrique Santos Calderón y Juan Manuel Santos, violarían flagrantemente, los numerales 3, 4, 5 y 6 de la norma, que establecen como obligaciones del presidente constitucional de la república: 

3. Dirigir la fuerza pública y disponer de ella como Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas de la República.
4. Conservar en todo el territorio el orden público y restablecerlo donde fuere turbado.
5. Dirigir las operaciones de guerra cuando lo estime conveniente.
6. Proveer a la seguridad exterior de la República, defendiendo la independencia y la honra de la Nación y la inviolabilidad del territorio; declarar la guerra con permiso del Senado, o hacerla sin tal autorización para repeler una agresión extranjera; y convenir y ratificar los tratados de paz, de todo lo cual dará cuenta inmediata al Congreso.

Las actividades secretas dispuestas entonces por los hermanos Enrique y Juan Manuel Santos Calderón, trastocarían gravemente el orden político, jurídico y constitucional de la nación, al haber coordinado a espaldas de la ciudadanía y de las distintas ramas del poder público, la movilización de narcotraficantes y terroristas en claro procesos de debilitamiento institucional, en cabeza de las fuerzas armadas. Adicionalmente, se estableceria obvia coordinación de tales actividades, contraviniento el ordenamiento penal colombiano, mientras a  través de los medios de comunicación nacional daban información que ocultaba sus actividades permanentes para salvaguardar la integridad del grupo terrorista en el régimen de Fidel Castro, en Cuba.

 

Ver la denuncia completa del Wall Street Journal en español acá.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.



Loading...