SEMANAGATE: Ante nuevo fiscal Revista acepta haber “exagerado” en procesos judiciales contra la oposición en Colombia

El reconocimiento de la revista en medio de la elección del nuevo fiscal, sin embargo, definió la campaña presidencial del año 2014, y pudo haber posibilitado el incremento de los cultivos de cocaína en Colombia entre el periodo 2012 al 2016, lo cual si tiene implicaciones directas sobre las finanzas del terrorismo y el narcotráfico en el país, y podría ser el verdadero detonante de organizaciones criminales como las FARC, las BACRIM y el ELN, que en la última semana, no solamente han cometido numerosos atentados, sino que han asesinado en diversas regiones del país a efectivos de la policía y el ejército nacional.

Ante la posesión de un nuevo fiscal, el 16 de Julio, en una extensa columna que relaciona definidos casos contra miembros de la oposición en Colombia, la Revista Semana, dirigida por Alejandro Santos, sobrino del presidente Juan Manuel Santos, acepta reiteradamente haber “exagerado la gravedad” de los “procesos judiciales” de la fiscalía del saliente Eduardo Montealegre. En el reportaje, adicionalmente, se refiere a los “evidente excesos” contra los siguientes miembros de la oposición, a saber: Luis Carlos Restrepo, Santiago Uribe, David Zuluaga, Tomas y Jerónimo Uribe, el “hacker” Andrés Sepúlveda, y el ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga.

 El insólito reportaje de la Revista, además, fue publicado días después de la designación del nuevo Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, quien habría sido la persona escogida de la terna por el presidente Juan Manuel Santos, debido a su carácter conciliador en medio de un clima de polarización en el que los medios habrían “exagerado” las imputaciones contra los casos que ella misma relaciona en el artículo.

[pullquote]En concreto, el reportaje de la Revista sería el primero en el que aceptaría tanto su responsabilidad como la responsabilidad del saliente fiscal general de la Nación Luis Eduardo Montealegre Lynett, en haber "cometido excesos" ante la opinión pública nacional, con imputaciones a numerosos miembros familiares y políticos del circulo de la oposición en Colombia[/pullquote], en medio de las presiones de la administración de Juan Manuel Santos por buscar favorabilidad a su administración, que habría pasado de un 82% de favorabilidad del día de su posesión, a tan solo un 13% en la encuesta Yanhaas de Marzo 30 del 2016.

El reportaje de la Revista Semana, adicionalmente, haría una relación a la forma en la que se “exageró la gravedad” de los procesos judiciales de figuras cercanas a la oposición, incluso en medio de la campaña presidencial del año 2014, en la que fue precisamente la revista la que publico un video considerándolo como prueba, de un proceso que en su artículo del día sábado señala como exagerado. En concreto la revista describe como:

“Lo que sucede con el episodio del hacker es que todo lo que se ha dicho básicamente es verdad, pero se ha exagerado la gravedad del mismo… Sepúlveda sí obtuvo ilegalmente alguna información que podía ser clasificada como confidencial, pero que en su mayoría podía ser encontrada en internet. Además de esto, él era bien dado a inflar sus resultados y vendérselos como espectaculares a sus jefes, David Zuluaga y Luis Alfonso Hoyos. Pero el trasfondo de toda la operación de espionaje era desacreditar al proceso de paz de Juan Manuel Santos, aunque al fin y al cabo eso no era tan clandestino pues era la bandera oficial del uribismo en esa campaña.”

[pullquote]La declaración de la revista, sin embargo, dos años después de cometidos los hechos, al haber “exagerado” los casos a través de su prestigiosa publicación, se da luego de que el suceso pudiese haber cambiado la intención de voto de la ciudadanía en las elecciones presidenciales del año 2014, y que, en contraste, habría buscado omitir la dimensión de una de las elecciones más clientelistas de las últimas décadas, en la que la maquinaria del gobierno y el congreso, multiplicó los votos en las periferias electorales del país, como si los publicó y estudio el portal “La Silla Vacia”. [/pullquote]

En su reportaje, frente al caso, y en medio de la reducción de las garantías políticas para la oposición en Colombia, el reportaje de la revista frente al caso añade:

“Darle la dimensión de espionaje como si se tratara de la bomba atómica en la Guerra Fría tiene algo de desproporción.  Se trataba más bien de guerra sucia en medio de una campaña polarizada y la guerra sucia siempre ha sido parte de las campañas presidenciales.”

Junto a el caso de las elecciones presidenciales del año 2014, y días después de la posesión del nuevo Fiscal General de la Nación, la revista acepta la existencia de vicios contra casos como los de Tomás y Jerónimo Uribe ante la fiscalía, así como en el caso de Luis Carlos Restrepo.

Respeto al caso de los hermanos Uribe, el reportaje de la revista señala:

“Tomás y Jerónimo en todo momento han puesto la cara para dar las explicaciones que les ha pedido la justicia. Al igual que en el proceso de su tío, hay un testigo, el Chatarrero, que quiere salpicarlos a cambio de beneficios…. si bien es innegable que el apellido los ha favorecido en negocios, también es cierto que los ha desfavorecido frente a la Fiscalía. Nadie se hubiera interesado tanto en el ente acusador por unas facturas irregulares si no fuera porque ellos son los hijos del expresidente. Hasta el momento, ese organismo no ha encontrado evidencias de que ellos hayan violado la ley penal y por eso no tienen ninguna investigación formal en su contra.”

Así, ante la inminencia de la nueva fiscalía, la línea editorial de la Revista Semana habría insólitamente cambiado su posición frente a los casos en los que ella misma habría participado, llevándolos a la opinión publica en medio de la sostenida crisis de popularidad del actual presidente de la República, en medio de sus “diálogos” con el secretariado de la organización terrorista FARC en Cuba.

A los hechos, el reportaje también menciona que el fundamento del caso contra Santiago Uribe, hermano del director del partido de oposición en Colombia, se debe a un testimonio de un testigo que “ha buscado beneficios judiciales por cuenta de declarar en contra de Uribe”.

Finalmente, en el caso del reconocido psiquiatra y ex comisionado de Paz Luis Carlos Restrepo, el reportaje afirma que la selección de los desmovilizados efectivamente era “responsabilidad” del ejército, concluyendo que tanto en la antigua fiscalía como en el cubrimiento de los casos “Indudablemente se cometieron excesos”.

El reconocimiento de la revista en medio de la elección del nuevo fiscal, sin embargo, definió la campaña presidencial del año 2014, y pudo haber posibilitado el incremento de los cultivos de cocaína en Colombia entre el periodo 2012 al 2016, lo cual si tiene implicaciones directas sobre las finanzas del terrorismo y el narcotráfico en el país, y podría ser el verdadero detonante de organizaciones criminales como las FARC, las BACRIM y el ELN, que en la última semana, no solamente han cometido numerosos atentados, sino que han asesinado en diversas regiones del país a efectivos de la policía y el ejército nacional.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual



Loading...