Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Terremoto político en Colombia si Santos viola la voluntad ciudadana del NO, la decisión de la Corte y el fallo del Consejo de Estado

La situación se asemeja a la reciente constituyente de Nicolás Maduro, que a pesar de ser ilegal, continuó en contra de la voluntad ciudadana y las leyes de la Asamblea de Venezuela. En el caso de Santos sucedió exactamente igual, con el agravante de que no solamente se está saltando los resultados del Plebiscito, rechazado mayoritariamente por la población, sino que adicionalmente está violando el concepto de la Corte Constitucional que insiste en el carácter vinculante de los resultados, y ahora, la decisión del Consejo de Estado en anular el concepto de la Magistrada que no estaba autorizada ni tenia las competencias para imponer medidas cautelares sobre el resultado.

Hace pocas horas, una decisión del Consejo de Estado anulando la sentencia de una magistrada, en el sentido de que los resultados del plebiscito no eran legales, ha causado un terremoto político sin precedentes, debido a que a partir de la sentencia de la magistrada, Santos se había ilegítimamente justificado para violar los resultados del plebiscito.

La situación configura una ecuación que pone en problemas al “Premio Nobel de Paz Juan Manuel Santos” y al grupo narcotraficante FARC, al poner de relieve que los resultados del plebiscito, ganados por el NO, obligan al presidente a rechazar los acuerdos firmados en la Habana, tal y como lo estipuló la Corte Constitucional en su comunicado número 30 del 18 de Julio del 2016, donde radicó que:

La corte avaló la constitucionalidad de la regulación estatutaria del plebiscito para la refrendación del acuerdo final dirigido a la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera. Precisó que el plebiscito tiene carácter vinculante respecto del presidente de la república y que ese acuerdo es una decisión política que no implica la incorporación de un texto normativo al ordenamiento jurídico. Al mismo tiempo, fijó el alcance de la participación de los servidores públicos en las campañas en torno a este plebiscito y la forma en que se garantizará a todos los ciudadanos, la publicidad e información en relación con el acuerdo final.

Este concepto de la Corte, obligaba por ende a Juan Manuel Santos a ceñirse a la decisión tomada por la ciudadanía en el “plebiscito del 13%”, que a pesar de haber contenido una fracción del censo electoral, fue perdido por el presidente.

Si Santos viola la voluntad ciudadana, la decisión de la Corte y el fallo del Consejo de Estado, se vuelve técnicamente otro Nicolás Maduro

La reacción del presidente Santos de rechazar adicionalmente el fallo del Consejo de Estado, lo convierte fácticamente en un dictador, violando consecutivamente la decisión de naturaleza vinculante del plebiscito emitida por la Corte Constitucional, el rechazo de los ciudadanos a los acuerdos Santos-FARC del plebiscito, y el fallo del Consejo de Estado.

El hecho de que el Consejo de Estado halla archivado la demanda contra el plebiscito, significa automáticamente que los resultados del mismo son legítimos, y como lo estipula la Corte Constitucional y la Constitución Política de Colombia, Juan Manuel Santos está obligado a acatar el fallo de la voluntad popular.

Textualmente, la ponencia aconsejada por Carlos Enrique Moreno, evidencia que la magistrada Lucy Bermúdez tenía competencia para las medidas cautelares que emitió en diciembre pasado, pero no para admitir la demanda que pretendía la nulidad de las actas que declaró el "No" como ganador del plebiscito. Por este motivo, su decisión en lo que respecta a los resultados del plebiscito, no solamente carece de ningún sustento legal, sino que se emitió violando sus propios impedimentos en la materia, lo que la magistrada ignoró o intencionalmente violó.

Ante los hechos, sin embargo, el presidente de la Republica  Juan Manuel Santos tomó la decisión de presentar la sentencia ilegitima de la magistrada como un concepto contra los ciudadanos que votaron por el NO , tratando de hacerse pasar por victima en los escenarios y foros internacionales.

La situación se asemeja a la reciente constituyente de Nicolás Maduro, que a pesar de ser ilegal, continuó en contra de la voluntad ciudadana y las leyes de la Asamblea de Venezuela. En el caso de Santos sucedió exactamente igual, con el agravante de que no solamente se está saltando los resultados del Plebiscito, rechazado mayoritariamente por la población, sino que adicionalmente está violando el concepto de la Corte Constitucional que insiste en el carácter vinculante de los resultados, y ahora, la decisión del Consejo de Estado en anular el concepto de la Magistrada que no estaba autorizada ni tenia las competencias para imponer medidas cautelares sobre el resultado.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Nuestros anunciantes