Gustavo Petro, el M19, y Escobar, los padres del terrorismo urbano moderno y la inspiración de las Marchas criminales de Bogotá

Con el paso del tiempo, los antiguos socios de Pablo Escobar, convertidos en 1991 en seudo activistas políticos, comenzaron a colonizar los espacios de poder electoral del país, entendiendo el valor estratégico de las ciudades.

Los numerosos y sistemáticos desmanes protagonizados el día de ayer por miles de encapuchados por las calles de Bogotá paralizando el tráfico, destruyendo la propiedad privada y atacando con poder letal a la policía nacional, demuestra que el adoctrinamiento terroristas y comunista de las Universidades Publicas colombianas ha llegado a un punto de no retorno.

En concreto, la mayoría de las personas que salieron a provocar desmanes y agresiones a la policía, son un subproducto ideológico de dos actores fundamentales, el profesorado de izquierda radical que abunda en las instituciones públicas del país, y el activismo radical del ex terrorista Gustavo Petro, que junto con el M19, fundaron el terrorismo moderno en asocio con el Cartel de Medellín de Pablo Escobar.

Como se sabe, desde sus principio, Petro perteneció a la plana mayor de la organización terrorista M19, que financiada por el narcotráfico del Cartel de Medellín, elevó su estatus terrorista a la categoría de insurgencia contra estatal, tomando en su más conocida acción subversiva la responsabilidad del holocausto del Palacio de Justicia. Con ocasión de las imputaciones jurídicas que la plana mayor del M19, incluido Petro recibieron para la época, fueron precisamente los procesos de indulto los que permitieron que muchos antiguos terroristas del M19, continuaran sus cercanas conexiones con el Cartel de Medellín, mientras posaban en la legalidad de ciudadanos comunes y corrientes.

Con el paso del tiempo, los antiguos socios de Pablo Escobar, convertidos en 1991 en seudo activistas políticos, comenzaron a colonizar los espacios de poder electoral del país, ignorando cualquier otra actividad productiva dentro del sector privado, y reformando la izquierda radical de Colombia que daría lugar al crecimiento acelerado de las FARC y el ELN.

Lo que queda claro del acontecimiento, es que el M19 y su escalada de masivos secuestros para la fecha de su mayor dominio terrorista, así como sus alianzas financieras y logísticas con Pablo Escobar, dispararon a la figura de Gustavo Petro como el nuevo activista de la insubordinación para legal, posando como político mientras activaba nuevas celular subversivas en instituciones públicas como la Universidad Nacional de Bogotá, la Pedagógica y la Universidad de Antioquia, entre muchas otras.

El Informe del Centro Nacional de Menoría Histórica “Una Sociedad Secuestrada”, detalla el alcance delincuencial del grupo terrorista M19, del que el candidato hizo parte de la plana mayor. En consecuencia, el informe plantea con detalle, la industria del secuestro del paramilitarismo, el Cartel de Medellín, el M19, las FARC y el ELN, ubicando por encima de todos en su periodo de existencia, al grupo ilegal M19, con una suma que asciende a un total estimado de 557 secuestros, solo en el periodo de 1973 a 1988.

Textualmente, el pico de la actividad extorsiva del grupo terrorista M19, tuvo lugar entre los años de 1980 a 1985, destacándose entre las victimas el excandidato presidencial del Partido Conservador Álvaro Gómez Hurtado.

Por estos motivos, con el paso de los meses recientes, cada vez más se encuentra evidencia en las actividades de activismo radical la bandera del grupo secuestrador y terrorista M19, inspirado en la figura del “exterrorista” Petro, quien a diferencia de Pablo Escobar, pudo dar un salto a la legalidad mientras que Pablo Escobar fue capturado por la policía.

 

Como si fuera poco, uno de los principales exponentes doctrinarios del Nuevo M19, es el asesino dado de baja Jaime Bateman Cayón, junto con Petro uno de los más reconocidos sanguinarios de la organización secuestradora, que en videos de terroristas que son protegidos en las instituciones públicas es rememorado públicamente.

En concreto, los desmanes protagonizados en el país, tienen un lugar común que se inspira en Pablo Escobar, Gustavo Petro y el M19, todos ellos padres del terrorismo urbano Moderno, que catapultaron acciones subversivas en las ciudades por encima de las FARC, el ELN, el Paramilitarismo y el EPL. Por este motivo, las acciones contra estatales evidenciadas en las manifestaciones anárquicas de la tarde y la noche de ayer, no representan más que un indicador biográfico del terrorismo urbano moderno colombiano, donde los principales cerebros han sido Gustavo Petro, hoy activando las nuevas células desde la legalidad, el Cartel de Medellín, que financió la primera toma urbana masiva, y el grupo secuestrador M19.

Nuestros anunciantes



Loading...
Imagen de Sofía Gaviria Correa
Sofía Gaviria Correa
Imagen de Abelardo De La Espriella
Abelardo De La Espriella
Imagen de Jaime Arturo Restrepo Restrepo
Jaime Arturo Restrepo Restrepo