FARC y Clan Usuga han desplazado más de 570 personas en Antioquia en el último mes - ONU

En medio de las ocupaciones de Presidencia de la República, la organización Española Médicos sin Fronteras ha tenido que prestar la asistencia humanitaria improvisada.

Los conflictos por control de rutas de cocaína y territorio entre las organizaciones terroristas FARC y el Clan Usuga, han dejado desde el 10 de Enero del presente año un número aproximado de 570 personas – 193 familias- desplazadas en el municipio de El Bagre – Antioquia. Las dos organizaciones narcotraficantes durante los últimos meses han intensificado sus operaciones con el ánimo de hacerse con la posesión de salidas de cocaína y zonas de cultivo fronterizas con el Bolivar y Córdoba.

En la actualidad, el gobierno nacional lleva a cabo conversaciones con solo una de estas dos organizaciones narcotraficantes, mas exactamente las FARC, lo que le ha permitido a esta intensificar sus operaciones logísticas contra el otro grupo narcotraficante identificado como el “Clan Usuga”.

La información ha sido originalmente denunciada por el observatorio para los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas con sede en Colombia desde el pasado 4 de Enero sin que hasta el momento ni los medios de comunicación, ni Presidencia de la República atiendan a la emergencia humanitaria de los pobladores que ante el asedio han tenido que dejar sus pertenencias en  las veredas La Llana, Moqui, La Primavera, El Coral, El Oso y El Castillo.

Según los detalles del informe, Las personas en situación de desplazamiento continúan albergadas en casa de amigos y familiares y el centro del adulto mayor “Centro Día”, mientras que para la fecha en que se intensificaron las acciones de los dos grupos narcotraficantes el presidente de la república se encontraba en Washington con una delegación de más de 250 personas.

En detalle, desde el 10 de enero del presente año, la intensificación de los “ataques contra la población civil como amenazas, homicidios selectivos, retención de personas y desapariciones, presentados desde el 27 de noviembre de 2015, agravados por los recientes combates entre las FARC-EP y el Clan Úsuga por el control territorial”. Con ello, la situación de violencia y empoderamiento de las dos organizaciones narcotraficantes se recrudece, mientras que el gobierno nacional ignora la dimensión humanitaria y de orden público colombiano en medio de sus viajes.

En medio de las ocupaciones de Presidencia de la República, la organización Española Médicos sin Fronteras ha tenido que prestar la asistencia humanitaria improvisada. En concreto, ha puesto a disposición de los habitantes desplazados un “equipo de emergencias (médico, dos psicólogos y un logista) realizó atención en salud mental entre el 23 al 26 de enero, la unidad móvil del ICBF realizó atención psicosocial a 104 menores de edad, entregó complemento alimenticio (bienestarina), e hizo remisiones de dos menores al centro nutricional; la OIM también atendió a 20 personas en el componente psicosocial”. Hasta la fecha, luego de su viaje a los Estados Unidos, el presidente Juan Manuel Santos sigue sin pronunciarse frente al grave tema de orden público que aqueja a los compatriotas de la zona. Se desconocen sus razones. 

Ver informe completo acá:

http://www.elnodo.co/archivos/...

Déjenos su opinión o inscribase a nuestro Newsletter mensual



Loading...