Lo que hizo posible la libertad fue la gradual evolución de la disciplina de la civilización que es al mismo tiempo la disciplina de la libertad.
Friedrich Hayek

Síguenos en FACEBOOK El Nodo Facebook Y TWITTER El Nodo Twitter

Los $190 millones de Pesos en 12 puestos de "Vajillas por la Paz" de Santos

En total habrían sido 110 las vajillas por las cuales el gobierno pagó la millonaria suma que ha resultado escandalosa para algunas personas que han criticado el hecho, como un gasto innecesario para el país, sobre todo en momentos que el mismo gobierno anuncia medidas para contrarrestar un déficit fiscal. En términos generales, el gobierno pagaría la suma el gobierno habría destinado $192 millones de pesos para la “elaboración e impresión del diseño especial ‘Hilo de la paz’ de vajillas de 12 puestos para obsequios protocolarios del señor Presidente de la República y la XXV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno”.

Según el CTO 132-16 celebrado entre el Departamento Administrativo de la Presidencia de la República, el Fondo Rotatorio del Ministerio de Relaciones Exteriores y Locería Colombiana S.A.S, el gobierno habría destinado $192 millones de pesos para la “elaboración e impresión del diseño especial ‘Hilo de la paz’ de vajillas de 12 puestos para obsequios protocolarios del señor Presidente de la República y la XXV Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno”.

En total habrían sido 110 las vajillas por las cuales el gobierno pagó la millonaria suma que ha resultado escandalosa para algunas personas que han criticado el hecho, como un gasto innecesario para el país, sobre todo en momentos que el mismo gobierno anuncia medidas para contrarrestar un déficit fiscal.

Adicionalmente, este contrato, que se habría celebrado en el mes de octubre de este año, contó con un plazo máximo de 5 días para dicha elaboración del “Hilo de la paz” a este número de vajillas solicitadas.

Sin embargo, esta no sería la primera vez que se conoce un escándalo relacionado con celebración de contratos por parte del gobierno para cumplir actos diplomáticos y protocolarios. Lo que sorprende es que lo hecho se ha presentado en momentos de caída en la economía colombiana.

Quizás uno de los polémicos contratos que más recuerdan los colombianos en los últimos meses es el cuestionado caso de las almendras; un contrato en el que el Gobierno de Juan Manuel Santos pagó más de $15 millones de pesos por 40 cajas de almendras que, según funcionarios de la Casa de Nariño, serían dispuestas para ofrecerlas como detalles a delegaciones diplomáticas que asistieran al palacio presidencial. No obstante, algunas de esas almendras habrían sido destinadas para cumplir con otro tipo de actos o favores, como fue el caso denunciado por la periodista Vicky Dávila, previo a la salida de La FM.

Sobre la cifra de los $15 millones de pesos que para el gobierno fue insignificante, se desató una gran polémica por parte de personas que consideraron un gasto de dinero innecesario en un país en el que siguen muriendo niños por desnutrición y en el que, para un ciudadano promedio, este podría ser el valor inicial de una casa, un vehículo, y también, la suma que en muchos años de trabajo lograría conseguir.

También, en época que el gobierno ha hecho el anuncio de la “Austeridad inteligente”, mecanismo que consistiría en reducir los gastos de administración de las entidades del Estado, no han dejado de ser emblemáticos los gastos de 600 millones de pesos en las cortinas de la Casa de Nariño, los 1.700 millones en la página web para temas de paz; incluso, los 2,3 billones de pesos en temas de publicidad que mostró un informe de la Contraloría en el 2014.

Ahora, el tema de las vajillas no sería ajeno a las anteriores menciones, sobre todo teniendo en cuenta la desigualdad de un país como Colombia, en el que todavía se manejan cifras de pobreza general de un 10,3 por ciento, según el DANE. Además, llama la atención una inversión en vajillas por casi $200 millones de pesos que para el gobierno resultarían insignificantes, mientras que para la mayoría de colombianos ese valor ayudaría a la contribución para reducir el hambre, la desnutrición, entre otros problemas económicos y sociales del país; Incluso, a tapar el hueco fiscal que atraviesa la nación, y por el cual subirían los impuestos a los colombianos en la ya presentada Reforma Tributaria Estructural.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual.

Nuestros anunciantes