Hasta 5 agentes de gobierno del candidato presidente Santos, podrían haber infiltrado campaña de candidato opositor Zuluaga en 2014

Con la recopilación de las pruebas que medios de comunicación como la Revista Semana habría colectado en los últimos meses, surgen preguntas sobre las actuaciones del entonces fiscal Eduardo Montealegre, debido a que él, o miembros de la fiscalía conocían de la infiltración de la campaña presidencial del candidato opositor en medio del proceso electoral.

Según la publicación de la propia revista Semana "Caso hacker: Fiscalía acusa a militares y policías detenidos",  se trataría de Wilson Leonardo Torres, funcionario de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), el cabo del ejército Carlos Alberto Betancur, el cabo Luis Humberto Moreno Montes,  Andrés Sepúlveda (informático e informante de nivel medio) y Daniel Bajaña Barragán, quien habría trabajado para la Fiscalía de Cali y que según información publicada originalmente por la revista Semana, se encargó de interceptar las comunicaciones del ex vicepresidente Francisco Santos, y que al negarse a continuar, generó la presión del contratista español Rafael Revert, lo que dió lugar a las denuncias que estallaron el escándalo en Colombia. 

Según la propia revista Semana, en total se hablaría de al menos 5 funcionarios adscritos o colaboradores del Departamento Nacional de Inteligencia, adscrito al Ministerio de Defensa del gobierno Juan Manuel Santos, quien a su vez fue anterior Ministro de Defensa Nacional. Con la información, se podría pensar que el escándalo del informático e informante de inteligencia Andrés Sepúlveda, pudo haber sido creado desde las instituciones para ganar las elecciones presidenciales de Colombia del año 2014. Adicionalmente, ante el hecho surge la pregunta de si el saliente fiscal habría contado con conocimiento, debido a que segun la información del reportaje, habrían habido funcionarios adscritos al ente, y durante las últimas semanas, han surgido criticas en torno a si Eduardo Montealegre utilizó o no la justicia para perseguir a la oposición. Según el reportaje de la Revista, que no fué publicitado en medios de comunicación, "El proceso se inició en agosto del 2014, cuando la Fiscalía capturó al patrullero de la Sijin de la Policía Ignacio David Parra Amín, señalado de venderle a Sepúlveda información secreta. Hasta entonces, se convertía en el primer miembro de la fuerza pública aprehendido por el escándalo".

Adicionalmente, se conocería que tanto Francisco Santos ex vicepresidente de Colombia, como el  asesor de Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos (hoy probablemente tramitando asilo en los Estados Unidos), habrían desconocido absolutamente el grado de infiltración de los departamentos de inteligencia del estado, y habrían actuado de buena fe al buscar presentar información de los propios agentes o colaboradores del estado a los medios en Colombia. En adición, los dos principales informáticos informantes de las agencias de seguridad Andrés Sepúlveda y Daniel Bajaña (quien había colaborado previamente con agentes de la fiscalía en Cali), no solamente habrían coordinado la interceptación de los correos electrónicos y las comunicaciones de Francisco Santos, como se detalló en una entrevista del 27 de Mayo de 2014, así, lo que se investiga es si fué ordenado o conocido por la propía fiscalía general sin que se les procesara o se le informara a la víctima. 

 

ESCANDALO HABRIA SALIDO A LA OPINION PUBLICA ANTE PRESION DE UNO DE LOS AGENTES PARA CONTINUAR INTERCEPTACIÓN A FRANCISCO SANTOS, Y TRABAJO COORDINADO DE LA FISCALIA GENERAL DE LA NACIÓN CON OTRO INFILTRADO SIN INFORMAR AL CANDIDATO DE OPOSICIÓN

Ante la presión que recibía Daniel Bajaña Barragán por parte de Rafael Revert, la tensión en el área de trabajo asignada por el entonces candidato a la presidencia se habría incrementado. El punto de disenso final entre Daniel Bajaña y Rafael Revert, habría sido la orden de interceptar los correos electrónicos personales e institucionales del ex vicepresidente Francisco Santos. A pesar de las tensiones, las comunicaciones de Francisco Santos fueron interceptadas, y la información puede haberse compartido con miembros de la Fiscalía, los agentes de la policía nacional y el Departamento Nacional de Inteligencia adscrito al Ministerio de Defensa Nacional. En entrevistas previas a su captura por la propia fiscalía, para la que trabajo previamente en Cali, Daniel Bajaña afirmó:

“La verdad, se interceptó, parte, de las comunicaciones de Pacho Santos, y desde ahí, viene donde viene mi renuncia…”

A lo afirmado públicamente, en medio de su búsqueda por la fiscalía general de República para aislarlo de los medios de comunicación, el informático ecuatoriano agregó:

“Esta el comando central, parte del Ministerio de Defensa… yo le dije a la Fiscalía, que estaban esas personas… y ahorita a Andrés (Sepúlveda) simplemente todo el mundo le ha dado la espalda”.  

Con esta declaración, se comprobaría que Andrés Sepúlveda, habría servido como chivo expiatorio, facilitando la asignación de responsabilidades de una red que dependía del Ministerio de Defensa Nacional del gobierno de Juan Manuel Santos Calderón, la policía nacional y la Fiscalía General de la Nación. Como se publicó por la propia revista Semana "Posteriormente, en octubre pasado, miembros del CTI capturaron a tres de las cuatro personas identificadas que estarían detrás de las ‘chuzadas’. Se trata de Carlos Alberto Betancur, alias ‘Bender’, quien es cabo del Ejército; Luis Humberto Moreno Montes, también cabo, y Wilson Leonardo Torres, funcionario de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI).".

En sendas comunicaciones filtradas recientemente por la fiscalía, se revelan adicionalmente los correos electrónicos entre Daniel Bajaña y agentes de inteligencia del gobierno de Juan Manuel Santos, en los que se nombra al "presidente", lo que puede sugerir el conocimiento del entonces mandatario de la infiltración de las agencias de inteligencia del estado a la campaña.

La información dada por las propias agencias a los infiltrados, llamó la atención del entonces asesor Luis Alfonso Hoyos, ex embajador de Colombia ante la OEA, para que personalmente se dirigiera a medios de comunicación como Caracol y RCN en la ciudad de Bogotá. [pullquote] Ante la complicidad de los principales medios de comunicación, y las tensiones al interior de la campaña, el propio español Rafael Revert presento la grabación de algunos de los hechos a la fiscalía, lo que habría dado lugar a intervenir la campaña del candidato Oscar Iván Zuluaga una semana antes de las elecciones de Colombia, en medio de su mayor popularidad en comparación con Juan Manuel Santos Calderón. [/pullquote]

Al respecto, las comunicaciones de Bajaña con agentes del estado, revelan la coordinación del gobierno nacional para conocer las actividades dentro de la campaña de Zuluaga en detalle. En uno de los apartados de sus correos, Bajaña le escribe a un mayor de la policía nacional adscrito al Departamento de Inteligencia:

“Mi mayo (sic) no se olvide mi mochilita, y para que coordinemos (sic) con el presidente, mi mayo, porque Santos lo va a enjuiciar, yo puedo lanzarle una bomba a Santos, mi mayor, necesitamos pelear juntos o nos darán con todo, dígale eso al presidente…”

Según la información de la propia fiscalía, que no fue hecha pública por el saliente fiscal Eduardo Montealegre, adicionalmente el informático ecuatoriano le comenta al funcionario de la policía en detalle cómo se llevó en coordinación con Sepúlveda la interceptación de la campaña de Oscar Iván Zuluaga, accediendo ilegalmente a los datos del exvicepresidente Francisco Santos, y facilitando la información a presidencia. En concreto, en los correos Bajaña añade:

“acabo de robarle las bases de datos a Santos (Francisco). (…) ya me entré a todo, estoy quitándoles todo ya no existe Pacho Santos (…) tengo ya del proceso de paz que tiene que hacer santos allí estoy robando subcionando 5000 mil docs estratégicos de pancho hasta el fuera de las bases de datos”.

En adición a los correos entre Bajaña y miembros del Departamento Nacional de Inteligencia adscrito al Ministerio de Defensa, se añadieron al expediente la pruebas de las conversaciones vía WhatsAPP establecidas entre Andrés Sepúlveda y Bajaña, en la que detallan como habría coordinado entre los dos el acceso a las comunicaciones de Francisco Santos, lo que adicionalmente favorecía las demandas del gobierno nacional a través de la fiscalía general de la nación, para la que Bajaña había trabajado anteriormente en Cali. Adicionalmente, el 31 de Marzo de este año, como lo publicó el periódico el Espectador, un Juez archivó el proceso al 'hacker' ecuatoriano por interceptaciones a los negociadores del proceso de paz. Según el informe "En el fallo emitido el pasado 3 de septiembre el juez de conocimiento ordenó que después de cumplir su pena el ciudadano ecuatoriano sea expulsado de Colombia". Como había previamente afirmado, "En su declaración ante los fiscales el procesado aseguró que se negó a participar en dichas actividades ilegales, reconociendo que renunció al trabajo cuando se le hizo la propuesta. ".

A pesar de las pruebas durante los meses previos a conocerse de las actividades ilegales coordinadas entre el Departamento Nacional de Inteligencia -adscrito al Ministerio de Defensa Nacional-, agentes encubiertos de la policía nacional, y miembros e informantes de la fiscalía; el fiscal de entonces, Eduardo Montealegre, no informó al entonces candidato presidencial, ni advirtió, ni detuvo legalmente los procesos encubiertos de interceptación de comunicaciones de Francisco Santos, ex vicepresidente de Colombia. Al contrario, agentes de la fiscalía, habrían tenido conocimiento y coordinado la interceptación de comunicaciones del exvicepresidente y jefe de debate de Zuluaga, esperando el momento electoral para junto con la fiscalía, proceder a presentar el acuerdo entre los agentes como un caso delictual del entonces candidato de la oposición, Oscar Iván Zuluaga, quien no solo desconocía que agentes del estado lo tenían infiltrado, sino que en todas las declaraciones de los agentes e informáticos del estado, es absuelto como víctima.

 

 

En las últimas semanas, el periodo del entonces fiscal Eduardo Montealegre habría terminado. Con la recopilación de las pruebas que jueces independientes de la propia fiscalía habría ordenado recolectar, surgen dudas acerac de si conocía o no la actividades de los funcionarios capturados, coordinada entre al menos 5 agentes o informantes, entre los que se cuentan según el registro de la propia revista Semana;  Wilson Leonardo Torres, funcionario de la Dirección Nacional de Inteligencia (DNI), el cabo del ejército Carlos Alberto Betancur, el cabo Luis Humberto Moreno Montes,  Andrés Sepúlveda (informático e informante de nivel medio) y Daniel Bajaña Barragán, quien trabajó para la Fiscalía de Cali y a quien se encargó interceptar las comunicaciones del Jefe de Debate de Zuluaga.

Déjenos su opinión o inscríbase a nuestro Newsletter mensual



Loading...
Imagen de Ariel Peña
Ariel Peña
Imagen de Rafael Nieto Loaiza
Rafael Nieto Loaiza
Imagen de Olavo de Carvalho
Olavo de Carvalho
Imagen de Jhon Jairo Armesto Tren
Jhon Jairo Armesto Tren
Imagen de Abelardo De La Espriella
Abelardo De La Espriella