Paloma Valencia: la fuerza de las ideas

Por: Jhon Jairo Armesto @armesto1989

Los tiempos actuales son los de la nueva realidad donde se necesitan conocimientos gerenciales humanísticos, capacidad de liderazgo y promoción de la concordia nacional y de paso dignificar (y si se quiere recuperar) la identidad de las diferentes vertientes de la centro derecha y derechas colombianas -dentro y fuera del uribismo y del Partido Centro Democrático-. Necesitamos por que continúe la existencia de la moderna República de Colombia y su democracia liberal el triunfo de un gobierno gerencial,  inteligente, conciliador y femenino.

“Los individuos civilizados no son producto de una civilización, sino su causa”

“La sociedad que no disciplina acciones y gestos renuncia a la estética social”

“Los pomposos acusadores públicos suelen ser meramente defensores de crímenes clandestinos”

Nicolás Gómez Dávila, filósofo y políglota colombiano cofundador de la Universidad de los Andes (Cajicá, Cundinamarca 1913-Bogotá D.C. 1994)

 CLARIDADES

El siguiente contenido no es un viraje ideológico o axiológico -ya que el ex rector de la Universidad de los Andes Alejandro Gaviria ha impuesto el discurso intelectual como forma de hacer política en un país que odia la cultura ahora más que nunca- en mi abierta posición de realizar un ejercicio más que de oposición, de resistencia y combate democrático durante siete años a las fuerzas corruptas hermanadas en la política de la centro derecha o derechas colombianas a todos los niveles jerárquicos. Quienes me conocen saben que desde esa época hasta el inventario de las dichosas protestas de mayo -y lo que está por venir en el momento de redacción de esta columna- solo he acumulado como la canción ¡Ay qué calor!  del grupo Luna Verde  de los noventa: dolores, penas y deudas.

Y de eso saben bastante mis pocos amigos cercanos, mi núcleo familiar y hasta la redacción de El Nodo Colombia y recientemente en off the record la emisora Tropirumba FM donde se intenta ser la voz del análisis político, ya que fue exorcizada una de las estaciones virtuales más exitosas del país del veneno de elementos que aparte de destilar sectarismo y odio contra la democracia y la defensa del orden y la justicia, eran antiéticos en su forma de trabajo. No debe existir egolatría frente al profesionalismo, pero si debe existir orgullo cuando se es un elemento de cambio positivo en una sociedad, una empresa, una entidad, un colegio, una universidad, un grupo; incluso si se entra después de un proceso radical y doloroso.

Palabras más, palabras menos. Si creen que me volví duquista por las siguientes líneas -y que no voy a llegar hasta las últimas consecuencias para combatir ahora y después del Gobierno sus corrupciones administrativas y políticas- o que voy a ser otra vez un fanático religioso de los postulados maoístas construidos por la interpretación liberal radical izquierdista que montó el mito uribista…pues se equivocan…y mucho…

¿POR QUÉ PALOMA VALENCIA ES LA MEJOR OPCIÓN PARA LA CANDIDATURA INTERNA DEL PARTIDO DE GOBIERNO?

Sencillo: porque es la única persona que puede dirimir las discusiones bizantinas entre las más de cincuenta interpretaciones del espectro político -consecuencias de la desinformación y esquemas desactualizados de enseñanza de las ciencias políticas- dentro del uribismo, el Partido de Gobierno y las derechas colombianas frente a las soluciones reales que necesita el país en la Nueva Realidad. Sus proyectos de Ley que son realidades que benefician el emprendimiento, las comunidades campesinas y la defensa del patrimonio cultural regional son ejemplos reales y concretos de esa capacidad gerencial que si se puede tener desde el Legislativo cuando se tiene claridad, coherencia y ética de trabajo.

Representar una tradición con la innovación juvenil y de los tiempos actuales desde la voz de las mujeres y la cultura, cuyas complejidades y formas de comprender y entender el mundo pueden chocar con los prejuicios y preconceptos de estructuras sociales, culturales e institucionales que hacen que el status quo actual de corrupción y barreras para el acceso a oportunidades, el funcionamiento real del Estado en pos de la ciudadanía que terminan creando un clima artificial de polarización y de una psicología social de la violencia normalizada primero en el lenguaje, relaciones humanas basadas en el choque estético y verbal llegando hasta la violencia sin control urbana combinada con terrorismo político como la actual Colombia desde 2019, donde la criminalidad cogobierna el país (sin saberse si de la misma manera en que se hizo el pacto de élites para burlar los resultados del plebiscito de 2016).

El uribismo tiene en escoger bien su candidato oficial dentro del Partido de Gobierno para rescatar o al menos cumplir parcialmente su función y dejar de ser, en términos del gran Orlando Fals Borda una estafa social como entidad política. Ni extremismos, ni viejas figuras que perdieron ya su oportunidad en el tren de la política, ni aventuras de corte populista imitador de los izquierdismos más decadentes -como los que tienen tomado la mayoría de gobiernos locales de Bogotá gracias a los contubernios de los ediles verdes y amarillos-. Colombia necesita seriedad, y la derecha política también.

Por esa razón,  desde aquí hago la invitación a todo el quiera y pueda, ya sea recuperar su calidad de militante del Partido de Gobierno o inscribirse, para recuperar de una vez la propiedad de los colombianos del paso de Álvaro Uribe por la historia reciente del país y el apoyo definitivo de las bases conservadoras, cristianas católicas y protestantes, raizales campesinas, minorías étnicas, clases medias y bajas, emprendedores jóvenes y todos aquellos que ayudamos a construir un legado. Colombia es de los colombianos y no de los corruptos, narco ni terroristas; de la misma manera el Partido Centro Democrático es de sus fundadores y los colombianos que quieren conservar el sistema democrático del país, no de los burócratas, ni de los grupetos, ni de los influencers y muchísimo menos de los nuevos mesías del uribismo sin Uribe -eso incluye al duquismo-.

Por una Colombia democrática, innovadora y con oportunidades, Paloma Valencia Laserna Presidenta.

Twitter

@armesto1989 @Cuarto2021

Instagram

@armesto2018

Abstract
Representar una tradición con la innovación juvenil y de los tiempos actuales desde la voz de las mujeres y la cultura, cuyas complejidades y formas de comprender y entender el mundo pueden chocar con los prejuicios y preconceptos de estructuras sociales