El paquete chileno de la paz

Primero que todo definamos que es un paquete chileno; en el argot popular que hace referencia a la estupidez, y llamándolo bien inocencia; un paquete chileno es un engaño, una trampa o una mentira que nos hacen asumir o creer con base en fundamentos incoherentes y engañosos que hasta el más bobo detectaría.

Hemos experimentado hasta el cansancio que solo cuando carecemos de algo, debemos buscar la manera de conseguirlo y a  Colombia le sobraba  dominio sobre las FARC razón por la cual no había necesidad de negociar una supuesta paz con asesinos que hacia rato y desde el gobierno anterior  estaban fuera de circulación, pero como estamos en el país del sagrado corazón dónde la gente entrega el número de su tarjeta de crédito por teléfono, era normal que salieran corriendo en chancletas a votar por una paz fantasmagórica que no ha existido ni en Disney, pero gracias a esos votantes, una farándula y medios enmermelados, un presidente inescrupuloso se llenó de valor para seguir ejecutando su ardid.

Todo fríamente calculado

Solo a una mente perversa y corrupta se le pudo ocurrir que nuestro país necesitaba arrodillar a sus habitantes ante el grupo terrorista que más nos flageló y aterrorizó, solo para presumir que la paz verdadera había llegado cuando,  ya teníamos libertad de locomoción, había emprendimiento sin persecución, crecimiento empresarial, crecimiento turístico y económico…  

Solo a una mente torcida e incoherente se le pudo ocurrir poner a todo un país a cambiar todos estos beneficios ya nombrados, por una paz que consistió en darle representación política a asesinos y violadores,  además de atiborrarlos de premios judiciales  inventándoles una jurisdicción que lesiona la dignidad e irrespeta víctimas y encima, les otorga vías mediáticas para que puedan volver a ser mencionados, pretendiendo que al punto de hoy  ser considerados como héroes que merecen ser premiados por haber hecho de Colombia un cementerio y haber cometido todos los delitos que tanto disfrutaron ejecutando.

  Hasta dónde puede llegar un pensamiento maquiavélico y una moral dañina, con tal de garantizarse a sí mismo un beneficio que no puede obtener el resto de mortales en el planeta, porque solo el 000. 1% de la población mundial tiene acceso a un cargo político de gran envergadura y el creador del tratado de “guerra” de la Habana en 2016 debía hacer uso de su posición a como diera lugar.

Una paz precursora de guerra

El gestor de las vacaciones remuneradas de una sarta de asesinos, no fue bobo, él sabía que tras realizar lo que llamaba acuerdo de paz disfrazado de fin de la guerra en Colombia, traería más ventajas y beneficios personales  para el resto de su trayectoria, qué consecuencias negativas y la judicialización por violar el derecho a la democracia de más de 6.5 millones de colombianos, pudimos ver tanta seguridad en él, que jamás temió ser perseguido penal y constitucionalmente por sus actos, entonces calculemos cuántas ganancias, políticas y económicas trae un premio Nobel.

Tras los acuerdos de paz de la habana a la fecha de hoy, se puede afirmar con certeza que:

1. 4000 milicianos de las FARC retomaron las armas.

2. Ilusionaron a los sedientos de paz con la entrega por parte de las FARC, de la totalidad de su presupuesto para guerra  pero salieron con tan solo 42 millones de pesos, para “ reparar víctimas” (riamos o lloremos).

3. El inventario total de las Farc  según las investigaciones de la JEP  son solo 980 millones de pesos y en realidad es tan basto que ha sido incalculable.

4. La Oficina de Política Nacional de Control de Drogas ONDCP de Estados Unidos, señaló que Colombia desde los tratados de la Habana a este momento ha tenido un aumento del 16% en los cultivos de coca.

5. El país registró 245.000 hectáreas de cultivos de coca el año pasado, frente a las 212.000 hectáreas de 2019 pero no nos ilusionemos , la capacidad de producción de coca por Hectárea casi que se duplicó y el porcentaje tiene a crecer más aún.

6. Han aparecido unas 10 conformaciones nuevas (sin tener en cuenta las no declaradas) de milicias al margen de la ley.

7. Inflación económica  y degradación de la fuerza pública; en resumidas cuentas estamos igual o peor que en el año 2000 pues por lo menos en esa época el mono Jojoy y Raúl reyes estaban como ratas  escondidas en el monte y no en el congreso… todo lo anterior entre muchos otros.

Habíamos votado que no, porque sabíamos que justo esto que estamos viviendo iba a pasar pero acá estamos con los derechos hechos trizas y el país licuado por una pandemia y una sonada terrorista perpetrada por los grupos de oposición, todo gracias a las vías que abrió para la delincuencia el “presidente de la paz”.

Actuaciones delictivas que merecen penalidad

Un concurso de conductas punibles cometidas por un “jefe” de estado, bien camufladas, que al sol de hoy merecerían ser investigadas y juzgadas; pero en el arte del engaño y el delinquir un buen hampón desvía culpas a otros.

Un premio Nobel que pone en duda la transparencia y la solidez de una organización internacional que a la vez nos aterriza y nos hace entender que el mundo es tan pequeño y tan vulnerable…

El peso de la verdad y la ley del karma tendrán que hacer su respectivo trabajo, aunque lo ideal sería que lo hagan en un momento en que podamos verlo quiénes hemos sido afectados, mientras tanto conformémonos con el hecho real, de que somos los dueños de la verdad y tuvimos la razón, la teníamos tan clara que justo lo que temíamos es que está sucediendo,  porque la lógica criminal no se equivoca y un paquete chileno es uno mas, de los mecanismos que solo usan los delincuentes; que nos corra el fresco de que hoy día más de la mitad de los amantes de la paz de aquel presidente duermen pensando cada noche: ¡no debí hacer eso!.

Abstract
Un concurso de conductas punibles cometidas por un “jefe” de estado, bien camufladas, que al sol de hoy merecerían ser investigadas y juzgadas; pero en el arte del engaño y el delinquir un buen hampón desvía culpas a otros.