Francia y Colombia: ¡hoy!

La diplomacia nacional ha tenido una fuerte agenda de política exterior, no solamente por la edición XXVI de la Cumbre Mundial de Cambio Climático en Glasgow, que tiene como finalidad impulsar medidas de mitigación a raíz del nuevo panorama derivado tanto de la pandemia del Covid-19 -con sus retos y enseñanzas- como de los desafíos existentes en el cumplimiento de los objetivos de Desarrollo Sostenibles mucho más allá del no tan lejano año 2030.

Cabe aclarar brevemente que la geopolítica es cada vez más integral y de incidencia local, y donde el cambio de mando en Estados Unidos – y de actitud ante los Acuerdos de París y Escazú- sin duda plantean un mejor ambiente en pro del multilateralismo, visión que Colombia ha apoyado de manera clara en sus posiciones y en la práctica de las políticas púbicas internas y externas, con diferencia de otros gobiernos de centro derecha y derecha de la región.

Con respecto a la reactivación económica y de su incondicional relación con la vacunación, de manera paralela la Vicepresidenta y Canciller adelantan tarea diplomática en Alemania donde se obtienen donaciones de vacunas para aplicar esquemas completos cercanas a las nueve millones de dosis; entre tanto el Presidente Duque llega a un convenio con el Gobierno Francés para el mismo fin, aunque todavía no se sabe cuánta será la cantidad aportada al sistema de salud colombiano.

Análogamente, la visita del ministro de salud a los laboratorios farmacéuticos franceses para planear el desarrollo de vacunas y medicamentos en nuestro país, como en generar inversiones de expansión comercial.

Dentro del futuro comercial y económico, se anuncia para los próximos 18 meses una financiación de 2 mil millones de pesos por parte del gremio Movimiento de Empresas Francesas -equivalente a la ANDI-, con el detalle de que Francia es un país con un sistema económico muy proteccionista de los intereses de las empresas locales, lo que obstaculiza el emprendimiento extranjero, pero facilita para los Estados con buen entendimiento con el gobierno francés un bloque sólido y confiable con un alto volumen de recursos garantizado.

En las prioridades de esta buena noticia, se destaca la innovación empresarial en sectores prioritarios del posconflicto como agroindustria sostenible, emprendimiento local, vinculación de victimas y reincorporados.

Y sí, esto puede sonar polémico tanto para los defensores de los Acuerdos de Paz con las FARC de 2016 como de sus críticos, pero más allá de las implicaciones políticas, la reactivación económica pendiente del país tiene que ver con una real productividad impulsada en los territorios y comunidades de posconflicto, verbi gracia, el país entero -Estado, sociedad y empresa- debe doblar esfuerzos para pertenecer de verdad a la sociedad de países en desarrollo.

Abstract
En las prioridades de esta buena noticia, se destaca la innovación empresarial en sectores prioritarios del posconflicto como agroindustria sostenible, emprendimiento local, vinculación de victimas y reincorporados.