Rodolfo Hernández ¿Presidente? La suma de todos los miedos

Esta primera columna de 2022 es una muestra de propósito de enmienda de los errores que todos los seres humanos podemos llegar a cometer en la vida. Hace algunos meses, casi exactamente un semestre mancillé las sagradas líneas de la batalla cultural de la derecha y sus medios invitando a votar por una persona que representa todo lo negativo en todos los aspectos de la sociedad colombiana, y que con el antecedente nefasto de la Presidencia de Iván Duque, está junto a Gustavo Petro encarnando la suma de todos los miedos, es decir la muerte jurídica, política y social de la República de Colombia moderna que conocemos hoy en día.

Al hombre vil no lo divierte sino lo que le dolería en pellejo propio”

“Al que yerra de buena voluntad se le imputan a la vez su buena voluntad y su error”

Hay que aprender a ser parcial sin ser injusto”

“No hay que esperar nada de nadie, ni desdeñar nada de nadie”

“Las sentencias, el día del Juicio, serán menos terminantes y enfáticas que las de cualquier periodista sobre cualquier tema”

“El hombre prefiere disculparse con la culpa ajena que con inocencia propia”

Nicolás Gómez Dávila, filósofo y políglota colombiano cofundador de la Universidad de los Andes (Cajicá, Cundinamarca 1913-Bogotá D.C. 1994)

¡MEA CULPA!

Quiero pedirle disculpas a la familia Ospina quienes dirigen y regentan LA LINTERNA AZUL bajo la tutela de doña Helena Baraya de Ospina, a EL NODO COLOMBIA, líder indiscutible de algo que le falta a muchos medios tanto masivos como independientes en nuestro país: gerencia y ética profesional (de eso podremos hablar en otro artículo), y a un gran medio de comunicación, el periódico CONCIENCIA, cuyo legado ético y periodístico de defensa de una visión soberanista y de integración, ha sabido ser un baluarte cultural de Boyacá y de América Latina. Y también a AL PONIENTE, líder indiscutible en calidad de periodismo político en Antioquia junto a MINUTO 30 (pese a que los diarios de opinión política muchas veces llegando a las fake news se volvieron una norma lamentable del auge del periodismo virtual paisa y del Eje Cafetero casi de una década).

Las disculpas las pido por haber utilizado estas páginas, pixeles y bits para hacer promoción a una farsa, a una mala persona, a la mejor fusión entre Alí Babá (con más de cuarenta ladrones, corruptos y homicidas en potencia), Cantinflas y una pésima copia diluida de Donald Trump y Jeffrei Epstein. Hablo de Rodolfo Hernández Suárez. Sé que esto, sumado a un montón de errores de todo tipo que he cometido desde 2015 merecería que me fueran cerradas las puertas de los medios y además el repudio de todos los lectores. Y si este mea culpa, hace que los directivos de dichos medios me retiran de su planilla, lo entendería totalmente.

UNA SOLA REFLEXIÓN

Una explicación más de por qué no votar por Rodolfo Hernández, se debe hacer es dos preguntas: si ese personaje representa realmente lo que somos los colombianos y si realmente es como una empresa constructora de vivienda de interés social –industria que salvo los conjuntos construidos por los jesuitas y los movimientos de izquierda- ha sido controlado por el Estado de manera directa hasta 1991 desde una óptica proteccionista y que tenía la cadena económica de dicha industria a la llegada de actores multinacionales y de grandes grupos de constructores y entidades financieras que se encargan, valga la redundancia, financian casi siempre sus proyectos.

En el segundo aspecto, que es el más importante para la reactivación económica, social y ambiental del país no solamente del COVID 19 sino del terrorismo, la corrupción e ineficiencia de los Estados, donde existen manejos mafiosos y la indiscutible influencia del narcotráfico y las mafias. ¿Puede ser transparente alguien que se ha enriquecido en un mercado donde en todo occidente hay un entramado oscuro como la construcción haber hecho su capital limpiamente?

Estamos preparando un informe que saldrá después de las elecciones legislativas de marzo sobre la verdad de Rodolfo Hernández, un informe que se está preparando con toda la dificultad, el riesgo y la pobreza características de lo que está lejano al clientelismo, la mentira y la cobardía.

Si Rodolfo Hernández llega a ser una posibilidad electoral real, nuestro país estará en el escenario de la película La suma de todos los miedos, donde la guerra fría, la amenaza nuclear y el extremismo ideológico neonazi van a llegar en un escenario de ficción a los Estados Unidos, y en la vida real a Colombia.

 

Abstract
Nuestro país estará en el escenario de la película La suma de todos los miedos, donde la guerra fría, la amenaza nuclear y el extremismo ideológico neonazi van a llegar en un escenario de ficción a los Estados Unidos, y en la vida real a Colombia.