Suba, una localidad en hechos y cuentas con Alcaldía Gerencial

Es verdad que estamos en un tiempo de retos en seguridad, salud pública, educación segura y en alternancia con calidad, se sabe que no es fácil, pero sin duda, será superada desde la nueva realidad que desde ya la localidad hoy asume.

Por: Mariano Martinez Ospina @MarianoMOspina

Siendo la segunda localidad que más aporta en generación de recursos para la ciudad y que cuenta con una riqueza natural, étnica, cultural y socio-económica que bajo la administración distrital de la Bogotá Cuidadora en medio de la coyuntura más difícil que ha afrontado en salud pública la humanidad en los últimos cien años, sigue adelante con sus compromisos ciudadanos de mejoramiento de la calidad de vida, reducción de la brecha entre clases sociales y reactivación no solamente económica sino social, cultural y ambiental de la comunidad local.

Lo anterior puede evidenciarse en el monto del valor del Plan Operativo Anual de Inversión-POAI para 2021 proyectado para el Plan de Desarrollo Local Un nuevo contrato social con igualdad de oportunidades para la inclusión social, productiva y política que asciende a los 75 mil 750 millones de pesos donde, a pesar que pueda sonar ya como una frase de cajón “se ejecutarán dos planes de desarrollo: el que votaron los ciudadanos en las elecciones y enfrentar la pandemia del Covid-19” en una localidad de gran extensión territorial, retos en seguridad y superación de los índices de desigualdad y acceso a servicios públicos y sociales.

Suba cuenta con los seis estratos socio-económicos reconocidos en Colombia en su población de casi 2 millones de habitantes -aproximadamente cuatro veces la población de Ibagué-, acceso vial, mejoramiento de calidad de vida de las comunidades rurales e indígenas residentes y adaptar la nueva realidad al vínculo entre los procesos sociales, ambientales y pedagógicos en una armónica relación entre el elemento humano e institucionalidad.

Dentro de la ciencia política moderna dos conceptos fundamentales son la administración y la gerencia pública, y si bien es cierto, la democracia no discrimina por perfiles profesionales o de ningún otro tipo a los aspirantes a cargos de libre elección y representación, la designación por parte de la Administración Distrital del Economista y Magister en Políticas Públicas Julián Moreno Barón; se ha visto exaltada, al desempeñar su preocupación social y de participación ciudadana frente a problemáticas locales y de la ciudad, al estar al frente de la localidad 11 de Bogotá.

No existen dentro de la gestión pública herramientas para “leer el futuro” pero si son vitales la previsión y realizar prospectiva sobre los escenarios inmediatos como a mediano y largo plazo dentro del ejercicio de la gestión pública.

Durante este primer año que ha sido atípico y una prueba de fuego para cualquier gobernante de cualquier territorio en el mundo, se han llevado a cabo muy importantes resultados en cuanto al desarrollo integral de la localidad y el buen camino de la transición de administraciones distritales y locales.

El primer logro para destacar es la naturaleza y vocación ambiental que ha sido desarrollada de manera asertiva durante todos estos años se consolida desde la Oficina de Gestión Ambiental tanto en la conservación natural, protección animal, el diálogo comunitario y la preservación de la bioseguridad durante los primeros meses de restricciones a los trabajadores independientes del reciclaje -entrega de más de 4 mil tapabocas-, además de las acciones de limpieza en la ronda del río Bogotá y los humedales, igualmente al retirar más de 676 neumáticos; sin olvidar el esfuerzo con que la administración local ha sostenido el empleo público ambiental bajo aprobación de protocolos en mantenimiento de jardinería y plantas de procesos de paisajismo. Y desde luego, la agricultura urbana de hortalizas y el cultivo intelectual de la formación ambiental y de la participación ciudadana en organizaciones de recicladores.

La reactivación económica a través del aporte al desarrollo de las industrias creativas y culturales (economía naranja) y en la alfabetización digital mediante el apoyo a 3200 Pymes locales, financiado directamente 50 proyectos productivos culturales y construir 2 centros TICS en zonas rurales, sin contar el uso de las alianzas público-privadas entre la administración local y la Caja de Compensación Familiar COMPENSAR para dar estímulos a procesos deportivos locales que dada su gran aceptación va por su segunda convocatoria durante el primer semestre de 2021.

Para mejorar la movilidad y malla vial, vitales para la conectividad entre la localidad y la ciudad cuyos logros señalados por el informe de gestión de 2020 son:  “lograr el mantenimiento de 1.58 km/carril, 1.18 km/carril de acciones de movilidad, reconstrucción de 7.14 km/carril, intervención de 1.864 m² de espacio público, finalización contratos para la intervención de 3 avenidas principales, que suman 140 segmentos viales en funcionamiento y en óptimas condiciones; ejecución directa de 272 m² dentro del programa de Gestión Compartida, se intervinieron 9.475 m², en el marco de la meta – plan de Limpieza de Vallados, esta actividad evita el estancamiento de aguas, con el fin de mantener el espacio público limpio y garantizar salubridad” .

Es verdad que estamos en un tiempo de retos en seguridad, salud pública, educación segura y en alternancia con calidad, se sabe que no es fácil, pero sin duda, será superada desde la nueva realidad que desde ya la localidad hoy asume, pues bien como siempre ha caracterizado a una de las localidades más grandes de Bogotá, es su perseverancia, su fortaleza, su compromiso permanente, los lazos de confianza y el sentido de pertenencia por la misma; por lo dicho anteriormente   hoy se puede afirmar que Suba es cuidadora de una nueva realidad en construcción.

¡Suba cuidadora, una nueva realidad en construcción!

Nuestros anunciantes



Loading...