El reportaje de Herbin Hoyos (QEPD) que revela el horror que vivieron las niñas y niños en las FARC

Luego de cinco años de firmarse el pacto con el gobierno Santos, parecen haber logrado su objetivo; pues cada vez sus nombres quedan más limpios y se piensa menos en las víctimas.

Hace unas semanas, el país recibió una de las noticias más tristes durante la pandemia, el periodista y defensor de la libertad y de la justicia, Herbin Hoyos, había fallecido a raíz del Covid-19. Sin embargo, su legado y su defensa por las víctimas del terrorismo en el país, siempre quedará en nuestros corazones. 

Sumado a esto, en los últimos días, los medios de comunicación tradicionales del país han puesto en la agenda de los colombianos el cruel delito del reclutamiento forzado de menores. Algunos políticos adheridos a partidos políticos de izquierda han intentado menospreciar este delito y tomarlo como un tema secundario. No obstante, un reportaje realizado por el fallecido Herbin Hoyos, cuando los colombianos apenas nos enteramos del pacto que se estaba fraguando entre las FARC y el gobierno Santos, demuestra los vejámenes a los que miles de niños fueron sometidos, y deja clara la importancia de condenar cuanto antes a los cabecillas FARC que por tantos años han practicado este delito. 

En ese momento, a través de la radio, el periodista Herbin Hoyos reveló el horror que viven y han vivido los niños que hacen parte de las filas de las FARC; en su reportaje se evidencia, como cientos de ellos tuvieron que soportar los tratos inhumanos a los que fueron sometidos por los jefes guerrilleros.

La denuncia se presentó días posteriores al pronunciamiento de los máximos cabecillas de las FARC, cuando aseguraron que solamente 21 menores de 15 años harían parte de sus filas guerrilleras; además de ello, el cinismo de los jefes guerrilleros se habría evidenciado cuando mencionaron qué, por el contrario, jamás habrían reclutado niños, y que todos ellos habrían llegado a buscar refugio en la insurgencia, según alias Iván Márquez, quien hoy hace parte de los frentes activos de las FARC en Venezuela.

Ximena Vargas, una protagonista del reportaje, exguerrillera que fue reclutada cuando tenía 11 años de edad en el municipio de Barrancabermeja, Santander, y víctima de los vejámenes de la guerrilla, contó en el reportaje las desgarradoras historias que vivió junto con cientos de niños que las FARC han reclutado durante años. Versión realista que desmiente y contradice las declaraciones de los cabecillas FARC, en donde afirman que contaban apenas con una decena de niños y al interior de sus filas eran un centro de educación para los menores.

Inicialmente, Ximena realizó un recuento del día y momento en que la reclutaron. En aquel entonces, expresó, que el día en que ocurrieron los hechos llevaban a más de cien niños en un camión y que sus edades oscilaban entre 11 y 15 años; niños que aún estaban en el colegio cursando los primeros años del bachillerato; niños que les cambiaron sus vidas a la fuerza para empuñar un arma. Muchos de ellos jamás regresarían a su hogar.

En su relato, Ximena mencionó lo horrores vividos allí. El día que la secuestraron se encontraba con otros 350 niños que también habían sido reclutados a manos de hombres al mando de Pastor Alape; uno de cabecillas FARC que hoy sigue en la impunidad y a quien se le acusa de haber tenido una relación sentimental con una menor de 14 años reclutada por las FARC. Su testimonio deja al descubierto que muchos de esos niños fueron asesinados por robarse un trozo de alimento, fusilados por abandonar su puesto cuando había algún combate con el Ejército o por el simple hecho de sentarse luego de llevar varias horas de pie.

Condiciones infrahumanas que tenían que soportar incluso las menores de edad; los vejámenes que menciona el relato van más allá de la simple separación forzosa de sus familias; las violaciones estaban al orden del día por los guerrilleros cada vez que las niñas opusieron resistencia. Ximena mencionó que ella, en varias ocasiones, también habría sido violada incluso, por los mismos cabecillas de la organización.

La exguerrillera también expresó su inconformismo con el gobierno del ex Presidente Santos, al no haber tenido en cuenta en ningún momento los testimonios de las mujeres y hombres que escaparon de la guerrilla de las FARC. Así mismo, hace un fuerte cuestionamiento a Santos por negar los dineros escondidos de la organización terrorista al considerar que muchos comandantes sí tienen pertenencias en el extranjero. De esta manera, queda al descubierto que el pacto de La Habana solo fue una herramienta usada por las FARC para dejar en la impunidad sus delitos, lavarse las manos manchadas de sangre y continuar adelante en la combinación de todas las formas de lucha

Luego de cinco años de firmarse el pacto con el gobierno Santos, parecen haber logrado su objetivo; pues cada vez sus nombres quedan más limpios y se piensa menos en las víctimas.

 

Nuestros anunciantes



Loading...