Sigan los hechos, no la narrativa

Por: Cuarto de Guerra Colombia cuartodeguerra.blog

Una buena estrategia para contrarrestar la agenda progresista de medios de comunicación y otros activistas es identificar los hechos y separarlos de las narrativas sesgadas que nos presentan como información.

Vivimos en la era de la información. Es difícil encontrar una pausa en el bombardeo constante de noticias que recibimos de la radio, la televisión y, en particular, de internet y las redes sociales. 

Gran parte de ese contenido "informativo" que consumimos lleva una carga ideológica que favorece y promueve las ideas progresistas: estatismo, aborto, globalismo, ideología de género, políticas identitarias, fascismo y socialismo, entre otras. En este contexto, las narrativas — villanos, héroes, víctimas — son la forma preferida para camuflar y comunicar la agenda "progre".

Para responder a este desafío, después de reconocer que existe una ortodoxia progresista dominante en la producción de la información, debemos identificar herramientas para desactivar sus efectos y evitar ser engañados. Dentro de estas últimas, separar los hechos de las narrativas puede ser una de las más efectivas y convenientes para aplicar.

A continuación, analizo tres ejemplos de medios y activistas colombianos en los que, considero, queda clara la idea de narrativa y la forma como podemos separarla de los hechos para determinar lo que es verdadero.

El primero es de La Silla Vacía, uno de los medios más progresistas de Colombia —financiado por George Soros — que además actúa como verificador de información, o fact checker, en redes sociales. El contenido que analizaremos es este video:

 

  • Narrativa progresista: Tres "inocentes" jóvenes que protestaban por supuestos abusos de a policía fueron "asesinados" por la policía, sin ninguna justificación. Esto comprueba que la institución comete sistemáticamente abusos contra la sociedad civil y que deben ser condenados, castigados y, en lo posible, se debe desfinanciar o, incluso, eliminar la institución.
  • Villano: La policía
  • Víctimas/Héroes: Los manifestantes
  • Contexto amplio: A finales de 2020, en Colombia, como en otros países en el continente, se vivieron violentas y continuas protestas contra el gobierno. Los grupos opositores cuestionaron algunas respuestas de las autoridades que consideraron excesivas — busquen Dylan Cruz —. Esto provocó escalamiento de la violencia en las manifestaciones, como sucedió en el caso de la protesta a la que hace referencia el video.
  • Hechos: Un grupo de manifestantes cercó un pequeño puesto de policía en el barrio Verbenal, al norte de Bogotá, y lo atacó con bombas molotov, piedras y, de acuerdo a un video de la policía, con armas de fuego. Uno de los agentes que trabajaba en el lugar fue herido. Después de incendiar la construcción, los manifestantes continuaron el asedio a los policías que intentaban restablecer el orden —esto se omite en el video —. En medio del caos, hubo varios heridos y muertos. Hasta el momento, no se ha determinado no se han concluido las investigaciones permanentes
  • Conclusión: La reconstrucción de los hechos es basada en una serie de videos con aparente coherencia que, en el mejor de los casos, puede ser considerada como circunstancial. El título deja claro el sesgo desde un comienzo, aunque es llamativo que en ningún momento dentro del video se repita la premisa o se presenten pruebas para soportarla. Por supuesto, no presentan ningún informe forense, de balística, testimonio u otra evidencia adicional a los videos.

El segundo ejemplo es un video — los primeros tres minutos son suficientes — de Ariel Ávila, uno de los ungidos por el progresismo criollo como "experto" para regurgitar sus postulados en medios de comunicación y otras plataformas. 

 

  • Narrativa progre: En Colombia existe una "extrema" derecha representada por el Centro Democrático (CD), el actual partido de gobierno, y por su líder, el presidente Álvaro Uribe. Al calificarla como extrema, se comunica que es algo indeseable, malo, perjudicial para el país. No sólo se refiere al partido, también a quienes lo siguen. 
  • Villanos: La "extrema" derecha y todos sus seguidores.
  • Héroes: Los que se oponen a esa "extrema" derecha, en especial, Gustavo Petro.
  • Hechos: No existe la "extrema" derecha en Colombia, sí la extrema izquierda.
  • Conclusión: Primero, ¿de qué "extrema" derecha habla Ávila? Se podría debatir, con suficiente fundamento, que ni siquiera existe un partido de derecha en Colombia; un partido conservador cada vez más inicuo y plegado a iniciativas contrarias a sus principios, como el acuerdo Santos-Timochenko, y un CD que a cada giro se mueve más hacia la izquierda. Segundo, es increíble que este charlatán considere cualquier cosa "extrema" derecha y, al tiempo, le parezca que no merece calificarse como extremo a un sector político formado por criminales, narcotraficantes y asesinos indultados, y por criminales, narcotraficantes y asesinos que ahora hacen las veces de legisladores. ¿Eso no es extremo, Ávila? ¿No le parecen extremas personas que intentaron imponer sus ideas azotando al pueblo que dicen defender?

El último caso es de Red+ Noticias. En el siguiente video, reportan la aprobación del aborto en Argentina: 

 

  • Narrativa progre: La legalización del aborto en Argentina es un logro para las mujeres de ese país y el hecho debería impulsar cambios en otros países, como Colombia.
  • Villanos: Todos los que defendemos la vida y los derechos de los más vulnerables. 
  • Héroes: El lobby abortista y el progresismo Kirchnerista.
  • Conclusión: Calificar el aborto como un logro disipa cualquier duda sobre el tipo de carga ideológica que presenta el contenido. Asesinar al inocente no es un logro ni es un derecho, en ninguna situación. 

Hoy, la información no tiene como fundamento los hechos sino la narrativa. No son información los hechos alrededor de un robo, por ejemplo; sí lo es quien es el malo y quien el bueno en la historia, de acuerdo al interés de quien presenta el contenido.

Recuerden identificar la narrativa y separarla de los hechos. Ese es un buen filtro que les permitirá encontrar lo verdadero y desafiar a la aplanadora progresista que amenaza con destruir nuestra sociedad.

 ¿Comentarios, sugerencias, reclamos o correcciones? contacto@cuartodeguerra.blog

Únete a la conversación en Telegram

Abstract
Una buena estrategia para contrarrestar la agenda progresista de medios de comunicación y otros activistas es identificar los hechos y separarlos de las narrativas sesgadas que nos presentan como información.