Ofertón electoral: El nuevo negocio

Evidentemente unos de los efectos generados por la pandemia, ha sido el incremento abismal de manejo de redes sociales de un momento a otro, que pone como columna vertical, la idea que entre más seguidores se tienen, más influyente se es. Y como ahora no es “el papel, puede con todo”, sino “lo que posteo, arrasa con todo”, dolorosamente las fotos, las selfies, los tuits, la opinión superflua de las cosas, y claramente la disposición que se tiene para hacer el ridículo, inclusive, hacen ver hoy en día a una persona, mucho más “valiosa” que otras.

Es así como se da inicio a esta nueva ruta de elecciones, en las que deportistas, actores, cantantes, presentadores, periodistas, entre otras personas “influyentes”, valiéndose de su notoria actividad en el arte de las redes sociales, pretender hacerse valer como futuros legisladores y gobernantes de nuestro país, en esta Nación, que lastimosamente no se esfuerza por indagar sobre el “capacity” de la persona que se elige, por verificar su experiencia, conocer su doctrina, saber algo más de su verdadera vida personal, sobre sus estudios, su visión como servidor público, entre otros aspectos que sí resultan ser relevantes para tomar decisiones tan vitales como lo es, elegir nuestros representantes en este Estado Social Democrático de Derecho. Pero no, eso no se analiza, solo se ve lo que a simple vista es agradable, si físicamente pasa un “check”, si dice o escribe cosas divertidas o polémicas, si come lo más rico y en los mejores sitios, a donde viaja, con quien está y ¡ojo!, ¡qué tan rebelde y crítico es del gobierno, ah! ese ya tiene todos los votos!!. 

En realidad, puede medirse fácilmente el destino de Colombia, cuando el resultado de las elecciones será directamente proporcional al número de seguidores de los candidatos, y no de quienes sin “ser famosos” deberían contarse dentro de este “ofertón electoral”, pues éstos no famosos seguro buscan a conciencia mejorar la calidad de vida de sus compatriotas, tienen el verdadero propósito de servir al país y su objetivo es empezar a adoptar cambios que en realidad materialicen la razón por la cual son elegidos, pues claramente la visión de estos pocos, no es meterse en el “nuevo negocio” de la política, que bien administrado y entre fama demuestre, dejará los mejores dividendos para el ganador y sus herederos, estos no juegan con nuestra falta de conocimiento, de sabiduría, ni con los números en las redes, pero sí es posible identificarlos. 

Por ello, no me queda más que sugerir a usted querido “Elector”, no se deje manipular por la lechona o el tamal que estos “famosos” le ofrecen a través de las redes sociales, elija bien, investigue y sea responsable.

 

Abstract
Por ello, no me queda más que sugerir a usted querido “Elector”, no se deje manipular por la lechona o el tamal que estos “famosos” le ofrecen a través de las redes sociales, elija bien, investigue y sea responsable.